Sin categoría

La tecnología sanitaria mejora la calidad de vida de los pacientes diabéticos

Los profesionales y expertos participantes en la XIII Conferencia del Ciclo «La aportación de la Tecnología Sanitaria» sobre «Innovación tecnológica en diabetes», organizada bajo la colaboración establecida entre la Real Academia Nacional de Medicina y la Fundación Tecnología y Salud (Fenin), pusieron de manifiesto que, a diferencia de otros muchos pacientes, el diabético precisa de autocuidados diarios para prevenir las graves complicaciones asociadas al control inadecuado de la enfermedad, como son la ceguera, la insuficiencia renal, las amputaciones o las enfermedades cardiovasculares; en este escenario el sector de Tecnología Sanitaria cumple un papel fundamental ya que pone a disposición de los pacientes y los profesionales los productos e instrumentos necesarios para facilitar una atención sanitaria continua y de calidad.

La tecnología sanitaria mejora la calidad de vida de los pacientes diabéticosDe aquí a 2025 se calcula que habrá un 35% más de diabéticos tipo 2 en el mundo, es decir, 134 millones de personas desarrollarán esta enfermedad. En España, según datos de Ciberdem, la prevalencia total se sitúa ya en el 13,8% de la población, a los que se suman los cerca de 300.000 niños menores de 15 años afectados de diabetes tipo 1. Esta cifra es doblemente preocupante, si tenemos en cuenta que cerca de un 6% de la población diabética está sin diagnosticar y que cada vez se destinan más recursos sanitarios a los cuidados de esta enfermedad.

 

En opinión del profesor Manuel Serrano Ríos, académico de número de la Real Academia Nacional de Medicina y Catedrático de Medicina Interna de la Universidad Complutense de Madrid, «la diabetes mellitus tipo 2 es un problema grave para la salud individual y colectiva, tanto por su creciente incidencia y prevalencia, así como por su elevada morbimortalidad potencial causadas por complicaciones agudas, crónicas, micro vasculares y neurológicas, entre otras de menor impacto». Para este experto, el primer escalón en la prevención de la diabetes es la educación sanitaria, pero sobre todo la diabetológica con contrastada evidencia científica, desde los primeros momentos de la vida y de forma continuada. Solo así, prosigue, «mediante una debida autonomía del paciente es posible minimizar las complicaciones derivadas de un mal o inadecuado control de la diabetes».

 

Tecnología sanitaria al servicio del paciente

 

La exigencia de medir varias veces al día el nivel de glucosa y la necesidad de lograr el autocontrol por parte del paciente han impulsado el desarrollo de novedosos dispositivos, como el páncreas artificial telemédico, los infusores continuos de insulina o los sensores continuos de glucosa, entre otros avances, todos ellos encaminados a mejorar el nivel glucémico del paciente diabético y, en definitiva, su futuro y su calidad de vida.

 

En este sentido, el profesor Luis Felipe Pallardo, jefe de Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario La Paz y catedrático de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid, subraya que «la tecnología es un apoyo muy importante, sobre todo en un tipo de diabetes que es la diabetes tipo 1 y que, debido a su cronicidad, requiere de cuidados de por vida». En esta misma línea, las nuevas tecnologías permiten a los profesionales sanitarios determinar mejor el control de la enfermedad como es el caso de los sensores continuos de glucosa.

 

Por su parte, Luis Carlos Hernández, representante de uno de los patronos de la Fundación Tecnología y Salud, señala los nuevos avances en el tratamiento del pie diabético. Esta grave complicación, derivada del mal control de la Diabetes Mellitus, afecta a entre el 15% y el 25% de los pacientes diabéticos y es responsable del 70% de las amputaciones no traumáticas que se producen en los hospitales de los países de la Organización Europea para la Cooperación y Desarrollo (OCDE). «Los costes de la revascularización del pie diabético ahorran muchos recursos. Experiencias realizadas en otros sistemas sanitarios europeos han demostrado que al aumentar el número de revascularizaciones, disminuyen los casos de pacientes amputados», aclara el experto.

 

Tratamiento a medida

 

En opinión de los expertos reunidos en esta Conferencia, el sector de Tecnología Sanitaria pone a disposición de los pacientes y los profesionales el material y los elementos necesarios para medir su glucemia y lograr un buen control; abriendo así la puerta a la especificidad en el manejo de cada paciente diabético. Así, la innovación ha permitido aportar soluciones y satisfacer las necesidades de los pacientes ofreciéndoles la posibilidad de adaptar su sistema de medición para el control en función de sus características individuales, y convertirse así en un paciente comprometido y responsable.

 

Para Javier Colás, presidente de la Fundación Tecnología y Salud, «es precisamente el paciente el que más se puede beneficiar de una gestión de la enfermedad crónica, que le sitúe en el centro del sistema, integre a su alrededor las actuaciones de los distintos profesionales, y aproveche las tecnologías disponibles tanto para aumentar la calidad del cuidado de su salud como para disminuir los costes».

 

En los países desarrollados, prosigue, «la integración de cuidados al paciente diabético está llevando a modelos de organización en los que los pacientes diabéticos son atendidos en centros especialmente diseñados para ellos con el fin de mantenerles estables y evitar la aparición de complicaciones. Se está demostrando que éste es el modelo que obtiene un mayor valor en salud con los menores costes para el sistema sanitario».

 

Por su parte, la doctora Fátima Bosch, experta del Centro de Biotecnología Animal y Terapia Genética de la Universidad Autónoma de Barcelona ha señalado que la terapia génica abre las puertas a la aparición de estrategias de actuación de tipo preventivo, curativo, sustitutivo y de control de las complicaciones secundarias de la diabetes. Así, durante la sesión se presentaron los primeros resultados obtenidos tras la administración de una novedosa terapia génica en perros con la que se ha logrado normalizar los niveles de glucosa a largo plazo, recuperar el peso corporal y mantener los niveles de insulina dentro de los parámetros normales.

Deja un comentario