Política y Sociedad ante unas elecciones trufadas de irregularidades

La Sociedad Española del Dolor (SED) quiere impedir el voto por correo en sus elecciones

La candidatura alternativa a la montada desde la Junta Directiva de la  Sociedad Española del Dolor (SED) para las elecciones que deben celebrarse este año  se ha visto obligada a desarrollar toda una estrategia jurídica para desmontar el tinglado electoral que, en un primer momento, hacía prácticamente imposible su participación en el proceso electoral y que, ahora, ve cómo se pretende negar el voto por correo.

Juan A. Micó, presidente saliente

Concluido el mandato reglamentario de Juan Antonio Micó al frente de la SED, la Junta Directiva convocó elecciones para el 16 de mayo de este año, dentro del congreso que la sociedad tenía previsto celebrar en Bilbao, y asimismo, y aunque suene a extraño, nombró la Comisión Electoral que debería organizar el proceso, lo que convierte a esta comisión, y se está poniendo de manifiesto, en un instrumento al servicio del presidente saliente y de su equipo, especialmente cuando llega a asegurarse que las decisiones de dicha comisión son inapelables.

De entrada. y como muestra de tal sometimiento a la directiva, la Comisión Electoral rechazó la candidatura alternativa, presentada por Luis Miguel Torres Morera, por unos defectos de forma. La primera actuación jurídica fue conseguir, como se consiguió, mediante el recurso correspondiente, la admisión de esta candidatura, después de haber corregido la deficiencia advertida en relación con la persona que figuraba como vicepresidente.

Aplazamiento impugnado

El segundo proceso lo motivó la negativa de la Comisión Electoral, a las órdenes del presidente saliente, a que las elecciones pudieran celebrarse este año, como debería hacerse, después de que, como consecuencia del estado de alarma, hubiera decidido anular las convocadas para el 16 de mayo dentro del congreso anual de la SED que iba a tener lugar en Bilbao y cuya celebración fue suspendida el 30 de abril, momento en que comienza a pensarse en una votación telemática y por correo, Días después, el 8 de mayo, se suspende el proceso electoral y se programan las elecciones para el año 2021, planteamiento que rechaza la candidatura alternativa a la vista de que otros procesos electorales de mayor envergadura, como las elecciones autonómicas en Galicia y en el País Vasco, aplazadas en un primer momento, se iban a celebrar este año.

Presentado un nuevo recurso, pues no cabe otro modo de actuar frente a una Comisión Electoral que considera que sus decisiones son ley aunque actúe en contra de los principios más elementales de la democracia, el 3 de junio la Comisión convoca elecciones para el 17 de octubre de 2020, pero descarta el voto por correo y, en un argumento sorprendente,  se rechaza el voto por correo por comportar mayor riesgo de contagio que el presencial. Y se decanta por el voto telemático, un sistema no implantado en la legislación electoral general ni llevado a la práctica en unas elecciones en que el voto es secreto.

Contra el voto por correo

Víctor Mayoral, candidato de la Junta Directiva

En este momento, el recurso presentado por la candidatura alternativa a la oficial gira en torno al porqué no se admite el voto por correo y porqué se opta solo por el telemático cuando, como se pone de manifiesto, numerosos miembros asociados a la SED carecen de certificado digital, o bien no disponen de medios informáticos suficientes que sirvan de soporte a este tipo de voto a distancia, de modo que la desaparición de voto por correo postal impide el ejercicio de derecho de sufragio, sumiendo a la SED un completo fraude electoral, máxime considerando que el procedimiento del voto telemático no está acordado ni implantado, desconociéndose en el momento presente cómo va a ser implementado y si tendrá las mínimas garantías. Y llama más la atención cuando se tiene conocimiento que el presidente en funciones, Juan A. Micó,  no ha dudado dirigirse a los asociados haciendo valoraciones de claro refuerzo de la candidatura vinculada a su equipo directivo, pues está encabezada por Víctor Mayoral, secretario de la Junta que él presidía.

La resolución recurrida resulta de todo punto inexplicable salvo en la determinación de la Comisión Electoral, promovida por la propia Presidencia y Junta Directiva en funciones de la SED, de impedir las legitimas y democráticas elecciones. En caso de que el  Presidente hubiera influido en las resoluciones del CE, nos encontraríamos con un claro caso de hechos posiblemente delictivos, pues apuntan a fraude electoral. Y no deja de llamar la atención el hecho de que la Comisión Electoral, a la vista de los recursos promovidos contra sus actuaciones, haya insinuado que su posible dimisión, lo que, a juicio de los asesores jurídicos de la candidatura no oficial,  no enervaría su responsabilidad ante las irregularidades advertidas.

(Foto de apertura: Luis M. Torres Morera, candidato a la Junta Directiva de la SED)

Puntualizaciones del presidente en funciones de la SED

En relación con esta información se ha recibido un escrito del presidente en funciones de la SED advirtiendo de algunas imprecisiones y matizando algunas de las afirmaciones realizadas.

1 Comentario

  1. Jaime Boceta says:

    Creí que acta sanitaria era otra cosa. Lamentable ejemplo de lo que no debe hacer un profesional del periodismo.