Política y Sociedad Recordatorio desde el Foro SEDISA

La seguridad del paciente es un imperativo básico para todo gestor sanitario

La Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA) ha confirmado en su último foro que la seguridad del paciente es una obligación de todo directivo sanitario, tal como se explicita en su código deontológico, y para avanzar en este terreno, la sociedad científica convocante reunió este jueves, 29 de noviembre, a destacados gestores públicos y representantes de la Comunidad de Madrid, junto a presidentes de federaciones de pacientes y un miembro de las Fuerzas Armadas.

José Soto Bonel

Uso ponderado de la tecnología

Abrió la jornada el director gerente del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, José Soto Bonel. Su argumentación fue dirigida a sentar las bases de un uso prudente de las tecnologías sanitarias, con vistas a hacer siempre un beneficio al paciente y que las intervenciones, en ningún caso, puedan provocar un daño a los ciudadanos.

En ese sentido, recordó que cuando se le hizo el honor de recibir un premio por haber sido el primer gerente del Sistema Nacional de Salud en incorporar un robot quirúrgico hubiese sido preferible esperar a ver qué uso se hacía del mismo y no distinguir la mera compra. No obstante, el gerente dejó fuera de toda duda el gran trabajo que realiza el equipo humano que se encarga en su hospital de este muy avanzado dispositivo.

Aprender a medir

En otro aspecto, José Soto Bonel encontró un problema elemental a la hora de medir los resultados en salud de los centros asistenciales. De forma que hay instituciones que piensan que lo hacen bien hasta que llega un experto externo y señala el camino correcto.

Esto es algo que ocurre, puso como ejemplo, con la organización internacional ICHOM, que promueve unos criterios muy acertados y cada vez más difundidos en parte de los hospitales españoles. Pautas que resultan muy encomiables, razonó el gerente, a la hora de establecer una financiación adecuada para los circuitos de gestión, entre otras cuestiones inherentes a la gestión sanitaria. Desde la certidumbre, señaló, de que los resultados en salud deben ser siempre señalados y confirmados por los pacientes.

Juan Antonio Marqués

Dejar la Sanidad en paz

Aprovechó también el veterano gestor para pedir una vez más que la Sanidad no sea utilizada como arma arrojadiza en las controversias políticas porque, como aseveró, las tensiones en salud son más guerra que motivo de alarma para los ciudadanos. En una licencia adoptada por Soto Bonel, al contar en la reunión con un ponente perteneciente al Ejército de Tierra.

Seguridad y Humanización

Así mismo, acompañó al gerente del hospital madrileño la directora general de Humanización de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Ana Dávila-Ponce de León, para quien la seguridad del paciente es un elemento consustancial al trato humano y respetuoso que debe recibir el ciudadano antes, durante y después de cada proceso patológico.

Seguridad y Defensa nacional

Dictó la primera conferencia el teniente coronel del departamento de política de seguridad de la Escuela Superior de las Fuerzas Armadas (CESEDEN), Juan Javier Pérez Martín, quien aseveró que la seguridad es una actividad humana que redunda siempre en beneficio de todos. Tanto de los ciudadanos, que se ven protegidos en sus vidas y bienes, como los pacientes y profesionales sanitarios cuando se trata de la salud, precisó.

Según Juan Javier Pérez Martín, la misma concepción elemental de la Defensa nacional es perfectamente válida para los centros de salud. Ya que la seguridad, que es fuente de bienestar, resulta a la vez única y poliédrica, de forma que también precisa una cultura progresivamente asentada, a partir de principios que calan poco a poco en la ciudadanía.

Porque, como concluyó el militar, tan cierto es que no hay seguridad posible sin desarrollo civil y socioeconómico, como tampoco resulta factible lo contrario. Razón por la que siempre deben estar de guardia las Fuerzas Armadas, en beneficio de la prosperidad y la tranquilidad de los ciudadanos, concluyó.

Miguel Ángel Casado

Fundamentos económicos de la salud

El director de Pharmacoecconomics & Outcomes Research Iberia (Porib), Miguel Ángel Casado, esbozó la Teoría de las Decisiones, según la cual estas están dentro de un triángulo en el que los vértices son la escasez de recursos, la asignación que es preceptivo hacer de los mismos y el coste de oportunidad. Dentro de un difícil equilibrio que el ponente simbolizó con una balanza en cuyos platillos reposan los costes y los resultados en salud. En línea, explicó, con los postulados de Michael Porter.

Según datos del Ministerio de Sanidad aportados por Casado, en 2011 los costes de la “no” seguridad en pacientes hospitalizados ascendió a 2.474 millones de euros, fundamentalmente por motivos derivados de la medicación, la cirugía o las infecciones nosocomiales. Mientras que ascendieron a 960 millones de euros los defectos de seguridad acaecidos en los pacientes no hospitalizados. Con un coste entre ambos capítulos que supuso el 6 por ciento del gasto sanitario público.

De manera, añadió el economista de la salud, que el coste por evento adverso debido a los fallos de seguridad entre los años 2008 y 2010 oscilaron entre los 5.260 euros y los 11,905 euros, según cálculos realizados desde conjuntos mínimos y básicos de datos, o CMBD. Con un porcentaje del gasto sanitario público que llegó al 6,7 por ciento en ese bienio.

Al encuentro de la vida real

Apostó también Miguel Ángel Casado por la evidencia clínica extraída de la vida real, al tiempo que adelantó que las compañías Google y Amazon invierten cifras astronómicas en sacar partido al Big Data con finalidades vinculadas a la salud.

De igual modo trajo a colación el trabajo realizado por la sociedad internacional de Farmacoeconomía e investigación en resultados (ISPOR), en el que se habla de logros registrados para el personal sanitario y los cuidadores, además de los pacientes y del papel creciente que juegan los biomarcadores, entre otros factores aludidos por Casado.

José Luis Baquero

Pacientes en movimiento

El vicepresidente del Foro Español de Ponentes, José Luis Baquero, explicó que los errores clínicos se deben siempre a una concatenación de factores. Con el agravante, añadió, de que multiplican por hasta 30 veces los fallecimientos debidos al tráfico rodado, y sin que se hagan campañas al respecto, según razonó.

Además de las referidas infecciones hospitalarias o nosocomiales, Baquero introdujo otras variables que perjudican a la seguridad del paciente, como son la desnutrición asociada a la hospitalización, o la falta de previsión ante el hecho de que el metabolismo de los pacientes oncológicos se incrementa.

Para Baquero no hay que confundir nunca la experiencia de paciente con meras encuestas de satisfacción. Ya que lo primero es un análisis pormenorizado de los procesos experimentados por los pacientes. Momento en que instó a tener un registro de eventos adversos realmente actualizado y útil.

Todo por el paciente

Por otro lado, el ponente opinó que no hay que flagelarse tanto con los fallos de seguridad, porque hasta hace poco era un tema del que no se hablaba. Tras un cambio gestado hace apenas tiene diez años, ya que antes imperaba el despotismo ilustrado del “todo por el paciente, pero sin el paciente”, dijo con rotunidad. Añadió también Baquero que el paciente tiene derechos, pero también muchas obligaciones. Entre ellas, precisó, adoptar buenos hábitos de vida y ser adherentes a los tratamientos.

Informar y no castigar

Mientras que, en el plano positivo, aseguró que los pacientes aportan gran dinamismos a los procesos asistenciales, además de salirle gratis al SNS esta colaboración altruista. De forma que las asociaciones de pacientes también debería “prescribir” fuentes de información de salud a las personas que enferman de lo mismo, a tenor de lo expresado por el ponente. Concluyó Baquero con la afirmación de que la obligación de informar sobre los propios errores del personal sanitario no es para castigar a los responsables, sino para evitar los mismos casos en el futuro.

José Valencia Martín

Aprender de Estados Unidos

El médico adjunto al servicio de Medicina Preventiva y Salud Pública del Hospital Universitario Ramón y Cajal, el doctor José Valencia Martín, estimó que las herramientas de medición de resultados en salud en España son muy modestas e incompletas.

Para ilustrar esa tesis confrontó el Observatorio existente en la Comunidad de Madrid para los resultados en salud y el ranking de hospitales que hace la firma Lipfrog de Estados Unidos. Gracias a él, explicó, los usuarios y pacientes pueden fundamentar su elección de centro asistencial a partir de una información de procesos muy detallada y trasparente. Mediante una calificación basada en categorías A, B y C, según nivel de excelencia.

También durante su exposición, Valencia Martín señaló que existen barreras en la macrogestión que hacen muy difícil evaluar satisfactoriamente los resultados en salud y permitir su generalización.

Llamar más la atención

Además de moderar la mesa de especialistas, el director gerente del Hospital General Universitario Reina Sofía de Murcia, Juan Antonio Marqués, sembró el debate al reflexionar si, a veces, es necesario cierto sensacionalismo informativo para generar ruido y que ciertos temas de salud sean tomados en serio por los decisores políticos. Y, aunque no puso ningún ejemplo, algunos recientes vinieron a la mente de la mayoría de los asistentes al foro.

Dio paso a la segunda mesa de la jornada la directora técnica de la jornada, Isabel Chacón, quien recordó que la seguridad de paciente es un mandato para los directivos de salud, recogido en el código deontológico de la sociedad científica desde 2017.

Marisa Durán

Encuesta europea

Seguidamente, la directora de acceso al mercado de la compañía BD, la farmacéutica Marisa Durán, identificó los cambios de cultura que pueden servir de arranque para la asunción de nuevos protocolos de seguridad.

Con este objetivo, compartió con los presentes una encuesta cursada por SEDISA a comienzos de año a un importante número de gerentes hospitalarios. Estos directivos respondieron que los principales rasgos que definen su trabajo son las limitaciones presupuestarias, el control de costes y el apremio para incrementar la eficiencia. Para, entre otras cosas, reducir la tasa de errores clínicos e infecciones, en coincidencia con sus colegas irlandeses y británicos, además de incrementar las medidas de seguridad del paciente, también demandadas por los directivos de Alemania y Francia.

Con la peculiaridad nacional española de considerar que atañe la seguridad de los hospitales a los directores médicos y los comités de seguridad y dentro de una dinámica en la que los gestores también piden una mayor implicación de la industria, en paralelo a mayores desarrollos tecnológicos.

Carina Escobar

Ampliar la estrategia de seguridad

La presidenta de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP), Carina Escobar, dio voz a las 26 entidades que representa y el medio millón de personas asociadas que componen dicha esa organización con implantación nacional.

Como paciente de enfermedad de Crohn y espondilitis desde edades tempranas, además de madre orgullosa de una chica de 17 años,  Carina Escobar reclamó para las personas con patologías crónicas el derecho de ser informados y participar en la toma de decisiones clínicas que les afectan.

Así mismo, estimó que la estrategia de seguridad del paciente del Sistema Nacional de Salud (SNS) se queda corta. Y, para corregir esta situación, consideró necesario saber qué entiende el paciente por seguridad en las decisiones que afectan a su salud y conocer las prioridades de dicho paciente, en términos de seguridad, en contraste con lo que puedan opinar los facultativos. Desde el deseo de conocer los riesgos que se asumen, los protocolos de seguridad vigentes y los cauces en los que él mismo puede participar, pormenorizó Escobar.

Ana Rodríguez Cala

Responsabilidad Social Corporativa

La responsable del comité de ética y Responsabilidad Social Corporativa (RSC) de SEDISA, Anna Rodríguez Cala, anticipó cuatro encuestas que contribuirán a dibujar mejor la seguridad del paciente en España, dentro de una misión de interés general, en la que la industria también está llamada a jugar un papel destacado, sugirió la moderadora.

Como también directora de Estrategia y RSC del Instituto Catalán de Oncología (ICO), adelantó que los resultados de la investigación serán conocidos en abril próximo, durante la presentación del 21 congreso de hospitales que tendrá lugar en 2019.

Así mismo, y como resumen de la jornada, Ana Rodríguez Cala recalcó que hacer las cosas bien en asuntos sanitarios tiene ventajas directas en la economía, al tiempo que se gana en seguridad jurídica para pacientes y profesionales sanitarios.

Antonio Zapatero

Implicar a los profesionales

El vicepresidente de la Federación de Asociaciones Cientifico-Médicas Españolas (FACME), el doctor Antonio Zapatero, comentó que él mismo habla de seguridad de paciente a sus médicos residentes del Hospital de Fuenlabrada. A partir de un planteamiento en el que el umbral cero de errores clínicos debería ser una aspiración general de todos los profesionales sanitarios.

Echó de menos Zapatero, por otro lado, un uso clásico de la historia clínica que haga posible la generación de empatía y confianza en el paciente, desde la exploración a la propuesta de diagnóstico y tratamiento.

Sobre el abuso de la tecnología sanitaria, afirmó que el cáncer de tiroides en Corea se ha duplicado en las últimas décadas por complicaciones derivadas de la cirugía. Lo que permitió hablar al médico de un patente caso de sobrediagnóstico. Por lo que defendió hacer sólo lo que no sea necesario, dado que el 34 por ciento de las intervenciones son prescindibles. Con lo que también se podría atajar la creciente judicialización de los casos clínicos.

Mejoras pendientes en hospitales

Sobre el medio hospitalario, estimó que se tiende a mantener inmóvil al paciente, con una alimentación insípida y limitación de acompañamiento familiar. Pautas que explican que el 20 por ciento de los reingresos se deban a causas distintas al motivo original, dictó desde su experiencia. Por otro lado, y sin querer exculpar a nadie, también aseveró que seguridad de paciente pasa por muchas manos pero que, aunque todos opinan, no suele haber un liderazgo efectivo.

María José Bueno

Notificar más eventos

La responsable de la Sociedad Española de Calidad Asistencial (SECA), María José Bueno, habló sobre salas de simulación para evitar el mero seguimiento de incidentes como las caídas o las infecciones. En materia de tecnología, explicó que hay que ir más lejos de los cursos y el reparto de trípticos para que la gente no tenga miedo al sistema sanitario.

Señaló el riesgo de considerar la seguridad de paciente como un fósil, si no se mantiene viva. Y alertó de las certificaciones que se cuelgan en el despacho de los gerentes, sin que ni siquiera se enteraran los propios colaboradores del centro.

Como ejemplo de errores, expuso el caso de una administración de un antiagregante a una paciente que acabó en la UVI, porque se le formó un coágulo en la válvula mitral. Una situación que ocurrió porque no hubo un uso adecuado de la historia clínica, según analizó.

Isabel Hernández Utrera

Hacer virtud de los errores

La directora del Hospital de Alta Resolución de Utrera (Sevilla), Isabel Hernández Utrera, habló en nombre de los hospitales de proximidad. Defendió también el coliderazgo clínico en materia de seguridad y que todos los agentes implicados y profesionales utilicen el mismo lenguaje a la hora de adoptar medidas transversales.

Destacó igualmente Hernández Utrera que las acreditaciones y certificaciones son un gran impulso a la calidad y la seguridad en los centros asistenciales, aunque pueden quedarse cortas, si los profesionales de la organización no se implican desde la base, según razonó la directiva de hospital.

1 Comentario

  1. He formado una Asociación civil rodrigo aguirre camblor-cuidar la vida .educar en prevención -control-corrección por y para la Seguridad del Paciente..

Deja un comentario