Política y Sociedad

La sanidad privada, molesta con la “distorsión de su imagen” durante las protestas en Madrid

La sanidad privada, molesta con la "distorsión de su imagen" durante las protestas en MadridAnte la situación creada, el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS) aclara que es una entidad que “apuesta, defiende y promueve un sistema sanitario público, universal, equitativo, financiado con impuestos, gratuito para los usuarios y cuya planificación y control dependa de la administración pública”. Para este organismo, los modelos de gestión sanitaria basados en la colaboración público-privada no significan privatizar la sanidad, “sino que permiten establecer modelos de gestión más eficientes para la Sanidad pública controlados por la Administración”, tanto en el sentido de la propia gestión como de los resultados, conservando los ciudadanos todos sus derechos a un servicio que sigue siendo público, gratuito y universal.

 

Ni menos derechos, ni menos trabajo

 

En este sentido, IDIS defiende que los modelos de colaboración público-privada no suponen una disminución de los derechos de los ciudadanos en relación al acceso a la sanidad “que, en ningún caso, conllevan un coste añadido para los usuarios, ni una disminución en las prestaciones ofertadas con respecto a los modelos de gestión sanitaria pública tradicional”.

 

El IDIS manifiesta que los modelos de colaboración público-privada por los cuales la gestión es asumida por una empresa privada no implican una merma en la calidad asistencial que reciben los ciudadanos, “tal y como se ha demostrado reiteradamente en las encuestas de satisfacción realizadas en centros que en el momento actual funcionan bajo este modelo de gestión”. Del mismo modo, insiste, los modelos de gestión basados en la colaboración, en ningún caso, implican que se deriven los pacientes graves a otros hospitales, “siendo esto determinado de manera exclusiva por cuestiones relacionadas con el volumen de actividad y el nivel de especialización del centro”.

 

Solución de consenso

 

Esta fórmula de gestión, prosigue el Instituto, no tiene por qué conllevar “necesariamente la pérdida de puestos de trabajo, ni la existencia del mismo en condiciones de precariedad”. En este sentido, informa que la sanidad privada en España genera en la actualidad más de 330.000 puestos de trabajo, de los que el 85% es empleo fijo y estable. Una gran mayoría de estos profesionales tienen una elevada cualificación profesional y, actualmente, en los modelos de colaboración público – privada que están operando, trabajan diariamente orientados a hacer la mejor medicina para los pacientes que atienden, se sienten parte del sistema sanitario público español y ejercen su actividad con los más altos niveles de calidad asistencial.

 

El IDIS apela a la responsabilidad de todas las partes implicadas en este escenario de crisis económica “a fin de que se pueda encontrar una solución de consenso que no genere merma para la asistencia de los ciudadanos, ni distorsione la imagen de un sector, el sector sanitario privado, que es un ejemplo de lealtad al sistema sanitario público y una fuente de generación de empleo y riqueza para nuestra sociedad”.