Sin categoría

La revolución pendiente de Abbott en sus futuros dispositivos para diabéticos

Entre los diversos actos paralelos que se hacen coincidir con el Congreso de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD), destacó el Encuentro anunciado por Abbott que, precedido por un cartel que se podía ver en las inmediaciones del acto y que prometía » será una revolución sin sangre» («Will be a revolution without blood»), despertó el interés de cuantos posaban su mirada en la frase.

En la mesa del Encuentro de Abbott están Vivienne Parry, Debbies Hicks, Gerry Rayman y Jared Watkin
En la mesa del Encuentro de Abbott están
Vivienne Parry, Debbies Hicks, Gerry Rayman y Jared Watkin

Pese a nuestro interés, lo más que pudimos saber al respecto es que este laboratorio prepara un dispositivo revolucionario. ¿Es posible que sin pinchazo?, pendiente aún de la aprobación de las autoridades sanitarias y que, por tanto, rehusaron dar detalles. Así que lo más explícito que, por ahora, sólo hemos podido conocer la promesa de su propia cartelería.

 

En el encuentro de Abbott participaron cuatro personas de profesiones y puntos de vista diversos: como presentadora/moderadora figuraba la periodista británica experta en salud Vivienne Parry; la también enfermera británica, Debbie Hicks; el médico consultor y jefe del Servicio del Centro de Diabetes y Endocrinología Ipswich Hospital NHS Trust, Gerry Rayman; y Jared Watkin, vicepresidente de la división de Operaciones Técnicas de Abbott Diabetes Care.

 

Sin noticias de la revolución sin sangre

 

Aunque no aclararon nada acerca de la prometida revolución incruenta, sí que fueron muy precisos a la hora de contar que el objetivo de Abbott está en «cubrir mediante la innovación las necesidades no satisfechas relacionadas con los medidores de glucosa actuales». Y otra de las innovaciones técnicas que fue anunciada en lo referente a la monitorización de los pacientes, es la de lograr unos dispositivos más visuales y comprensibles. Concretamente, Jared Watkin, vicepresidente de la división de Operaciones Técnicas de los laboratorios, explicó que llevan tiempo trabajando en un «perfil de glucosa ambulatorio para que los futuros monitores muestren en su pantalla el gráfico del PAG (Perfil Ambulatorio de la Glucosa) del paciente a partir de las lecturas de los niveles de glucosa en tiempo real».

 

La presentación/moderación de la jornada de Abbott estuvo a cargo de la periodista británica Vivienne Parry, toda una autoridad en materia sanitaria, que ha trabajado en la BBC televisión y radio, así como para los periódicos The Times, Guardian y Daily Mail. Para que se hagan una idea de la importancia de esta colega, hay que decir que fue galardonada en 2011 con la Orden del Imperio Británico por su contribución a la comprensión y a la divulgación de las ciencias.

 

Sus tesis se basaron en la importancia de la innovación y de las nuevas tecnologías para el autocontrol de las personas con diabetes y en la actual abundancia de herramientas que ayudan a los pacientes a controlar mejor su propia salud. Hizo consideraciones sobre la «cadena perpetua» que significaba a veces un diagnóstico adverso y cómo ahora los pacientes contaban con la alianza de las tecnologías para hacerles frente.

 

La necesidad de empoderar a los pacientes

 

La enfermera especializada en cuidados a diabéticos, Debbie Hicks, disertó sobre la necesidad de empoderar a los pacientes para que puedan controlar su enfermedad, que describió como una carga en cuanto que necesitan medir las concentraciones sanguíneas de glucosa. Destacó el dolor y la intrusión, derivados de que los pacientes se midan ellos mismos la glucemia, que evaluó como «barreras al autocontrol y al cumplimiento terapéutico». También consideró una rémora las molestias de los medidores continuos de glucosa (MCG) y la falta de acceso a ellos.

 

Como datos de interés la enfermera Hicks aseguró que en Europa hay 5,5 millones de personas con diabetes, pero que se estima que hasta el 60% de los diabéticos tipo 1 y el 67% de los diabéticos tipo 2 monitorizan sus niveles con menor frecuencia de lo que establecen las recomendaciones internacionales. Ente los motivos principales que justifican la falta de adherencia de los pacientes citó, los olvidos, estar cansados de hacer las mediciones tan frecuentemente, o no tener tiempo para hacerlo. Otros factores que influyen, apuntó, son el dolor y el hecho de tener que pincharse en el dedo varias veces al día, el coste, o el caso de algunos pacientes, que no lo consideran tan importante.

 

Algunos inconvenientes de los actuales medidores

 

En cuanto a los métodos de monitorización actuales expuso sus ventajas e inconvenientes. Una de las rémoras concretas que citó fue la prueba de la hemoglobina glicada, que aseguró que no refleja de forma precisa la variabilidad diaria de los niveles de glucosa ni los episodios de hipoglucemia. Debbie afirmó también que los pacientes confían más en la auto monitorización de la glucosa (AMG) y en la monitorización continua de la glucosa (MCG), «teniendo en cuenta que la mayoría de pacientes deben medir sus niveles de 6 a 8 veces diarias».

 

Debbie precisó en su pormenorizada intervención que los dispositivos para la MCG de la glucosa pueden ser imprecisos hasta el 21% del tiempo, en especial durante los episodios de hipoglucemia y los cambios rápidos en los niveles de glucosa. E hizo la salvedad de que se utilizan en pacientes con diabetes tipo 1, pero no está establecida su efectividad en la diabetes tipo 2. Y otro de sus convenientes es su coste, «teniendo en cuenta que no son reembolsables en muchos sistemas sanitarios. Esto ha limitado su uso en Europa», aclaró


Crear un nuevo perfil de la glucemia

 

El doctor Gerry Rayman, médico especialista en diabetes y jefe del Servicio de Diabetes del Ipswich Hospital NHS Trust Reino Unido, explicó la importancia del Perfil Ambulatorio de la Glucosa (PAG) y propuso crear un perfil de la glucemia que sea más relevante que el actual, tanto para los profesionales sanitarios como para los pacientes.

 

Expuso que una única medida de la glucemia hecha por un profesional sanitario constituye una limitación al proceso de toma de decisiones. Al referirse a la perspectiva de los pacientes, puso el énfasis en cómo la información adicional obtenida con el PAG puede mejorar el control de la glucosa y el tratamiento de la diabetes. Por ello, le concedió un gran valor a la visualización de la evolución de los niveles de la glucosa a lo largo de 24 horas puesto que aporta un gran valor a su control. Y consideró estos detalles de gran ayuda para el profesional sanitario a la hora de decidir si debe ajustar la terapia o la dieta, y también para ayudarle a entender lo que sucede con los niveles de glucosa a lo largo de las 24 horas.


Tomar decisiones con conocimiento de causa

 

Jared Watkin, Vicepresidente de la división de operaciones técnicas de la división Abbott Diabetes Care, realizó una presentación preliminar de lo que será la próxima frontera en el tratamiento de la diabetes. Lo concretó en un nuevo medidor de glucosa que Abbott está desarrollando y que proporciona un PAG a los pacientes y a los profesionales sanitarios. Indicó que desde la perspectiva de los pacientes su empresa está desarrollando soluciones que son más eficaces, «al capturar automáticamente los datos, que, además, eliminan las molestias derivadas de que los pacientes se midan ellos mismos la glucemia incluida la calibración del medidor, que son más accesibles y cómodos que los medidores continuos de glucosa (MCG) y que controlan mejor la glucemia».

 

Anunció que desde la perspectiva de los profesionales sanitarios estos laboratorios están desarrollando soluciones que «proporcionan datos de todo el día, lo que permite tomar decisiones más informadas y obtener mejores resultados sanitarios».

Deja un comentario