Política y Sociedad EN LA VÍSPERA DEL DÍA MUNDAL DE LA SALUD MENTAL

La Reina apoya la lucha de la OMS y Salud Mental España contra el suicidio

La Reina Letizia ha apoyado la lucha de Salud Mental España contra el suicidio, en un acto celebrado por la Confederación en el madrileño Teatro La Latina, encuentro que se celebró este miércoles, 9 de octubre, en jornada previa al Día Mundial de la Salud Mental, con una temática que dio respuesta al llamamiento de este año de la Federación Mundial para la Salud Mental (WFMH).

Fernando Lamata

Atraso relativo

El doctor Fernando Lamata, que es miembro del Consejo Consultivo de Salud Mental España, confió en la determinación de la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, para cerrar la laguna, o atraso relativo, que aún supone la Salud Mental en España, frente a otras áreas terapéuticas.

También citó Fernando Lamata el poema ‘Palabras para Julia‘, con las que José Agustín Goytisolo quiso infundir a su hija la alegría, que de todos, es imprescindible para cambiar el mundo, con un punto de partida puesto en comprender, ayudar y acompañar a las personas con trastorno mental y a sus familias.

De igual modo, el que fuera en su día secretario general de Sanidad y consejero de Sanidad de la Junta de Castilla-La Mancha, destacó la escucha activa hacia las personas que tienen algún problema de Salud Mental como primer paso para poder intervenir y desarrollar acciones de prevención del suicidio.

María Luisa Carcedo

Nos afecta a todos

María Luisa Carcedo dejó claro que todo objetivo contra el suicidio pasa por tener muy presente la importancia de procurar un abordaje transversal a este principal problema de Salud Pública, desde la implicación de todas las instituciones políticas y sociales.

Para reducir esa fuente de sufrimiento inmenso para las familias, Carcedo estima que no hay otro camino que las políticas públicas que suponen una gran carga de responsabilidad para las Administraciones.

En referencia al papel que juegan los medios de comunicación en la prevención del suicidio, la titular de la cartera sanitaria del Gobierno se mostró partidaria de informar, pero siempre desde el máximo respeto hacia los pacientes destinatarios de la información, por lo que pidió a los periodistas la máxima sensibilidad al abordar este tema y a huir de cualquier tentación de sensacionalismo.

Nel González Zapico

Papageno mejor que Werther

Todo ello para lograr, afirmó Carcedo, un deseable efecto «Papageno» frente a un temido efecto «Werther», dado que, mientras que en la ópera la Flauta Mágica de Mozart ese personaje supera su idea de suicidio, después de un profundo desamor y  gracias a la intervención de sus amigas, el fenómeno literario de Goethe impuso una moda por el suicidio en Europa, a poco de publicarse las desventuras de su juventud en el último cuarto del siglo XVIII, un joven que, llevado por la angustia, le pidió las pistolas de duelo del amante de su amada para quitarse la vida, al mismo estilo que hizo Mariano José de Larra.

En cuanto a la petición de Salud Mental España de dotar al país de un número de teléfono único para todos los territorios con el que atender a personas con ideaciones suicidas, la ministra de Sanidad estima que, sin duda, será una herramienta de prevención tan eficaz como ya se comprobó en otros países, al tratarse de un instrumento plenamente capaz de actuar antes de que los servicios asistenciales lleguen tarde.

Carcedo también recordó que cada suicidio afecta de forma directa a, al menos, otras seis personas y que, tan preocupantes como estos actos consumados de desesperación, son las intentonas que casi siempre los preceden, unas tentativas que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), pueden multiplicar hasta por 20 el número de suicidios.

Todos contra el suicidio

El presidente de la Confederación Salud Mental España, Nel González Zapico, compartió con los presentes su primer conocimiento del suicidio, en la cuenca minera en la que vivía, al ser un momento en el que el estupor fue tan grande como el tamaño de la pérdida, emociones todas ellas inmersas en un clima social en el que el suicidio era considerado un tabú que, afortunadamente, empieza a dejar de serlo, aseguró.

Tal como repasó el presidente de esta organización, el suicidio es la segunda causa de muerte entre las personas que van de los 15 a los 29 años de edad, con una tasa en toda la población europea de 13,9 suicidios por cada 100.000 habitantes que, en España, no supera el umbral de los ocho suicidios por cada 100.000, con 3.679 fallecimientos habidos en 2017 y una cantidad estimada de 18.000 personas afectadas de forma directa.

Nel González Zapico reclamó políticas educativas, sanitarias y sociales que permitan un enfoque transversal del problema, que tenga muy en cuenta el impacto que pueden tener fenómenos como los abusos sexuales y la violencia, intra o extra familiar, para el desarrollo de futuras conductas suicidas.

En ese sentido, González Zapico aboga por una asignatura de habilidades sociales en la escuela para permitir a a los niños desarrollar su potencial natural para gestionar los momentos difíciles de la vida, una educación, afirmó, que supere la exclusión de otros tiempos y que logre la plena integración en la sociedad, sin que nadie se quede atrás.

Conectar con la vida

Junto a los discursos de las personalidades, dos miembros del Comité Pro Salud Mental en Primera Persona de Salud Mental España, y personas con experiencia propia, leyeron un manifiesto especialmente consensuado para el Día Mundial de la Salud Mental.

El texto, redactado por el propio Comité antes de la celebración del Día Mundial, abre una puerta a la esperanza y defiende el hablar del suicidio como la mejor herramienta para combatirlo, al compartir experiencias y actitudes que pueden salvar vidas.

Basilio García Copín

Dicho manifiesto es parte de la campaña de Salud Mental España que conmemora el Día Mundial de la Salud Mental, bajo el lema ‘Conect@ con la vida’, y que está centrada en la prevención del suicidio, según los citados dictados de la OMS y la WFMH.

Como idea principal del manifiesto, los miembros del Comité citaron lograr que dejen de suicidarse 10 personas cada día en España, como media, y que desaparezcan todos los estigmas asociados a las enfermedades mentales.

Vicente Rubio, presente

Seguidamente, el escritor y paciente de salud mental, Basilio García Copín, hizo etopeya y panegírico de Vicente Rubio, socio muy activo y fundador del Comité, tristemente desaparecido, además de impulsor de múltiples iniciativas sociales.

A él le dedicaron sus saludos finales muchos representantes de las asociaciones territoriales que componen la Confederación. Vicente Rubio acuñó términos tan afortunados en el ámbito de la Salud Mental, según Basilio García Copín, como el de usuario experto.

La Gran Sacudida

El acto incluyó una suerte de entremés titulado ‘Sacudida‘, para expresar lo que pasa por la mente de una persona que entra en el túnel que lleva al suicidio.

En esta obra breve de la compañía La Rueda, escrita y dirigida por Fernando Gallego Picón, aparece una joven sentada  con los pies colgando en un vacío figurado. Al bajarse, se pregunta esta si los asistentes se preguntaron a su vez a sí mismos, en alguna ocasión, si habían sentido un malestar o dolor psíquico que instaba a buscar opciones, sin encontrar ninguna.

Vivir para sufrir

Al subir de nuevo al vacío, recordó la actriz que el que se suicida no quiere acabar con su vida, sino con su sufrimiento. Con el escenario en penumbra, se tumba la mesa como cama de urgencias para la actriz, mientras es escoltada por un médico con bata y carpeta, a un lado, y su madre al otro.

Cuando acaban los acordes de violonchelo, el médico se escabulle y quedan madre e hija con dificultades para entender lo que pasó para llegar al intento de suicidio. Ambas confiesan sus miedos y la madre también se va.

Luego, llegan los intentos de consolar a la protagonista mediante recetas que, desde la lógica, se estrellan contra la sinrazón del dolor del alma, hasta que aparecen dos amigos y acusan a la joven de egoísmo y falta de coraje.

Acto seguido, la joven describe el instante en que surge la idea de morir por uno mismo. Avisa a un médico ensimismado en la pantalla de su consulta y este le pregunta, sin mucho tino, si está pensando en hacer alguna tontería, a lo que ella réplica que dejar de sufrir no es nada tonto, a lo que el facultativo responde con un desenvuelto diagnóstico de depresión y le extiende una baja por disparidad, que añade más dolor a la muchacha.

En esa vida sin vida, la joven se sienta en un lugar aparentemente tranquilo. Se le acerca un joven. Ambos están ingresados en algún recurso de Salud Mental. Congenian y silban la canción de ‘Dos hombres y un destino‘, antes de compartir el relato de sus intentos de suicidio. Tras decidir qué no están locos, lamentan no poder tomar una cerveza de la amistad, por la medicación.

Luego, la madre se indigna cuando descubre que el intento de suicidio ya es sabido por todos los conocidos y no permite las visitas al domicilio, reacción que permite a la joven introducir el problema de la culpa. Remordimientos de una madre que acaba yendo a psicoterapia, tras la representación posterior al suicidio consumado, y cuyo momento más sentido es la regresión al embarazo que dio vida a la joven, ya desaparecida.

Yo acuso, a medias

Para concluir, la joven erguida sobre la mesa lanza un alegato contra la Divinidad ausente, aquellos que entierran fuera de sagrado a los que se matan, a los violadores que inseminan el veneno del suicidio y a los que maltratan y vejan.

La Reina Letizia

Pero se olvida la actriz de señalar con el dedo acusador a los gestores sanitarios y clínicos que dilapidan los escasos recursos que existen para Salud Mental o priman unos casos sobre otros más graves, ya sea por desidia, clientelismo o por pura corrupción. Con olvido, quizás, de que en esta lista de espera, también hay muertos. Tumbas abiertas entre los hospitales de agudos y los paupérrimos, enigmáticos y elitistas recursos de media estancia.

De la emoción al saludo

A la salida del acto, la Reina Letizia se interesó por el trabajo preparatorio de los actores Alicia, Fernando y Laura, al tiempo que les transmitió su más cordial enhorabuena.

Deja un comentario