Industria farmacéutica

La profilaxis con valganciclovir, de Roche, ha logrado reducir la infección por CMV en pacientes trasplantados

Roche celebra, este año 2013, el décimo aniversario de la aprobación de valganciclovir (Valcyte®) para prevenir la enfermedad por citomegalovirus, CMV, en pacientes trasplantados de órgano sólido. En la actualidad es el tratamiento de elección para prevenir esta infección, una de las complicaciones más frecuentes y graves después del trasplante.

La profilaxis con valganciclovir, de Roche, ha logrado reducir la infección por CMV en pacientes trasplantados“La aprobación de Valcyte hace 10 años supuso un gran avance en el tratamiento de los pacientes trasplantados, por su eficacia y la ventaja añadida de la administración oral de sólo dos comprimidos” explica la doctora Carmen Marqués, directora médico de Roche Farma. “Y es que sólo en la última década más de 38.000 pacientes han recibido en España un trasplante de órgano sólido”, añade.

 

El CMV es una infección grave que puede complicar el trasplante, aumentando tanto la morbilidad como la mortalidad. De hecho, se estima que hasta un 25% de los pacientes trasplantados de riñón tiene riesgo de infectarse. Además, este riesgo puede verse acrecentado por factores como el empleo de terapias antilinfocitarias, combinación de donante seropositivo-receptor negativo o un receptor de edad avanzada, entre otros. El tratamiento profiláctico de esta infección ha sido un avance fundamental en esta década.

 

Alargar la profilaxis

 

Asimismo, se ha demostrado cómo la ampliación del tiempo de profilaxis -de tres a seis meses- reduce la proporción de pacientes con enfermedad por CMV, tal como mostraba el estudio IMPACT (Protección Mejorada Frente al Citomegalovirus en el Trasplante). A modo de ejemplo, los expertos han señalado que el período de mayor riesgo de infección se encuentra entre el primer y sexto mes, con una máxima incidencia entre el segundo y el tercer mes tras el trasplante. En este sentido, “el estudio IMPACT demostró que alargar la profilaxis de 100 a 200 días es la mejor opción para pacientes trasplantados renales de alto riesgo” asegura la doctora Carmen Marqués.

 

En estos años se han logrado otros hitos en este campo. Es el caso, por ejemplo, del tratamiento anticipado, que ha permitido a través de monitorizaciones periódicas de la carga viral, conocer el riesgo que tiene un paciente de desarrollar esta infección. La compañía continúa trabajando, no obstante, para seguir mejorando la calidad de vida de los pacientes trasplantados. “Muestra de ello es, por ejemplo, el trabajo con Cellcept® y Valcyte® -actualmente se está desarrollando un plan de investigación en Pediatría- y con nuevas moléculas en desarrollo para el tratamiento del citomegalovirus”, concluye la directora médica de Roche.