Política y Sociedad El gasto sanitario privado creció en cinco puntos en 10 años

La privatización sanitaria continuó en ascenso en 2018 a nivel general

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) ha presentado, por sexto año consecutivo, el informe ‘La privatización sanitaria de las comunidades autónomas’, del que se extrae que, a nivel estatal, la privatización sanitaria aumentó en 2018 con respecto a 2017.

Marciano Sánchez Bayle

Este documento, que se realizó utilizando datos oficiales de 2017 y 2018 de los Ministerios de Sanidad y Hacienda, el Instituto Nacional de Estadística (INE) y memorias de las mutualidades generales de Funcionarios Civiles del Estado (MUFACE) y Judicial (MUGEJU), y de los institutos Social de las Fuerzas Armadas (ISFAS) y para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), fue presentado por el presidente de la FADSP, el doctor Marciano Sánchez Bayle.

Con estos datos, la organización autora de los mismos evaluó aspectos de aseguramiento, financiación privada en seguros sanitarios y gasto de bolsillo, recursos y utilización del sector privado, porcentaje de gasto sanitario público dedicado a contratación con los centros privados y fórmulas de colaboración público-privadas establecidas en las comunidades autónomas.

“Los recortes y el deterioro de la Sanidad Pública continúan siendo el principal incentivo para el crecimiento del sector privado y, por tanto, constituyen dos estrategias utilizadas para favorecer la privatización”, sostuvo Marciano Sánchez Bayle, que añadió que “el gasto sanitario privado ha crecido notablemente en los últimos 10 años, pues ha pasado del 24,6 por ciento del gasto sanitario total en sus inicios, al 29,2 por ciento, según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) de 2018”.

Bajada continuada de los presupuestos para Sanidad Pública

“Este aumento se debe a una bajada continuada de los presupuestos para Sanidad Pública, que pasaron del 6,78 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) en 2009 al 6,23 por ciento en 2017. Asimismo, se ha producido una derivación creciente de los fondos públicos al sector privado que han deteriorado la Sanidad Pública y favorecido la búsqueda de las prestaciones que no se consiguen en ésta”, argumentó Sánchez Bayle.

En esta línea, el máximo representante de la FADSP hizo hincapié en los seguros sanitarios privados, “pues han experimentado el mayor crecimiento, ya que pasaron del 3,6 por ciento en 2016, al 5,07 por ciento en 2017, con un total de 11,51 millones de afiliados este último año”, pero también “se ha incrementado mucho el gasto de bolsillo, que pasó de ser el 19,5 por ciento del gasto sanitario total en 2009 al 24,2 por ciento en 2017”, aclaró.

En palabras de Sánchez Bayle, “este incremento de la privatización deja fuera del sistema sanitario principalmente a tres grupos de personas: las mayores de 65 años; el que forma parte del 10 por ciento de población con la renta más baja; y aquellos que tienen mayor número de enfermedades y que, por tanto, tienen que recurrir con más frecuencia a la Sanidad”.

El estudio analiza ocho variables para llegar a las conclusiones

Para llegar a los resultados del presente año, el informe analiza ocho variables: el porcentaje de población cubierta por mutualidades de funcionarios; el gasto en seguros privados per cápita; el gasto sanitario de bolsillo per cápita; los porcentajes de camas hospitalarias privadas sobre el total, equipamiento de alta tecnología en hospitales privados sobre el total y gasto sanitario dedicado a contratación con centros privados; los números de consultas anuales a especialistas y a médicos de cabecera del sector sanitario privado; y la presencia de modelos de colaboración público- privada.

Los ocho primeros apartados se han puntuado de 1 a 4 según la posición de cada comunidad autónoma en los cuartiles de cada variable, considerando el más bajo el de menor puntuación. La variable nueve se valoró mediante la asignación de un punto a aquellas comunidad autónoma donde existen estos fenómenos y 0 a aquellas en las que están ausentes. Por su parte, las variables 7 y 8 se incluyen, por primera vez, en este informe y complementan la utilización del sector privado en cuanto a consultas externas y consultas del médico de cabecera.

Los resultados, que pueden verse de forma íntegra en el informe ‘La privatización sanitaria de las comunidades autónomas’, arrojan como conclusiones generales que existen tres grupos de comunidades autónomas según su grado de privatización: elevado, intermedio y bajo. El primer grupo está compuesto por la de Madrid, “comunidad que ha experimentado la mayor privatización de todas”, destacó Sánchez Bayle, seguida de Cataluña, Baleares, Canarias y País Vasco. El segundo grupo lo componen, por este orden, Castilla y León, Comunidad Valenciana, Galicia, Región de Murcia, Comunidad Foral de Navarra, Aragón, Cantabria y La Rioja. Por último, el grupo con menor grado de privatización está formado por Asturias, Andalucía, Castilla-La Mancha y Extremadura.

Desde 2009, la privatización se incrementa paulatinamente

“Pese a que la falta de transparencia informativa hace complicado contar con datos concretos y homogéneos de las Administraciones sanitarias y las distintas comunidades autónomas, podemos extraer del estudio que el aumento de la privatización en la provisión y en la financiación del sistema sanitario en general es especialmente importante a partir de 2009, pues del 24,6 por ciento del gasto sanitario total que hubo, se pasó al 29,3 por ciento en 2019”, remarcó el presidente de la FADSP.

Según Sánchez Bayle, para revertir esta privatización habría que recuperar el sistema sanitario público con mayor presupuesto. “En 2009, estábamos cercanos a la media de la Unión Europea (UE), que destina el 7 por ciento del gasto público a la Sanidad Pública, pero ese porcentaje ha bajado. El gasto farmacéutico y las privatizaciones son las causas fundamentales”.

Incrementar el presupuesto, recursos y Atención Primaria como claves

Para concluir la presentación, este facultativo pidió a los representantes políticos que alcancen el poder en la próxima legislatura “el incremento del gasto público en Sanidad, la supresión de los copagos, la utilización intensiva de los recursos que el sistema sanitario público tiene y están infrautilizados, así como una apuesta decidida por la Atención Primaria”. En su opinión “estas son las claves para conseguir un sistema sanitario público más equitativo y eficiente”.