Política y Sociedad en la presentación del libro '¡Doctor, no haga todo lo posible!'

La Organización Médica Colegial (OMC) reitera que la eutanasia no es una actuación médica

En el acto de presentación de ‘¡Doctor, no haga todo lo posible’, celebrado en la sede de la Organización Médica Colegial (OMC), los ponentes, al hilo del contenido del libro, insistieron en que la eutanasia no es una actuación médica y que su aprobación legal supone un engaño a la sociedad a la que se le está hurtando los servicios asistenciales necesarios para afrontar el final de la vida de una manera digna.

Serafin Romero

En la mesa de presentación del libro, encabezada por Serafín Romero, presidente de la OMC, se encontraban el autor, Pablo Requena, delegado del Vaticano en la Asociación Médica Mundial (AMM); Juan José Rodríguez Sendín, presidente de la Comisión Central de Deontología de la OMC; Marcos Gómez Sancho, coordinador del Observatorio de Atención al Final de la Vida; y Rogelio Altisent, director de la Cátedra de Profesionalismo y Ética Clínica de la Universidad de Zaragoza.

Medicina y eutanasia

A lo largo de la presentación, todos ellos abundaron en el hecho de que la eutanasia es ajena a la Medicina y que los cuidados paliativos son la respuesta de la Medicina para un paciente terminal. Según se dejó entrever, con su aprobación se está configurando una sociedad poco solidaria al no ofrecer otra salida a los pacientes terminales, con lo que se están evitando gastos de la asistencia posible en tales casos. En España, y lo subrayó sobre todo el doctor Gómez Sancho, 60.000 personas mueren al año sin haber recibido los cuidados paliativos necesarios para remediar su dolor.

De todos modos, y ante el nuevo debate abierto sobre la eutanasia, el presidente de la OMC informó de que había solicitado a la Comisión de Deontología un nuevo informe para que la próxima asamblea vuelva a pronunciarse sobre el tema que, según apuntó, no es una gran necesidad social, mientras que los cuidados paliativos, en donde se contempla la sedación paliativa, sí lo son.

Cuidados paliativos

Para el doctor Gómez Sancho es una indecencia tratar de acabar con los 60.000 pacientes que precisan de cuidados paliativos. Desde su punto de vista, la implicación de los médicos en la eutanasia sería la consecuencia más grave padecida en la historia milenaria de la Medicina. Mientras que el doctor Altisent calificó la eutanasia de chantaje moral a los más débiles de la sociedad, en gran medida porque no se enseña a los médicos cómo actuar al final de la vida. Y el doctor Rodríguez Sendín calificó de falacia que la opción por la eutanasia fuera un canto a la libertad, cuando se están obviando que las personas tengan las condiciones dignas para vivir en libertad.

Pablo Requena

En relación con la obra presentada, calificada como ‘libro singular’ por el doctor Romero, los participantes la consideraron totalmente necesaria, por cuanto analiza los límites a la hora de alargar la vida de los pacientes, a veces, incrementando su sufrimiento, aunque como aclara el autor, “no siempre es adecuado utilizar todo el arsenal terapéutico disponible”.  Pablo Requena, médico y teólogo, llamó la atención sobre el hecho de que, mientras se instruye a los médicos en cuestiones técnicas, se olvida la fundamental, la relación entre médico y paciente.

Libro necesario

Sobre quién debe tomar decisiones ante situaciones críticas, el autor asegura que es al médico a quien corresponde establecer los límites de la buena praxis clínica para la patología del paciente que está tratando y después deberá conversar con el paciente para ver qué recorrido terapéutico quiere. Ante un paciente incapaz, deberá ser el representante legal o un familiar y si lo que este pide es contrario a la buena praxis del médico, será un juez el encargado de dirimir la cuestión. Los protocolos ante situaciones al final de la vida pueden servir de guía, pero “no podemos pretender que nos den todas las soluciones a los problemas singulares”, aseguró el doctor Requena. Ahí entra en juego la prudencia y los principios generales con las circunstancias del caso, afirmó.

Marcos Gómez Sancho, que calificó el libro de necesario, advirtió que no todo lo que se puede hacer en Medicina debe hacerse; a su juicio, se hace demasiado por alargar la vida y poco y tarde por evitar los efectos secundarios de la actuación médica. Por su parte, Juan José Rodríguez Sendín abundó sobre la dignidad del paciente del que, dijo, no es un objeto al servicio de la ciencia. También se refirió a la proporcionalidad terapéutica, pues la respuesta al enfermo no debe ser general, sino individual. Y Rogelio Altisent, que considera el libro como la edición escrita de la película ‘Amar la vida’, dijo que era de un gran valor pedagógico y estratégico.

6 Comentarios

  1. Juan Antonio Salcedo Mata says:

    Soy médico internista, ya jubilado, pero con diez años de experiencia en el área de Cuidados Paliativos. Sin haber podido leer el libro presentado, me han llamado la atención las opiniones de los diferentes ponentes.
    Estamos de acuerdo en que los Cuidados Paliativos no llegan a todo el mundo y esto es necesario a la hora de evitar sufrimiento. Es evidente que nadie estará de acuerdo en aplicar la eutanasia como solución a este colectivo según parece desprenderse del comentario del Dr. Gómez Sancho.
    El concepto de calidad de vida que tengo que aplicar, no es el mio, es el del paciente.
    Algunos pacientes bien controlados tanto a nivel físico como emocional y capaces, no quieren seguir viviendo por considerar que su situación no es compatible con el concepto propio de calidad de vida.
    La decisión siempre será del paciente. ¿en virtud de que argumentos nos oponemos a prolongar su sufrimiento?. ¿quienes somos nosotros para imponer una decisión a otra persona y atentar contra su libertad de decidir sobre el fin de su vida?.
    El foco del debate no está en si el médico se debe de implicar o no, está en que se despenalice y regule la eutanasia, objeto de debate parlamentario. Si un facultativo considera que no debe participar en un acto semejante, puede ejercer su derecho a la objeción de conciencia.
    Permitanme remitir a los lectores a la siguiente dirección donde doy argumentos sobre el tema:
    https://www.blogger.com/blogger.g?rinli=1&pli=1&blogID=2162919785357045103#editor/target=post;postID=4609502303017584603;onPublishedMenu=allposts;onClosedMenu=allposts;postNum=14;src=postname

    • Fco. Javier says:

      Totalmente de acuerdo. Qué lástima que no pueda acceder a su blogg.

  2. Respetamos la opinión del OMC., sobre la autanasia.
    Lo que no entendemos las miles y miles de mujeres que tomamos el medicamento: Agreal Principio Activo : Veraliprida que OMC., no haya respondido por los Ginecólogos y Médicos de Familia ( los cuales se encuentran pero que muy molestos) que al menos por éll@s NO se hayan pronunciado al respecto de ese medicamento.
    También OMC., ” mesas giratorias” con Agencia del Medicamento y Sanofi ?.
    Al día de hoy nos encontramos aún peor por las gravisimas secuelas del Agreal.
    Y OMC., aunque sea por los médicos que lo prescribieron, no se pronuncia.

  3. andres lópez garcía says:

    1) Es un hecho que en todo el mundo la eutanasia es un acto médico. Negarlo es una excusa absurda y un tanto infantil.
    2) En España, la mayoría de l@s médic@s aprueba su despenalización (CIS 2.451, 2002)
    3) ¿Qué lugar ocupan en la OMC las mujeres? La foto es para echarsae a llorar.
    4) ¿Cuánto tiempo seguirá la OMC haciendo el ridículo, como con el aborto?

    • Margarita says:

      Interrumpir la vida que continuaría sin ese acto no podrá ser jamás un acto médico. El el aborto se le interrumpe a una persona sin su consentimiento. En la eutanasia algunas veces. Dígame dónde está ahí la ciencia médica. Gracias

  4. Juan Antonio Salcedo Mata says:

    A/A de Francisco Javier:
    Gracias por tu interés. Te adjunto la dirección del blog para que accedas
    https://eticajarrio.blogspot.com.es
    Espero que lo consigas.
    Un saludo, y de nuevo, muchas gracias.
    Juan A. Salcedo

Deja un comentario