Tecnología e Investigación Según la Revista Española de Cardiología, REC

La nueva generación de válvulas aórticas percutáneas permitirá dar solución a más pacientes

— Madrid 25 Nov, 2014 - 4:18 pm

La nueva generación de válvulas aórticas percutáneas permitirá dar solución a más pacientes, según se desprende como principal conclusión de los tres artículos que ha publicado recientemente la Revista Española de Cardiología, REC, y que han evaluado los resultados del reemplazo valvular aórtico transcatéter, TAVI, mediante los nuevos diseños de válvulas percutáneas: la Sapien 3, la LOTUS y la DirectFlow, evidenciando una mayor eficiencia y seguridad en la técnica.

25 CARDIO LOGO IM-1De acuerdo con la citada revista, un mayor número de pacientes con estenosis aórtica grave podrían beneficiarse de la técnica percutánea del reemplazo valvular aórtico transcatéter (TAVI), gracias a una nueva generación de válvulas aórticas que demuestran ser más seguras y más eficientes que los modelos anteriores.

La TAVI es actualmente el tratamiento de elección para aquellos pacientes con estenosis aórtica grave y sintomática que, o bien son directamente inoperables o tienen un muy alto riesgo quirúrgico. Aunque hasta ahora esta técnica percutánea demostró tener muy buenos resultados y salvar la vida de muchos pacientes, es verdad que aún presenta alguna complicación como la insuficiencia aórtica perivalvular (6%), que ocurre cuando la válvula no logra cerrarse de forma hermética y hay fugas de sangre, o el accidente cerebrovascular (3%).

TAVI, ahora más eficiente y seguro

Para minimizar estos problemas, se mejoraron técnicamente estos dispositivos y ahora la técnica de la TAVI en un procedimiento mucho más eficiente y seguro. En este sentido, el Dr. Manuel Pan Álvarez-Osorio, jefe de la Sección de Cardiología del Hospital Reina Sofía de Córdoba y uno de los primeros firmantes del estudio, especifica que, “ahora disponemos de dispositivos que tienen un introductor (≤6mm.), que nos permite ampliar el abanico de pacientes y tratar a aquellos que tengan arterias femorales más pequeñas; también se ha mejorado la fijación de la estructura de la válvula a las paredes del anillo valvular, de modo que se evitarán un mayor número de regurgitaciones paravalvulares, que es una de las mayores complicaciones de la TAVI; además, estos dispositivos son ahora fácilmente reposicionables y recapturables, lo que nos permite una perfecta implantación de la válvula y un mayor éxito del procedimiento”.

Se desarrollaron también, añade Manuel Pan, distintos tamaños de prótesis, para que de esta forma puedan adaptarse mejor a los distintos tamaños de anillos valvulares, y se diseñaron accesorios específicos para esta técnica (introductores, guías y dispositivos de cierre femoral). “Aun así”, matiza, “un aspecto importante que todavía hay que comprobar es si la durabilidad de estas válvulas percutáneas podría ser equivalente a la durabilidad de las válvulas quirúrgicas”.

Máxima reducción

La Sapien 3, por ejemplo, dispone de unos sistemas de liberación de 14 French (Fr) para válvulas de 23 y 26mm y de 16Fr para válvulas de 29mm. “Se trata de la máxima reducción del sistema de liberación logrado hasta la fecha, que sería el sistema de elección para pacientes con femorales de diámetro reducido”, subraya el Dr. Pan. Esta válvula también incorpora faldones interno y externo ideados para minimizar las fugas perivalvulares residuales que, como hemos dicho antes, es una de las complicaciones más recurrentes. Además, tiene un sistema de liberación que permite la doble articulación y que mejora el control en el posicionamiento de la válvula, lo que sería una ventaja para los pacientes que tienen aortas distorsionadas.

La Lotus, por su lado, es una válvula de pericardio bovino incorporada en una endoprótesis de nitinol, precargada y diseñada para facilitar una liberación más precisa, con la posibilidad de resposicionamiento y de recuperación tras el implante. Además, posee un novedoso sistema de sellado que consigue adaptar perfectamente el dispositivo al anillo valvular, lo que permite minimizar el riesgo de insuficiencia aórtica paravalvular.

Resultados favorables

Y por último está la válvula DirectFlow, que difiere de las dos anteriores en que no tiene elementos metálicos y su estructura está formada por un sistema de vasos comunicantes que, al llenarse de líquido, configura dos anillos unidos por un armazón de poliéster. Su sistema de liberación está constituido por tres cables que se anclan al anillo inferior y permiten el llenado de los anillos y el posicionamiento y liberación de la válvula.

Los resultados de los tres trabajos realizados con cada una de las tres tipologías de válvulas resultaron favorables, ya que estas nuevas prótesis presentan claras ventajas adicionales con respecto a las válvulas anteriores. “La disminución del calibre del sistema de liberación que permite ampliar el número de pacientes en que es posible el abordaje transfemoral; la reducción de la insuficiencia aórtica periprotésica residual, y  el hecho de que sean reposicionables o recapturables, confieren las tres ventajas más destacadas de estos nuevos dispositivos”, concluye el Dr. Manuel Pan.