Política y Sociedad Según un sondeo efectuado por la FELGTB y avalado por Médicos del Mundo

La mitad de las personas trans anula o retrasa sus citas médicas para evitar la discriminación

Durante la presentación del sondeo online de ámbito nacional efectuado por la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB), en colaboración con la organización Médicos del Mundo, la responsable del Área de Salud Sexual y Prevención del VIH e ITS de la citada Federación, Sara Collado, ha destacado que la mitad de los encuestados anuló o retrasó sus citas médicas para evitar sentirse discriminado en la consulta.

Victoria, Rubén y Loren González

A dicho acto también asistieron el secretario de la FELGTB, Loren González; la representante del programa de personas trans de Médicos del Mundo, Inmaculada Amador; y Victoria y Rubén, como parte testimonial y afectada de este colectivo.

Respecto a la citada encuesta, Sara Collado subrayó que «revela datos significativos sobre los obstáculos que estas personas tienen que afrontar cuando requieren servicios sanitarios del Sistema Nacional de Salud (SNS), así como las consecuencias que se derivan de estas situaciones». Además, matizó que «aunque el sondeo no llega a ser representativo», por la participación de 69 personas de entre 14 y 61 años de edad, «ofrece datos significativos que figuran ya en otros estudios e informes realizados en los que coinciden la detección de necesidades reales de este colectivo».

Así, el 20 por ciento de las personas trans anularon sus compromisos médicos por miedo a que se les llame por un nombre que no es el sentido, es decir, el que aún figura en su DNI y no el que consideran. Además, el 16 por ciento canceló sus citas con el médico para evitar que se les falte al respeto y el 14 por ciento por temor a visibilizarse como personas trans en la consulta.

Inclusión del proceso trans en el SNS

Collado también puso de manifiesto que el 50 por ciento de las personas trans ha sufrido un trato discriminatorio en alguna ocasión al acudir a los servicios sanitarios del SNS, incluido un 16 por ciento que aseguró sufrirlo siempre o casi siempre. A su vez, subrayó que el 6 por ciento de estas personas se hormona sin supervisión médica, «lo que pone de manifiesto la necesidad formar e informar al personal sanitario público».

Victoria y Rubén

Por su parte, Loren González recordó las reinvindicaciones de FELGTB en relación con las personas trans como son «la despatologización trans, el derecho a la autodeterminación del género, la modificación de la Ley 3/2007 y la aprobación de la Ley Estatal LGTBI, que contiene toda una Ley Trans».

También reclamó la inclusión en Sanidad de «todo el proceso trans en la cartera de servicios del SNS, la figura de acompañante para estas personas, garantizar el tratamiento desde la pubertad y, a partir de los 16 años de edad, garantizar que se reconozca su género sin tutelas ni reprobaciones».

Por este motivo, con el fin de sensibilizar a la comunidad sanitaria y acercarla un poco más a la realidad de estas personas, González presentó la campaña ‘Manual de instrucciones‘. Se trata de una iniciativa que muestra, a través de una serie de vídeos, distintas situaciones a las que las personas trans se enfrentan habitualmente en los centros de salud y ofrece algunas sencillas pautas al personal sanitario para solventarlas.

Inmaculada Amador incidió en la «falta de formación e información del personal sanitario tanto del sector público, como del privado, sobre las especialidades de la realidad trans» y solicitó que «el SNS incorpore la diversidad afectivo sexual».

Derecho a la autodeterminación

Respecto al derecho de autodeterminación del género, la representante de FELGTB indicó que «debe estar garantizado por la legislación española, tal y como indica el Parlamento Europeo. A día de hoy, solo está reconocido en algunas comunidades autónomas gracias a las legislaciones autonómicas que, además, no pueden ejercerlo sin la reforma de la Ley 3/2007, pero no podemos permitir que la ciudadanía tenga distintos derechos en función de donde resida»

En este sentido, Amador explicó que «aunque hay comunidades como Madrid cuyas normativas suponen un salto cualitativo en el acceso al derecho a la salud de personas trans, la realidad es que existe un largo camino aún por recorrer en la práctica, ya que faltan recursos como formación a profesionales para que la normativa pueda ser una realidad».

Desde la perspectiva de la experiencia, Rubén expuso sus repetidas dificultades a la hora de acudir a los especialistas sanitarios como los ginecólogos y comentó que para poder realizar su cambio administrativo de nombre en España se le solicitó dos años de tratamiento hormonal, la nacionalidad española y un informe psiquiátrico.

Deja un comentario