Política y Sociedad Alegato por la ciencia en la última jornada Medes de la Fundación Lilly

Las informaciones científicas en español ofrecen una visión del mundo masculina y patriarcal

La jornada Medes, sobre Medicina en español, organizada por la Fundación Lilly, ha dado argumentos para pensar que las informaciones científicas en español ofrecen una visión del mundo masculina y patriarcal, una reflexión de fondo realizada en un encuentro en el que se mejoraron todas las cifras de asistencia de anteriores convocatorias, en el muy grato marco de los cursos de verano de El Escorial.

En concreto, según la Fundación Lilly, en la actualidad la decisión final sobre las noticias sanitarias que se publican en periódicos y diarios online la toman en su mayoría varones, ya que muy pocas mujeres ocupan los niveles de máxima responsabilidad en los medios de comunicación

José Antonio Sacristán

Emblema fundacional

El director de la Fundación Lilly, el doctor José Antonio Sacristán, agradeció las imprescindibles colaboraciones y asistencia a una jornada ya emblemática al empezar el verano que, en esta ocasión, llevó por título ‘La información sobre medicina y salud que llega a la sociedad’. Recordó el doctor Sacristán que la actividad de la Fundación se apoya en tres bloques principales: la Ciencia, la Medicina y el humanismo.

Por eso alineó el curso celebrado en la Universidad de Verano de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), en El Escorial, dentro de la promoción de la lengua española como canal de conocimientos médicos y científicos, cristalizados en una web que incluye miles de artículos actualizados en comunión con más de 600.000 usuarios de múltiples nacionalidades.

También citó el responsable de la entidad convocante sus premios de investigación básica y médica y los libros del erudito Fernando Navarro, sobre terminología médica en castellano.

José Antonio Sacristán, José Manuel Pingarrón y Manuel Álvarez Junco

Coincidencia de autoridades

El director de los Cursos de Verano de la UCM, Manuel Álvarez Junco, elogió el éxito de convocatoria de la Fundación Lilly, en lo que llamó el verdadero “chupinazo” de la fiesta del conocimiento que es El Escorial al inicio del estío.

Seguidamente, el vicerrector de transferencia del conocimiento y el emprendimiento universal de la UCM, José Manuel Pingarrón Carrazón, elogió la valentía al procurar que el lenguaje no sirva a las pseudociencias en perjuicio de la salud de los ciudadanos.

Se sumó también a las alabanzas de Junco y Pingarrón la redactora del área de biomedicina de la Agencia SINC, Verónica Fuentes Adrián, para quien la jornada fue una excelente ocasión para desenmascarar el bulo y el infundio de los falsos científicos, y también para reducir el uso sexista del lenguaje.

“Aunque este tipo de prensa goce de gran salud aun debemos trabajar para que el tratamiento del lenguaje no genere o difunda ideas preconcebidas en materia de salud, desde una perspectiva de género”, apuntó además Verónica Fuentes.

María Concepción Martín Arribas

El lenguaje, conquista humana

Acto seguido, la jefa de servicio de la Subdirección General de Terapia Celular y Medicina Regenerativa del Instituto de Salud Carlos III, la doctora María Concepción Martín Arribas, introdujo al investigador encargado de dictar la conferencia magistral de la inauguración. Un pensador en marcha que, según su presentadora, incorpora nuevas formas expresivas y metodológicas a la divulgación científica, célebre por la gran repercursión de su libro titulado ‘Tierra’, entre otras publicaciones.

Tras asumir esta responsabilidad inicial, el profesor del departamento de Medicina de la Universidad de La Coruña, Xurxo Mariño Alfonso, explicó que el esquema de comunicación humano es único en el mundo animal, aunque otros seres vivientes utilizan también sistemas de comunicación más elementales.

Xurxo Mariño Alfonso

Evolución de especie y desarrollo humano

Para llegar al ritmo de desarrollo que alcanza el lenguaje en los tiempos actuales, el divulgador científico habló de dos tipos de evolución. La biológica que, con el correr de los siglos, se fija en los genes, y se podría remontar a las primeras industrias líticas, 2,5 millones de años atrás; y el propio desarrollo cerebral del individuo, que se inicia en el claustro materno y continúa hasta los 25 años de edad, aproximadamente, en lo que llamó desarrollo ontogenético.

Como meandro discursivo sobre el desarrollo de instrumentos prehistóricos, Xurxo detalló que los bifaces achelenses del homo ergaster tuvieron un éxito de 1,5 millones de años, con inicio hace 1,8 millones de años, hasta su desuso hace apenas 200.000 años. Lo que ha sido la industria de mayor éxito en la historia del planeta, sobre todo, ironizó, si se compara con la duración de los móviles actuales. Con la sospecha fundada de que su industria ya implicaba capacidad de sintaxis y simbolismo en estos ancestros humanos.

Verónica Fuentes  Adrián

Gracias a las neuronas monosinápticas

Ese primer desarrollo, que tiene la especie como proyecto común, hace que los humanos sean especialmente “cabezones” y capaces, por tanto, de compartir pensamiento simbólico y sintaxis.

En ese punto, explicó que un corte de la médula espinal permite remontarse hasta las neuronas primarias ubicadas en el cerebro, desde las que se dan órdenes en la corteza primaria para, por ejemplo, mover la mano a voluntad de su dueño, con efecto sobre las neuronas motoras. esto es posible por existir sólo en los primates una conexión directa entre el tracto corticoespinal y dichas neuromotoras, detalló.

Lo que coincide con un alto número de neuronas dedicadas específicamente a las expresiones faciales, a través de los músculos de la cara. Al igual que ocurre con las conexiones, también monosinápticas, que controlan la lengua y, en algunos personas, también la nariz. Con movimientos altamente complejos de la lengua que también involucran a la laringe, tal como se ve en resonancias funcionales con movimiento.

José Manuel Pingarrón

De la carroña al grupo

Al ser los homínidos seres desvalidos de armas naturales, Mariño Alfonso explicó que se dedicaban al carroñeo oportunista que sólo les dejaban el tuétano de los huesos como fuente de nutrición, una vez que se había hartado los leones y las hienas. Con una capacidad que evolucionó hacia el carroñeo de confrontación, ya en competencia con otros competidores.

Junto a eso destacó el tamaño del grupo que apenas era de 60 individuos en los austrolopitecus, de 90 miembros en las comunidades de homo habilis y de 160 en las del homo heilderbergensis, en los que el lenguaje ya resultaba imprescindible para la organización social, razón que podría explicar la desaparición de los neandertales.

Dado que los grupos sociales que ven reducido su grupo se abocan a la pérdida de sus culturas y la extinción, el ponente viajó a Tasmania y Austrlia para sondear usos y costumbres antiquísimos.

Javier Ellena

Hijos del lenguaje

De vuelta al desarrollo ontogenético, el divulgador Xurxo recordó que el canal del parto de la pelvis de la mujer obliga a que los niños nazcan a medio cocer en el aspecto cognitivo. Esto se traduce en una magnífica ventaja competitiva, ya que el mayor desarrollo se produce en plena inmersión social que favorece una “fiesta neuronal”, que explica la adopción del lenguaje materno, a través de muchísimas conexiones sinápticas, con una conquista progresiva de palabras que va de las cinco o diez que se dominan al primer año de vida, y las 50.000 que ya se pueden usar a los 12 años de edad.

Como ejemplo de ello, el ponente comparó los tempranos progresos en el lenguaje que logra un niño de corta edad y los dibujos que hace, siempre muchos más inmaduros.

En esa línea también puso como ejemplo el pidgin que desarrollaron los africanos esclavos que llegaron a América en la Edad Moderna, con el sustrato indígena y europeo, que les llevó a inventar una neolengua y a olvidar sus dialectos africanos de origen. Al igual que ocurrió con el Canfranglois que se habla en Camerún, por influencia francesa, o con el lenguaje nicaragüense de signos, que también es único en el mundo, ilustró.

Antonio Calvo Roy

Resumió Mariño que el éxito adaptativo del ser humano, a través del lenguaje, se logró gracias al aumento del tamaño de los grupos sociales y al mayor acceso a la carne que permitió dar a las neuronas toda la energía que pedían.

Creencias a desterrar

En la segunda mesa, el presidente de la Asociación Española de Comunicación Científica (AECC), Antonio Calvo Roy, presentó a los tres ponentes, adelantando que alguno de ellos opinó en su día que la superstición se refugia en algún centro cerebral residual de algunas personas, cuando ha desaparecido totalmente en otras. A lo que Calvo Roy añadió la idea de Carl Sagan de desistir en la lucha contra las pseudociencias porque la estupidez es imbatible.

Abrió fuego contra las creencias equivocadas y la picaresca el director de Museos Científicos Coruñeses, Marcos Pérez Maldonado. Su primera reflexión fue para comprender que, a veces, la belleza de las palabras pueden llevar a engaño a miles y millones de personas.

Marcos Pérez Maldonado

Enseñar a fumar

Como ejemplo de ello, Pérez Maldonado fue a las raíces del marketing y la publicidad, que en sus albores se llamaba propaganda. Así habló de un sobrino del famoso padre del psicoanálisis, Sigmund Freud, que en la década de los años 50 del siglo XX venció tabúes para que las mujeres fumaran, con fines comerciales. Según le informó un psiquiatra, las mujeres no fumaban porque se atribuía al cigarrillo el simbolismo del pene humano, lo que le llevó a juntar a un grupo de mujeres en un acto en el que fumaron todas en público.

Previamente, el sibilino publicista filtró a la prensa que un grupo de sufragistas iba a hacer una fumada pública para rebelarse contra la sumisión machista.

Razonó igualmente Pérez Maldonado que las agrupaciones profesionales sanitarias no son diligentes al poner en vergüenza a los miembros de sus respectivos colectivos que apoyan terapias sin fundamento como, por ejemplo, la homeopatía.

Marián García

Tontadas a granel

Tuvo altura de brillantez la intervención de la farmacéutica Marián García, al destapar “bobadas” utilizadas por las pseudociencias y por el marketing de productos supuestamente sanitarios o alimentarios. Despertó carcajadas en los asistentes un caso promocional de unos supuestos infrarrojos “lejanos”, de más largo enunciado, y más propiedades que la piedra filosofal o cualquier panacea imposible.

Puso García los medios que produce y en los que colabora para todos aquellos que quieran rebatir, muchas veces desde el humor, la sinrazón de argumentos que se utilizan para vender productos con falso marchamo científico. Lo que siguió fue un ramillete de reducciones al absurdo de argumentos que, sin embargo, muchas veces surten efecto y engañan a personas de buena voluntad.

En cuanto a las confrontaciones que a veces se disparan en las redes sociales, la farmacéutica divulgadora admitió que hay veces que hay que abandonar la arena, porque lo único que se puede sacar de la refriega es dolor e indignación.

Opuso la ponente figuras como la del astronauta, y hoy ministro de Ciencia, Pedro Duque, a Gwyneth Palyrow, madrina de las pseudociencias más preocupantes del mundo desarrollado. Y recomendó para enfrentarse a bulos como los extendidos por esta última la rapidez al difundir contrabulos, una estrategia que da más resultado que los enfrentamientos directos, según concluyó.

Fernando A. Navarro González

Malversación de palabras

El traductor médico y miembro del comité técnico de Medes, Fernando A. Navarro González, empezó su charla con lo insustancial que es vender un champú con el argumento de que es epigenético, junto al uso de palabras de gran tirón comercial con los prefijos “eco” o “bio”. Ya que el efecto hoy de los productos biológicos es que se venden un 64 por ciento más que los bienes convencionales en Francia, donde sus ventas ya alcanzan un 50 por ciento, por valor de 7.000 millones de euros.

Recordó también Navarro el litigio entre las compañías Pascual y Danone porque la primera de ellas no tenía las bacterías vivas del clásico yogur, aunque ninguna de las dos habló nunca de las susodichas “bacterias”, por ser una palabra que no vende. Razón por la que se usa el latín para decir por ejemplo cassei inmunitas, que no existe en la lengua de Terencio pero suena muy bien, o el recurrente lactobacilus.

Señaló también Navarro que no se habla de toxicidad, sino de tolerabilidad o seguridad; ni de dilución por usar dinamización; ni matar por decir sacrificar o interrumpir la vida; ni enfermedad por preferir trastorno; o cuando se usa el paroxismo del eufemístico al hablar de salud mental, de la que una publicación de la editorial del periódico El País atribuía la condición de epidemia invisible.

Carlos Andradas

Medicina economicista

A la Medicina “gestionada” que, surgida en Estados Unidos para inundar la Medicina de términos de farmacoeconomía a finales de la pasada centuria, se debe, según informó Navarro, que hoy al médico no se le llama médico, sino proveedor de salud o de prestaciones sanitarias.

También fue especialmente crítico Navarro con el uso pernicioso y acientífico de las palabras que se hicieron en torno a la clonación humana. Al final de esta mesa, fue llamado al estrado el polifacético Xosé Castro, que confesó que participa con regularidad en “un club de suicidas” que ingieren grandes cantidades de productos homeopáticos, con resultados tan frustantes como no letales.

Manuel Guzmán Amador

Medes, proyecto vivo

El coordinador de la iniciativa Medes “Medicina en Español“,  Manuel Guzmán Amadir, cerró la sesión mañanera de la jornada con la afirmación de que Medes es un programa cultural y científicamente ambicioso que, desde 2017, va mucho más allá de su base de datos con bibliografía técnica y médica, ya realmente extraordinaria. Un fuente de consulta libre, abierta y gratuita, a partir de la generosidad de las correspondientes editoriales y sus vínculos digitales.

El ponente afirmó que Medes incluye ya cien revistas con 117,961 artículos sobre 49 materias. Leídos por 638.293 usuarios a través de 869.715 visitas a 1.361.973 páginas y con una tasa mensual de 53.191 usuarios.

Distinguió el ponente entre un 30,5 por ciento de usuarios recurrentes y un 69,5 por ciento nuevos. Con origen en 171 países, de los que el 87 por ciente reside en siete países hispanohlantes, donde un 30 por ciento son de Colombia, Perú, Argentina, Chile y Ecuador. Además de un 39 por ciento de la propia España y un 48 por ciento de las naciones iberoamericanas. Como curiosidad, Guzmán Amador precisó que las palabras más usadas en las consultas a Medes son enfermedad celíaca, esclerosis múltiple o trastorno bipolar, entre otras. También asistieron a la jornada el expresidente de Lilly en España, Javier Ellena, y el rector de la UCM, Carlos Andradas.

Deja un comentario