Derecho Sanitario sentencia del t. supremo por el interés social de la crítica

La libertad de expresión ampara la crítica a un médico

— Madrid 13 Feb, 2020 - 6:15 pm

La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo ha fallado a favor de una persona que, tras haber sido intervenida en un centro asistencial, fue denunciada por intromisión ilegítima al honor y prestigio profesional del profesional y centro por las manifestaciones realizadas en los medios de comunicación en contra de ambos.

La sentencia del Tribunal Supremo aplica, en el caso enjuiciado, el principio de prevalencia de la libertad de expresión, por lo que no se aprecia la existencia de vulneración del derecho al honor. Y concluye diciendo que, en consecuencia, procede confirmar la sentencia recurrida, pues el juicio de ponderación realizado se ajusta de manera satisfactoria a las pautas fijadas jurisprudencialmente y, por ello, no se aprecia la infracción denunciada en el recurso de casación.

Según el Supremo, en el caso debe prevalecer la libertad de expresión sobre el derecho al honor y, en consecuencia, no se aprecia la existencia de vulneración del derecho al honor, pues la sentencia recurrida se pronuncia sobre las manifestaciones realizadas por una paciente del doctor demandante que fue intervenida en el centro del que el citado doctor es administrador único. La sentencia, confirmando la de primera instancia, cuyos razonamientos acepta por remisión, ha considerado que el conflicto se produce entre el honor de los demandantes y la libertad de expresión de los demandados y ha declarado la prevalencia de esta última. Los recurrentes consideran que debe prevalecer su derecho al honor. Las manifestaciones controvertidas afectarían a la reputación profesional, pues se denuncia, por un lado, la insatisfacción y el descontento de la paciente y, por otro lado, las manifestaciones del profesional que elaboró un informe previo y un informe pericial que fue utilizado para interponer una querella contra el médico del centro y que resultó absuelto.

Y más adelante, la sentencia señala que, para la ponderación de los derechos fundamentales que entran en colisión en el caso enjuiciado, debe partirse el interés público de las manifestaciones realizadas por la paciente . Como señaló la sentencia de esta sala 176/2012, de 3 de abril, no puede desconocerse el interés que todos los sucesos aparejados a intervenciones médicas despiertan en la generalidad de la población, habida cuenta de la alta probabilidad de someterse a este tipo de tratamientos que tiene cualquier persona o sus familiares, más en un caso en el que existe una controversia en el terreno científico sobre unas técnicas novedosas que solo se ejercitan en el sector privado y cuando la persona que cuestiona el tratamiento recibido decide ejercitar una acción penal. Por tanto, es innegable el interés público de las manifestaciones de la demandada.

Deja un comentario