Política y Sociedad Según un nuevo estudio publicado por Roche

La inversión necesaria en esclerosis múltiple generaría un retorno social estimado en 272 millones

En el marco del Día Nacional de la Esclerosis Múltiple, que se conmemorará el martes, 18 de diciembre, el director de Asuntos Corporativos de la compañía farmacéutica Roche, Federico Plaza, ha destacado, durante la presentación en Madrid del informe ‘Proyecto SROI-EM. Impacto clínico, asistencial, económico y social de la esclerosis múltiple en comparación con el abordaje actual‘, que la inversión necesaria para la implantación de las 18 propuestas incluidas en el documento citado ascendería a 148 millones de euros, mientras que el potencial retorno social se estima en 272 millones de euros.

Álvaro Hidalgo, Federico Plaza, Ester Moral y Pedro Carrascal

A dicho acto también asistieron el presidente del Instituto Max Weber, el profesor Álvaro Hidalgo; la jefa del Servicio de Neurología del Hospital de Sant Joan Despí Moisès de Barcelona, la doctora Ester Moral; y el director de la organización Esclerosis Múltiple España (EME), Pedro Carrascal.

Respecto al objetivo que se persigue con este nuevo informe, Federico Plaza matizó que se trata de «conocer algo más que complemente a la iniciativa que se presentó en el mes de mayo donde se precisó la experiencia de los pacientes con esclerosis múltiple, un estudio que abarcaba el proceso desde los primeros síntomas hasta el diagnóstico de la enfermedad pasando por los tratamientos y la repercusión en la calidad de vida, así como la relación que hay con el Sistema Nacional de Salud (SNS)».

Con el documento presentado, el director de Asuntos Corporativos de Roche indicó que «se estableció una metodología para centrar las propuestas en la mejora de la asistencia de la enfermedad dentro del SNS y medir el impacto económico y social que tiene su abordaje»; es decir, «cuantificar la intervención y el coste que tiene para que sea favorable tanto para el sistema como para el paciente».

Tres áreas de abordaje

Las propuestas planteadas en el ‘Proyecto SROI-EM. Impacto clínico, asistencial, económico y social de la esclerosis múltiple en comparación con el abordaje actual‘ suman un total de 18 distribuidas de manera equitativa en tres áreas: seis en el diagnóstico, seis en el apartado de esclerosis múltiple remitente-recidivante (EMRR) y seis en el área de formas progresivas de esclerosis múltiple (EMFP).

Federico Plaza

Por su parte, Álvaro Hidalgo detalló que «de cada una de las propuestas se valoró el retorno social de la inversión». Así, apuntó que «en el área de diagnóstico se proponen medidas como la formación en esclerosis múltiple y sus síntomas a todos los profesionales sanitarios y el acceso rápido a la resonancia magnética que, en su conjunto, generarían un retorno social de la inversión (SROI) de más de dos euros por cada euro invertido».

Asimismo, el presidente del Instituto Max Weber destacó que «el total de medidas sugeridas en el área de esclerosis múltiple remitente-recurrente también duplica el retorno social de la inversión inicial. Entre ellas se incluyen la coordinación entre Atención Primaria y la Neurología y la aplicación de un protocolo sobre el seguimiento de los pacientes».

En relación con el área de esclerosis múltiple en formas progresivas, Hidalgo señaló que «la aplicación de medidas como el acceso a la rehabilitación integral y la mejora de la protección social asegurando el contacto directo con Trabajo Social, están también cerca de doblar la inversión inicial».

Coordinación asistencial

Las conclusiones del proyecto SROI-EM reflejan que la mejora de las vías de comunicación, el diagnóstico precoz, el acceso con equidad a los tratamientos y la investigación clínica presentan puntos de mejora que, de llevarse a cabo, generarían un retorno social positivo, ya que favorecerían la racionalización del consumo de recursos del sistema sanitario, mejorando el estado de salud y la calidad de vida de los pacientes con esclerosis múltiple y sus cuidadores.

Pedro Carrascal

Para Ester Moral, «el estudio SROI-EM pone de manifiesto la importancia de un abordaje multidisciplinar de la esclerosis múltiple, ya que integra medidas que implican a varios profesionales sanitarios, como el neurólogo, Enfermería especializada, los rehabilitadores, los trabajadores sociales y los médicos de Atención Primaria, entre otros”.

En este sentido, la coordinación asistencial entre la Medicina de Familia y la Neurología, mediante vías de contacto directo, constituye otra de las medidas planteadas en este estudio de Roche en sus tres áreas analizadas. Según recoge este documento, su inversión inicial no supondría un coste mínimo, pero generaría un retorno social de más de 122 millones de euros porque, ente otros beneficios, reduciría el tiempo de diagnóstico de la enfermedad, que constituye una de las claves básicas de su abordaje para tratarla a tiempo y evitar que progrese.

La esclerosis múltiple afecta en España a 47.000 personas, en su mayoría jóvenes de entre 20 y 40 años que se ven obligados a modificar su vida personal, laboral y familiar por la incertidumbre que genera la propia enfermedad. «Es una patología crónica para la que actualmente no existe cura. Se produce por una alteración del sistema inmune que ataca a las estructuras de aislamiento y apoyo que rodean las neuronas del cerebro, la médula espinal y el nervio óptico, provocando inflamación y las consiguientes lesiones», explicó la jefa del Servicio de Neurología del Hospital de Sant Joan Despí Moisès de Barcelona.

Incluir la rehabilitación en el SNS

El director de EME añadió que “llevar a cabo iniciativas como las que se incluyen en el estudio SROI-EM repercutiría también en la productividad de los pacientes, que suelen ser diagnosticados entre los 20 y los 40 años, cuando se encuentran en momentos muy activos de su vida laboral, por ello han de tenerse en cuenta en el desarrollo de la Estrategia Nacional de Enfermedades Neurodegenerativas”.

A su vez, Pedro Carrascal subrayó que «la rehabilitación en el paciente de esta enfermedad es muy importante y es algo que no se contempla en el SNS; sí está previsto más para tratar a agudos que a crónicos», y remarcó que, «al no estar dentro del sistema, no se coordina y es algo que impacta en la calidad de vida de las personas con esclerosis múltiple».

Deja un comentario