Punto de vista en 2020 pueden registrarse 33.500 nuevos casos de cáncer de mama

La innovación como aliado perfecto frente al cáncer de mama

Desde una perspectiva técnica, la autora, con más de diez años dedicada al tratamiento del cáncer de mama, ofrece una visión de los avances registrados en este ámbito y dedica especial atención a lo que, en este momento, se lleva a cabo con motivo de la pandemia.

Según la IARC (International Agency for Research on Cancer), casi 33.000 mujeres padecieron cáncer de mama en España en 2018, lo que representa el 28,7% de todos los tumores del sexo femenino en nuestro país. Además, se estima que, en el 2020, el cáncer de mama siga siendo el cáncer más frecuentemente diagnosticado en mujeres, con una cifra que alcanzará los casi 33.500 casos nuevos. No obstante, en las últimas décadas la tasa de mortalidad por este tipo de cáncer se ha reducido aproximadamente un 1,4%, principalmente debido al importante desarrollo tecnológico y biológico tanto en el diagnóstico precoz como en las terapias oncológicas.

Mejorar técnicas y tratamientos

Los tratamientos altamente sofisticados inciden directamente en la mejora de la calidad de vida de las pacientes

En GenesisCare, compañía internacional líder en tratamientos oncológicos, consideramos que la innovación y el desarrollo son un pilar fundamental para mejorar la supervivencia y la calidad de vida de las pacientes con cáncer de mama, no solo a las de hoy si no también a las de mañana. Trabajamos continuamente para mejorar las técnicas y tratamientos del cáncer de mama especialmente en radioterapia, una de las modalidades terapéuticas que ha demostrado que incrementa la supervivencia global por cáncer de mama.

La administración de tratamientos de radioterapia con alta tecnología permite mejorar el control de la enfermedad y reducir significativamente los efectos secundarios debidos al tratamiento; es decir, los tratamientos altamente sofisticados inciden directamente en la mejora de la calidad de vida de las pacientes.

En este sentido, desde GenesisCare hemos puesto en marcha tres técnicas innovadoras de radioterapia que mejoran los tratamientos de forma significativa: SGRT sin tatuajes, DIBH y FAST Mama.

Técnica SGRT sin tatuajes

Conscientes de la importancia de no retrasar los tratamientos de cáncer en estos momentos tan críticos de pandemia, en GenesisCare hemos incorporado un fraccionamiento ultracorto para el tratamiento del cáncer de mama (FAST forward)

La técnica SGRT (radioterapia guiada por superficie) permite reposicionar diariamente a la paciente sin necesidad de realizar tatuajes, ya que éste se lleva a cabo guiándonos por la superficie reconstruida a partir del TAC de planificación del tratamiento. La SGRT ofrece una precisión submilimétrica en el reposicionamiento y la posibilidad de monitorizar el movimiento de la paciente durante la administración del tratamiento, de tal forma que, si se mueve fuera de los rangos previamente establecidos, la radiación se detiene automáticamente.

La SGRT emplea tres cámaras estereoscópicas de alta definición situadas en la sala de tratamiento que proyectan sobre la piel cientos de puntos generando un modelo 3D de la superficie de la paciente que se fusiona con la reconstrucción 3D de la superficie del TAC de planificación. Gracias a esta técnica se eliminan por completo los tatuajes, lo que supone un auténtico avance tanto desde el punto de vista psicológico como de reducción del tiempo de contacto del Técnico de radioterapia con la paciente, minimizando así el riesgo de contagio del COVID-19.

Técnica DIBH

Otra de las técnicas que hemos implantado en nuestra compañía es la inspiración profunda mantenida (Deep Inspiration Breath Hold o DIBH) con el fin de garantizar la máxima seguridad de nuestros tratamientos en pacientes con cáncer de mama izquierda. Existe evidencia de que la irradiación del corazón y de la arteria descendente anterior (más próxima a la pared torácica) puede incrementar el riesgo de enfermedad isquémica aproximadamente un 7,4% por cada Gy que recibe el corazón. Esta dosis se reduce significativamente dependiendo de la técnica de irradiación que se emplee. En un estudio reciente en 1.187 pacientes y tras 20 años de seguimiento, no se observó incremento en la mortalidad cardiaca en pacientes con dosis media en el corazón por debajo de 3 Gy.

La técnica DIBH se basa en que, durante la inspiración, el aplanamiento del diafragma y la expansión de los pulmones sitúa al corazón más alejado de la pared torácica con lo que aumenta la distancia entre el mismo y el volumen de tratamiento. La administración de la radiación se realiza durante el periodo de apnea (20-25segundos)  en que la paciente mantiene la inspiración.

Con la técnica DIBH se reduce un 5,4% el riesgo de enfermedad isquémica, se minimiza la dosis media que reciben el corazón (<1,5Gy) y la arteria descendiente anterior (<20Gy), así como la probabilidad de neumonitis al disminuir el volumen de pulmón, que recibe < de 20 Gy.

Técnica FAST Mama

Además, conscientes de la importancia de no retrasar los tratamientos de cáncer en estos momentos tan críticos de pandemia, en GenesisCare hemos incorporado un fraccionamiento ultracorto para el tratamiento del cáncer de mama (FAST forward), en línea con nuestra labor durante la pandemia por el covid-19 en la que nos hemos adaptado para reducir el riesgo de contagio de los pacientes. Este tratamiento se realiza en tan solo cinco sesiones consecutivas en una misma semana con resultados estéticos y de control de la enfermedad a los cinco años muy similares al tratamiento estándar actual de 15 sesiones. Además, antes de la administración de cada fracción diaria, realizamos un control de imagen mediante Conebeam para optimizar la precisión del tratamiento (IGRT o radioterapia guiada por imagen).

Estas técnicas son el resultado de un trabajo continuo de todos los especialistas de GenesisCare para ofrecer el mejor servicio a nuestros pacientes y demuestran la importancia que tiene la innovación en esta compañía. No obstante, es fundamental alinear estos esfuerzos con una detección precoz de la enfermedad, ya que un diagnóstico a tiempo puede salvar vidas.

 

Graciela García

Oncóloga radioterápica de GenesisCare en el Hospital San Francisco de Asís de Madrid.