Tecnología e Investigación Evitaría la muerte a un 26% más de intervenidos y permite intervenir a un 30% más de pacientes

La importancia de sustituir la válvula aórtica con catéter en lugar de con cirugía convencional

— Madrid 3 Abr, 2014 - 5:03 pm

Prof. Francisco Fernández-Avilés.

Prof. Francisco Fernández-Avilés.

El estudio PIVOTAL, recientemente presentado en la sesión principal del Congreso Anual del Colegio Americano de Cardiología celebrado en Washington, demuestra una reducción del 26% en la mortalidad al sustituir una válvula aórtica por TAVI frente a la cirugía convencional. El estudio, realizado en 800 personas de 45 hospitales, ha sido publicado en New England Journal of Medicine.

Según el Prof. Francisco Fernández-Avilés, coordinador de la Red de Investigación Cardiovascular, RIC, y jefe del Servicio de Cardiología del H.U. Gregorio Marañón de Madrid, “estos resultados consolidan esta técnica como claramente preferible a la cirugía convencional en pacientes de alto riesgo. Dado que estamos todavía en una etapa prehistórica del implante de TAVI y se esperan grandes mejoras, es previsible que pueda aplicarse en poco tiempo a la inmensa mayoría de enfermos con estenosis aórtica”.

No existe ningún tratamiento farmacológico para esta dolencia que tiene una evolución progresiva. La calcificación y estrechamiento de la válvula aórtica es una enfermedad frecuente en la población de edad avanzada. Cuando el estrechamiento de la válvula aórtica llega a ser grave, surgen síntomas incapacitantes y la supervivencia se reduce de forma dramática.

“TAVI”

La única solución es la sustitución de la válvula aórtica nativa por una válvula artificial. Clásicamente esta intervención se ha realizado con una técnica quirúrgica compleja que implica anestesia general, una amplia apertura del pecho, conectar el corazón a una bomba extracorpórea para poder pararlo y así extirpar la válvula enferma y suturar la válvula artificial. La complejidad y el riesgo de dicha intervención hacían que más del 30% de los pacientes con estenosis aórtica sintomática severa no fuesen operados y fallecieran en poco tiempo con mala calidad de vida.

La sustitución valvular con catéter, conocida como “TAVI” por sus siglas en inglés (Transcatheter Aortic Valve Implantation), es la alternativa a la intervención quirúrgica clásica. Se realiza con anestesia local y sedación ligera y permite sustituir la válvula enferma por otra artificial montada en un catéter que se introduce por la ingle. Está técnica ya ha demostrado que es muy superior al tratamiento conservador de la estenosis aórtica, pues mejora notablemente la calidad de vida y la supervivencia de los pacientes.