Política y Sociedad La Federación Española de cáncer de mama presenta su manifiesto 2016

La igualdad en el acceso al tratamiento, el talón de Aquiles de la lucha contra el cáncer de mama

La celebración del Día Internacional del Cáncer de Mama, prevista para el 19 de octubre, ha servido para que la Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA), en colaboración con la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) y los grupos de investigación GEICAM y SOLTI, presentara su Manifiesto 2016, en el que piden el fin de las desigualdades territoriales en el acceso a los tratamientos para las mujeres que padecen la enfermedad, así como un impulso a la investigación y alcanzar un verdadero Pacto de Estado en Sanidad.

dav

La presidenta de FECMA, Montserrat Doménech, planteó la necesidad del manifiesto de la Federación pero también el objetivo de FECMA de conseguir que las reivindicaciones que en él aparecen cada vez sean menos. “Reivindicamos cada vez más cosas y esto es grave”, apunto Doménech, que lamentó que muchas de estas reivindicaciones, además, sean las mismas desde hace varios años, “aunque tenemos que reconocer que muchas de ellas han mejorado”.

“En el momento político en el que estamos, sin Gobierno, hay algo que a nosotras nos preocupa: que haya una cartera de servicios única. En este momento vemos muchas desigualdades, la equidad no está muy cuidada”, prosiguió la presidenta de FECMA. Según Doménech, a la Federación le preocupa que los ajustes de presupuestos, o la falta de ellos, afecten a los tratamientos innovadores que, de un tiempo a esta parte, se vienen poniendo en marcha. “Son buenos, pero son caros, y esto nos preocupa”, expresó Doménech.

El sistema necesita mejorar

El presidente de SEOM, Miguel Martín, señaló también las carencias de un sistema sanitario público que “hace una labor aceptable, pero debe mejorar”. “Desde SEOM vemos lagunas”, apuntó Martín. “El cáncer de mama es altamente curable, pero nos encontramos con un problema de seguimiento”, añadió.

Según el presidente de SEOM, las pacientes que están curadas tienen una serie de necesidades -como revisiones para controlar la aparición de un segundo tumor y control de problemas óseos habituales en pacientes de cáncer de mama-, que “desde los servicios de oncología son imposibles de atender porque cada año hay más”. Por ello, Martín reclamó que se trabaje porque “no haya desigualdades entre comunidades y provincias”, que se atienda de manera global y se garanticen los servicios de pre y post tratamiento a todas las pacientes de cáncer de mama, una enfermedad que cuenta con 26.000 casos nuevos cada año.

Investigación frenada por falta de financiación

“En las últimas décadas hemos asistido a un desarrollo de la investigación básica”, explicó, por su parte, el vicepresidente del grupo de investigación en cáncer de mama (GEICAM), Agustí Barnadas. Entre estos avances, Barnada destacó las nuevas terapias dirigidas, que facilitan la menor recaída y una mayor expectativa de supervivencia y, en el cáncer de mama, una mayor calidad de vida.

El vicepresidente de GEICAM señaló también la importancia de que el Sistema Nacional de Salud (SNS) proporcione la financiación suficiente, para que los proyectos de investigación en todos los tipos de cáncer salgan adelante. “La falta de financiación es una necesidad no cubierta; la única salida es esperar el mecenazgo privado”, apuntó Barnada, que aseguró que existen proyectos de investigación necesarios “eternamente aparcados” por esta falta de financiación.

Un problema social

Otra de las representantes de grupos de investigación en cáncer de mama, en este caso del Grupo SOLTI, Eva María Ciruelos, compartió esta idea de la financiación de los proyectos y de la igualdad de acceso al tratamiento. El cáncer de mama, para SOLTI y para Ciruelos, “no es un problema de pacientes sino un problema social”, puesto que no sólo afecta a las mujeres que los padecen sino a su familia y entorno.

Además, la presidenta de SOLTI apuntó a la educación para los pacientes como clave en el avance del tratamiento en cáncer de mama. Solicitó que se busque la participación de la paciente, sobre todo en ensayos clínicos, pues es así como se facilita que la investigación mire hacia adelante.

El manifiesto de FECMA recoge estas cuestiones tratadas en su presentación, como cada año en la fecha de la celebración del Día del Cáncer de Mama. El documento es una declaración de intenciones, que se remata con el lema propuesto por la Federación y que acompaña a sus reivindicaciones: “Mientras una mujer sufra de cáncer de mama, no pararemos”.