Punto de vista Punto de vista

Salta por los aires el modelo de gestión privada en los hospitales del SACYL

La Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-León, que desautoriza el Programa Especial de Gestión Clínica de la Gerencia Regional de Salud, comporta que la generalización del modelo de gestión privada en los hospitales ha saltado por los aires. Quien ha acabado con el modelo ha sido la propia consejería de Sanidad despreciando a los ciudadanos, implantando un modelo de gestión privada en dos hospitales, y a sus trabajadores a los que ha impuesto un nuevo modelo de trabajo sin contar con sus representantes legales. Ni siquiera el director de la gerencia regional de Salud puede hacer lo que le venga en gana y pensar que los hospitales, con sus profesionales, y los pacientes se tienen que adaptar a sus ocurrencias.

Quien ha acabado con el modelo ha sido la propia consejería de Sanidad despreciando a los ciudadanos y a sus trabajadores a los que ha impuesto un nuevo modelo de trabajo

Para CCOO, el objetivo político de la consejería de Sanidad de generalizar un modelo de gestión privada en todos los hospitales y centros de Castilla y León ha saltado por los aires con esta Sentencia. A juicio de CCOO, la irresponsabilidad y la imprudencia con la que han actuado en la consejería de Sanidad, tratando de imponer un modelo que descuartiza los hospitales y genera incertidumbre entre usuarios y profesionales, tras esta Sentencia obliga a la consejería a dar marcha atrás, no sólo porque así lo dice el fallo, sino también porque el modelo de gestión privada se basaba en los dos experimentos que ahora han sido declarados nulos por ser disconformes a derecho.

Pero es más, el daño ocasionado como consecuencia de los fondos públicos gastados indebidamente como resultado de la puesta en funcionamiento de estas dos unidades piloto, no puede pasar inadvertido para los ciudadanos, cuando día sí y día también se recortan servicios, se recorta personal sanitario y se recortan prestaciones. Se ha despilfarrado dinero público porque se han hecho inversiones innecesarias, porque se han pagado recompensas (estimadas en 300.000 € en Cardiología de Valladolid y en 250.000 € en Salud Mental de Zamora)*, por trabajar en un modelo ahora declarado ilegal y porque durante dos años se lleva trabajando en varias gerencias para implantar, también por la vía de la imposición, este modelo y ahora todo se ha quedado en nada.

CCOO, por tanto, no sólo quiere que la Sentencia se cumpla en todos sus términos y los Servicios afectados vuelvan a funcionar con la normalidad que tenían hasta ese momento, sino que CCOO estudiará exigir la correspondiente responsabilidad patrimonial del director de la Gerencia Regional de Salud, derivada de estas actuaciones ilegales. Ha de tenerse en cuenta, entre otras cosas, que los cambios organizativos impuestos en estos dos servicios derivaron en mermas salariales por la disminución “sorprendente” de las nóminas de los profesionales, así como de quienes tuvieron que cambiar de servicio porque “ya no los necesitaban”.

CCOO estudiará exigir la correspondiente responsabilidad patrimonial del director de la Gerencia Regional de Salud, derivada de estas actuaciones ilegales

CCOO entiende que todas las actuaciones llevadas a cabo para imponer un modelo de gestión privatizador en el Servicio de Salud de Castilla y León (SACYL) llevadas a cabo por su director suponen que estamos ante un hecho muy grave y por ello debería dimitir de su cargo de manera inmediata.

Asimismo, CCOO mantendrá en los próximos días contactos con el propio consejero, para que el objetivo de mejorar los aspectos básicos en que se funda el servicio público mejor valorado de Castilla y León, sea una realidad utilizando fórmulas no privatizadoras y novedosas rechazadas por usuarios y profesionales, sino reactivando la Carrera Profesional tal y como se acaba de comprometer el Gobierno de la Comunidad a través de la consejera de Hacienda.

* Las cuantías previstas en el borrador de la Orden contemplan complementos de productividad que oscilan entre los 6.400 y los 8.000 € anuales para los especialistas, entre 2.400 y 6.400 € para personal de enfermería y entre 640 y 1.200 € para administrativos y personal auxiliar.

 

Salvador Escribano