Política y Sociedad Un representante de esta organización presenta conclusiones en una cita de adefarma

La Farmacia se opone a la propuesta de Autoridad Financiera (AIReF) en las subastas de fármacos

La Asociación de Empresarios de Farmacia de Madrid (Adefarma) ha celebrado la mesa redonda ‘Las subastas de los medicamentos y el futuro de la oficina de Farmacia’, en la que representantes de los distintos agentes que operan en ella se mostraron contrarios a las propuestas en materia de subastas de medicamentos realizadas por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF).

Luis González, Cristóbal López de la Manzanara y Luis de Palacio

El presidente de Adefarma, Cristóbal López de la Manzanara, fue el encargado de dirigir el encuentro, en cuya primera parte, Pedro Comín Rodríguez, quien es el coordinador de revisión del gasto de AIReF, presentó el estudio ‘Evaluación del gasto en medicamentos dispensados a través de receta médica’. Tras su exposición se inició la mesa de debate, en la que participaron el secretario general de la Asociación Española de Medicamentos Genéricos (Aeseg), Ángel Luis Rodríguez de la Cuerda; el presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM), Luis González; la directora técnica y de calidad de la compañía de distribución farmacéutica Grupo Cofares, Luz Lewin; la vicepresidenta de la Asociación de Farmacéuticos Andaluces (AFARAN), Alexia Lario; y el presidente de la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE), Luis de Palacio.

“El desabastecimiento de los medicamentos subastados y la falta de adherencia a los mismos son las principales conclusiones que podemos extraer de los resultados de Andalucía, primera y única comunidad que en 2011 decidió establecer la adjudicación del suministro de medicamentos de uso extrahospitalario por convocatoria pública”, introdujo Cristóbal López de la Manzanara.

Los fines son puramente economicistas

Pedro Comín

Por otra parte, “ha existido una falta de transparencia con respecto al ahorro económico que se esperaba de esta medida, que no ha sido el previsto. Hemos comprobado su ineficiencia a la hora de conseguir descuentos, que en ocasiones no alcanzaban ni el 1 por ciento”, añadió el máximo representante de los empresarios de Farmacia de Madrid, para quien el sistema de subastas es “puramente economicista y deja de lado por completo el entorno asistencial”. En esta línea, y ante una posible implantación de subasta nacional de medicamentos defendida por AIReF, aseguró que sus asociados le propusieron “llevar a cabo un cierre a nivel empresarial”.

Tras la introducción, tuvo la palabra Pedro Comín, quien defendió que el modelo de subasta que proponen “no es monopolístico, sino por lotes entre varios proveedores. En este sentido, diferiría del de Andalucía porque no habría un solo adjudicatario, con lo que se evitarían los desabastecimientos”. Además, explicó que en este modelo de subasta “la adjudicación sería de dos años, para fármacos usados en la práctica clínica habitual asociados a patologías leves o moderadas, con un alto impacto en términos de gasto, que hayan dado buenos resultados en términos de ahorro en Andalucía y que no tengan impacto sobre la industria nacional”.

Junto a las subastas de medicamentos a nivel nacional, Comín subrayó que “el estudio propone otras medidas ventajosas para la oficina de Farmacia: un precio mínimo de los medicamentos, un modelo de copago evitable, incentivos por seguimiento farmacoterapéutico y servicios de valor añadido, con el fin de que la compensación de las farmacias no sea solo por dispensación”.

Farmacias, industria y distribución son contrarias

Luz Lewin, Ángel Luis Rodríguez de la Cuerda y Luis González

Una vez acabada la intervención de Comín, se abrió la mesa de debate compuesta por los representantes de los distintos agentes que operan en el ámbito de la oficina de Farmacia, quienes coincidieron en rechazar la propuesta de subasta de medicamentos a nivel nacional. “Respetamos las recomendaciones de AIReF, pero todos somos contrarios”, aseguró Ángel Luis Rodríguez de la Cuerda, quien señaló que en AESEG “no estamos de acuerdo con este modelo porque afecta a un sector muy importante en nuestro país que contribuye al Producto Interior Bruto (PIB), como es el de los genéricos”.

Pero el secretario general de AESEG también apuntó que “el desabastecimiento en 2018 se incrementó en un 44 por ciento en comparación con 2017 y, por eso, no entendemos cómo pueden proponer como positiva una medida como la subasta, que va en contra del abastecimiento y que no permite la libre competencia”. En su opinión, “a excepción de Andalucía, no ha habido subastas porque el impacto en el ahorro, tanto para la farmacia como para el ciudadano, ha sido nulo y ha supuesto una inequidad en el acceso al tratamiento”.

“En estos momentos, no tenemos Gobierno y no sabemos si habrá subastas, pero sí que en la Comunidad de Madrid vivimos una situación financiera que nos cuesta 50 millones de euros a las oficinas de Farmacia por lo reales decretos, un desabastecimiento importante, una cuota mínima de genéricos y que los nuevos medicamentos se van a los hospitales. Las propuestas de AIReF, sumadas a este panorama, lo único que nos generan es alarma y desconfianza”, confirmó, en este sentido, Luis González, para quien “pocas medidas generan tanto consenso con respecto a su rechazo como son las subastas ”.

El paciente no se merece no tener acceso al medicamento

Luis de Palacio y Alexia Lario

Para el presidente del COFM, “se puede tener a todo el sector en contra, pero también se puede dialogar y no volver a penalizar a las oficinas de Farmacia. Esto se conseguiría si se nos viera como una inversión en salud y no como un gasto”. Luz Lewin señaló que, “desde el punto de vista de la distribución, nuestra experiencia con las subastas andaluzas ha sido de desabastecimiento y creemos que, si se implantaran a nivel nacional, éste sería mucho mayor”. En sus palabras, “el paciente no se merece el no encontrar su medicamento y es la farmacia la que tiene que cubrir esa ansiedad”.

Alexia Lario relató su experiencia y señaló que la asociación a la que representa “está formada por farmacéuticos andaluces muy preocupados por la salud de los pacientes, que no han dejado de luchar contra las subastas”. Para ello, se rodearon de las principales asociaciones de pacientes, “con el fin de tener un apoyo en las reivindicaciones, ya que sin él no habrían surtido el mismo efecto. Cuando la Administración ve que a nuestro malestar se une el de unos pacientes que no pueden acceder a sus tratamientos el contexto cambia”.

La vicepresidenta de AFARAN confirmó que, durante el tiempo que duraron las subastas en Andalucía, “el caos ha sido absoluto, tanto para los pacientes andaluces, como para las farmacias, que no han podido comprar en condiciones más ventajosas, pero también para la industria y para la distribución”. Por su parte, Luis de Palacio señaló que “FEFE se ha manifestado completamente en contra de las subastas”. Coincidió con el resto de ponentes en “los graves problemas que podrían suponer los desabastecimientos” y también instó a reflexionar sobre “el coste que supone la falta de adherencia a los tratamientos derivada de esta medida”.

De Palacio concluyó su intervención con dos propuestas de FEFE: “la creación de un observatorio para mantener los precios de la media de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), con el fin de seguir siendo competitivos a la hora de atraer inversión, y que cualquier medicamento que sea dispensado a un paciente ambulante para su propia administración sea dispensado desde la oficina de Farmacia”.

Luis González señaló, por último, y ante la implantación de una subasta a nivel nacional, que FEFE, el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF) y la Federación de Distribuidores Farmacéuticos (Fedifar) “estarían preparados para actuar”.

Deja un comentario