El mirador no todo parto requiere la epidural

La epidural en el parto. Beneficios y daños

La medicalización del parto hace que no se conciba ninguno sin la epidural ni fuera del ámbito hospitalario, lo que comporta un empobrecimiento de la libertad de la mujer embarazada a quien no se le permite otra opción.

La epidural

El dolor es una sensación desagradable que se genera en los distintos componentes del cuerpo, incluyendo la piel, y que se percibe en el cerebro.

En el camino de transmisión del dolor, por nervios que llegan desde los órganos, se pasa por la médula espinal. Por ello se puede anular la sensación de dolor si se inyecta un anestésico a esa altura, en la espalda. Así, si “pinchamos” la espalda, la columna vertebral, e inyectamos un anestésico dejaremos de percibir el dolor en la región corporal situada a su nivel y por debajo.

La epidural es justo esa inyección que permite anestesiar los nervios que llegan a la médula espinal, y así producimos la analgesia, por ejemplo en el parto. Es decir, se deja de sentir el dolor que generan las contracciones del útero en el periodo de expulsión del feto.

La epidural se emplea en el parto desde hace casi ochenta años, y su popularidad ha ido creciendo al tiempo que su eficacia y su seguridad https://es.wikipedia.org/wiki/Anestesia_epidural

El dolor

La epidural bien utilizada es una alternativa que elimina o alivia en mucho el dolor en el parto, pero es eso una alternativa, no un imperativo frente a otras técnicas analgésicas

El dolor forma parte de la vida y tiene un importante papel para mantenerla; es decir, sin dolor tendríamos los graves daños que se evitan a diario gracias al dolor que provocan las acciones peligrosas dañinas.

Este dolor fisiológico y necesario no tiene nada que ver con el dolor patológico que “no sirve para nada”. Ambos dolores son naturales, en el sentido de que se producen espontáneamente; pero el uno es útil ya que evita daños y el otro es perjudicial ya que no beneficia. Por ejemplo, el dolor de morderse la lengua evita que el mordisco sea mayor, y defiende la integridad de la lengua, mientras el dolor de una muela infectada “avisa” del daño pero puede convertirse en un horror en sí mismo.

Anular el dolor

De siempre se ha intentado evitar el dolor patológico, y de antiguo se han empleado sustancias varias ya conocidas en la Prehistoria, como ciertas plantas medicinales. También se han empleado desde entonces procedimientos psicológicos y simbólicos varios.

En la Edad Media ya se descubrió el éter que siglos después se empleó como droga lúdica, como el óxido nitroso descubierto en el siglo XVIII. A través de su uso en fiestas y demostraciones a lo largo del siglo XIX se llegó a asociar su empleo con la pérdida del dolor, la analgesia. Su aplicación más popular la difundieron los dentistas, y después los cirujanos y los obstetras. Especialmente, dio popularidad a la anestesia en el parto el uso del cloroformo en un parto de la reina Victoria, del Reino Unido
http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1134-80462005000600007

Del dolor en el parto

Tan natural es tener como no tener dolor en el parto. Es decir, espontáneamente la mayoría de los partos transcurren con dolor pero hay casos en los que el parto se desarrolla sin dolor y en situaciones excepcionales con una mezcla de dolor y de placer. De todo ello hay descripciones y experiencias en la literatura.

Al convertir el parto en un acto médico, al perder protagonismo la mujer y adquirirlo la tecnología y el personal sanitario, la epidural se ha convertido en “lo normal”, aquello a que “aspiran” las mujeres: “el parto sin dolor”.

Con la epidural, los paritorios se transforman en lugares silenciosos en que los partos suceden como en una factoría aséptica y mecanizada, con aparatos por todos lados, incluyendo televisores para aliviar el aburrimiento de las parturientas que asisten en silencio y ajenas a su propios partos. https://centrohebamme.blogspot.com/2018/04/los-sonidos-del-parto.html?fbclid=IwAR1ozJVjWJ2wWFPW0XpCJmiabSEp-6Pojm0eQofjUOGlwaJtVkZ3jtWA8oI

Como respondió un obstetra ya jubilado:
«-¿Y la anestesia epidural?
-Ha sido otro gran adelanto. Antes, cuando llegabas a los paritorios, eran todo gritos; hoy día, parece el claustro de un monasterio.»
https://www.elcomercio.es/gijon/20090201/gijon/esto-crisis-seguro-unos-20090201.html?fbclid=IwAR0yn4n2a0A4KsBdZiCA6TPhllzv76VzzPRCBeSPISqiq_fPLul6inl344E

 

Marta Busquets y ‘Mi embarazo y mi parto son míos’

Marta Busquets se define en Twitter como “Madre. Feminista. Abogada, especialista en género y salud. Activista por los derechos sexuales y reproductivos. Escritora”. @Martabusgal

Como abogada ha publicado ‘Mi embarazo y mi parto son míos’, sobre los derechos de la mujer en estas situaciones. “Busquets recuerda que las usuarias siempre deben ser informadas de los beneficios, los riesgos y las alternativas de cualquier prueba o intervención, y han de tener la última palabra, incluso cuando el embarazo o el parto son de riesgo: «La ley no prevé que una situación de riesgo sea una excepción, mientras la persona esté consciente y pueda decidir». La letrada recuerda que los protocolos médicos son documentos internos que buscan estandarizar la forma de actuar de un hospital pero no suponen una ley de obligado cumplimiento, y ha apuntado que varían mucho de un centro a otro y no siempre están basados en la última evidencia científica: «Son una propuesta, pero las usuarias pueden decidir otra forma de actuar tras ser informadas»
https://www.lavanguardia.com/local/barcelona/20190410/461575318670/la-abogada-marta-busquets-repasa-en-un-libro-los-derechos-sanitarios-de-las-embarazadas.html

Marta Busquets y la epidural en el parto

Marta Busquets es muy activa en Dona Llum, la Asociación Catalana por un Parto Respetado, asociada con El Parto es Nuestro. El lema de Dona Llum es paradigmático de su compromiso con los partos: «Per canviar el món abans s’ha de canviar la manera de néixer» https://www.donallum.org/

Marta Busquets está publicando una serie de entrevistas y comentarios en la revista Pikara sobre ‘Maternidades con gafas violetas’ https://www.pikaramagazine.com/category/podcasts/maternidades-con-gafas-violetas/

La eficacia de la epidural no está avalada por estudios de gran calidad, como se destacó en la revisión Cochrane de 2018

En el episodio sobre “Maternidad y sexualidad” Marta Busquets entrevistó a Ascensión Gómez López, matrona en Cartagena (Murcia). El resumen del episodio: “Con frecuencia las madres somos consideradas seres asexuados, como si los cuidados maternales no fueran compatibles con una vida sexual plena. En este capítulo nos preguntamos si existe sexualidad en la maternidad y, en caso de existir, en qué términos tiene lugar”.

En la difusión en Twitter, la revista Pikara resumió el contenido con frases como:
“La epidural convierte el parto en un acto silencioso y desconectado del cuerpo. En el parto gemimos, como cuando tenemos orgasmos. Pero el silencio es más cómodo en un entorno aséptico”.
https://www.pikaramagazine.com/2019/05/la-epidural-y-la-importancia-de-poner-comillas/

Por consecuencia hubo miles de comentarios, que en poco respondieron a la audición del capítulo (apenas se escuchó en unos cientos de casos). En su mayoría, los comentarios eran contrarios a la entrevista, y muchos insultantes, a Marta Busquets y su planteamiento, como si se reclamase una “vuelta a las cavernas” y estar en contra de la epidural en el parto, lo que es falso. https://www.lavanguardia.com/vida/20190530/462564723256/parir-epidural-gozar-debate-feminismo.html

La epidural es una opción una vez que se conocen sus ventajas e inconvenientes (el “consentimiento INFORmado”, que no simplemente “FIRmado” o “AFIRmado” si es oral). En las críticas a Pikara, por publicarlo, y a Marta Busquets, por producirlo, la idea era que la epidural carece de problemas y de efectos adversos y que por ello “debe ser elegida” sin dudar.

Ventajas e inconvenientes de la epidural

Creer que todo parto exige el uso de la epidural es como creer que toda infección conlleva el uso de antibióticos y que no hay otra alternativa http://equipocesca.org/encarnizamiento-diagnostico-y-terapeutico-con-las-mujeres/ https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0120334717300060

La epidural bien utilizada es una alternativa que elimina o alivia en mucho el dolor en el parto, pero es eso una alternativa, no un imperativo frente a otras técnicas analgésicas con/sin medicamentos o al simple “esperar y ver” en las mujeres que quieran vivir el parto en plenitud. Tan natural es aceptar como rechazar la epidural.

La eficacia de la epidural no está avalada por estudios de gran calidad, como se destacó en la revisión Cochrane de 2018 (i). En dicha revisión no se encontraron efectos adversos de interés, ni en la madre ni en el feto, por más que se concluía pidiendo estudios sobre los infrecuentes efectos adversos graves como infección epidural o parálisis permanente https://www.cochrane.org/CD000331/PREG_epidurals-pain-relief-labour

Distintos son los resultados de la revisión de 2018 del alemán Instituto de Calidad y Eficiencia de la Atención Sanitaria (IQWiGInstitut für Qualität und Wirtschaftlichkeit im Gesundheitswesen). La epidural

· provoca fiebre en 23 de cada 100 (otras analgesias, en 7 de cada 100)
· causa hipotensión en 14 de cada 100, y a veces es intensa con riesgo para el feto,
· conlleva dificultades para orinar (en 15 de cada 100 mujeres),
· provoca pérdida de líquido cefalorraquídeo con cefalea intensa (en 1 de cada 100 mujeres),
· incrementa las intervenciones en el parto, como forceps, ventosa, etc (en 14 de cada 100 mujeres, contra 10 cada 100 con otros métodos de analgesia),
· puede precisar de otros analgésicos en 1 de cada 100 mujeres (otros métodos de analgesia precisan alternativas en 28 de cada 100) y
· suele producir picores.

Menos frecuentemente puede producir anestesia y calambres de piernas, prolongar el tiempo del parto y causar dolor de espalda tras el parto https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK279567/

Por supuesto, con la epidural se precisa más personal sanitario (anestesista) y la mujer pierde “el control” del parto y precisa de profesionales sanitarios pasa saber cuándo “empujar”, por ejemplo.

En español se puede leer sobre efectos adversos de la epidural en https://cuidateplus.marca.com/reproduccion/parto/2016/06/05/ventajas-desventajas-parto-epidural-112952.html  https://www.elpartoesnuestro.es/informacion/parto/la-epidural https://www.elpartoesnuestro.es/blog/2012/09/05/la-epidural-no-es-inocua http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1134-80462011000500003

Síntesis

Hay un pensamiento único que pretende establecer el parto medicalizado hospitalario como único modelo posible (epidural incluída “de serie”). Este pensamiento se ha difundido con tal fuerza que lleva incluso a reclamar la violencia obstétrica que conlleva dicho modelo, lo que llamamos violencia simbólica (aquella que reclaman la víctimas de la misma) https://es.wikipedia.org/wiki/Violencia_simb%C3%B3lica  https://afrofeminas.com/2016/08/26/5-ejemplos-de-violencia-simbolica/

Es hora de que se puedan plantear opciones de parto que respeten y faciliten los deseos de cada mujer en cada uno de sus partos (incluido el rechazo a la epidural).


(i). Low-quality evidence shows that epidural analgesia may be more effective in reducing pain during labour and increasing maternal satisfaction with pain relief than non-epidural methods. Although overall there appears to be an increase in assisted vaginal birth when women have epidural analgesia, a post hoc subgroup analysis showed this effect is not seen in recent studies (after 2005), suggesting that modern approaches to epidural analgesia in labour do not affect this outcome. Epidural analgesia had no impact on the risk of caesarean section or long-term backache, and did not appear to have an immediate effect on neonatal status as determined by Apgar scores or in admissions to neonatal intensive care. Further research may be helpful to evaluate rare but potentially severe adverse effects of epidural analgesia and non-epidural analgesia on women in labour and long-term neonatal outcomes. https://www.cochrane.org/CD000331/PREG_epidurals-pain-relief-labour
 

Juan Gérvas

Médico general jubilado, Equipo CESCA (Madrid, España). jjgervas@gmail.com; mpf1945@gmail.com; www.equipocesca.org; @JuanGrvas

3 Comentarios

  1. Helena Romo says:

    He tenido una hija (sin epidural, llegúe al hospital ya con 7cm de dilatación y mientras lo pensaba no hubo tiempo) y he tenido dolor de muelas. Lo segundo es mucho peor.

    • Ara says:

      Enserio? Que fuerte

    • Paulina says:

      Que número de parto es?, eres primeriza?. Hiciste algo en particular previo al parto para tener buena dilatación?

Deja un comentario