Punto de vista

La declaración de la Renta 2017: especialidades en la farmacia

Un año más, las farmacias se enfrentan a la confección de su declaración de la renta durante los meses de abril, mayo y junio. Previamente, hemos percibido un notable aumento de los requerimientos de la Agencia Tributaria hacia las farmacias, pero también es cierto que se avisó de intensificar la presencia de los inspectores en las farmacias y no ha sido así. Los contactos de la Agencia Tributaria se han limitado a realizar requerimientos por escrito a los contribuyentes centrándose en dos vías:

  • Por un lado, en materia de transmisiones de farmacia, ya sea por motivos de herencia, donación o compraventa. Las actuaciones de la Agencia Tributaria van encaminadas a destapar falsos pagos y operaciones encubiertas.
  • Por otro, las inspecciones o requerimientos tratan de revisar la actividad de farmacia en sí: ingresos no declarados, márgenes excesivamente bajos y gastos no justificados y no relacionados con la actividad.
Novedades para este año

Este es el último año de vigencia de la reforma aprobada a finales de 2014, por la cual se rebajaron sensiblemente los tipos de la base general del IRPF de las farmacias

Este año las grandes novedades para el contribuyente y, por supuesto, para el titular de la oficina de farmacia en la declaración de la renta, se refieren más a los aspectos tecnológicos de su confección y presentación que a los aspectos normativos propios del Impuesto. Entre los principales cambios para este año 2017, nos encontramos con:

  1. Ampliación del plazo de la campaña: desde el 15 de marzo se pueden consultar los datos fiscales y pedir el número de referencia.
  2. App móvil: también aparece una aplicación para móvil con la que se podrán presentar las declaraciones más sencillas.
  3. Contactos con la Agencia Tributaria: se introduce la función “Le llamamos” para que la Agencia se ponga en contacto con el contribuyente a la hora que solicite y, por último, no se enviará el número de referencia por SMS.

En lo que se refiere al contenido de la declaración, en el mínimo por descendientes se podrá incluir a aquellas personas en situación de guarda y custodia. Es importante destacar un tipo de bonos o acciones que tienen muchas farmacias y son los Bonos de Fidelización del Santander, que tributarán por la compensación de la amortización de acciones del Popular y, a partir del ejercicio 2017, se considerará fiscalmente ganancia patrimonial todo importe obtenido por la transmisión de derechos de suscripción de los valores cotizados a partir de este año.

Pago por los rendimientos de la farmacia

Por otro lado, y en cuanto al tipo de gravamen que se paga por los rendimientos de la farmacia, recordar que este es el último año de vigencia de la reforma aprobada a finales de 2014, por la cual se rebajaron sensiblemente los tipos de la base general del IRPF de las farmacias. Aún así, los farmacéuticos no han notado mucho esta bajada ya que ha coincidido con una recuperación de los rendimientos desde finales de 2016 y, más concretamente, desde inicios de 2017. La única ventaja que sí se pueden aplicar las farmacias que inicien actividad es una reducción del 20% del rendimiento neto positivo declarado, no sólo el año del inicio de la actividad, sino también del siguiente.

También para 2017 sigue vigente la Deducción por inversión en elementos del inmovilizado material o inversiones inmobiliarias que afectan a actividades económicas. Esto permite a las farmacias deducir de sus rendimientos del resto de actividades económicas una cantidad, siempre y cuando se invierta en elementos nuevos de inmovilizado material como, por ejemplo, un robot, mobiliario, etc.

Recordar también una exención muy importante para los mayores de 65 años. Estarán exentas las ganancias patrimoniales que se pongan de manifiesto como consecuencia de la venta de la farmacia, siempre y cuando el importe de lo obtenido se reinvierta en una renta vitalicia que no puede superar los 240.000 €.

Gastos relacionados con la actividad

Lo principal para que el farmacéutico optimice su declaración es que tenga en cuenta los gastos relacionados con su actividad

Lo principal para que el farmacéutico optimice su declaración es que tenga en cuenta los gastos relacionados con su actividad, que puede deducirse para calcular el rendimiento neto:

 – Gastos de personal como el salario de los trabajadores y los pagos a la Seguridad Social, incluida la cuota de autónomos del propio titular.

– Suministros, reparación y conservación.

– Servicios de profesionales independientes (asesoría, registros, etc.).

– Seguros e impuestos vinculados al local.

– Gastos de colegiación obligatoria.

– Pagos de primas de seguro médico del titular, cónyuge e hijos menores de 25 años hasta 500 euros por asegurado (1.500 euros en el caso de discapacitados).

Además de estos gastos corrientes hay que tener en cuenta:

– Las amortizaciones de las inversiones realizadas con el tipo máximo que nos podemos aplicar según las tablas de amortización, así como si tenemos derecho a la amortización acelerada y a la libertad de amortización por creación de empleo.

– La deducción por creación de empleo para trabajadores con discapacidad (9.000 ó 12.000 euros).

– La deducción por apoyo a emprendedores.

Por otro lado, las farmacias que tributan en la modalidad de estimación directa simplificada pueden deducirse, como gastos de difícil justificación, el 5% del rendimiento neto hasta 2.000 euros anuales.

Los principales puntos que el farmacéutico no puede olvidar son:

– Marcar correctamente la casilla de tributar en criterio de devengo o criterio de caja.

– Revisar cualquier tipo de subvención recibida para saber si hay que declararla.

– Tener contabilizado el fondo de comercio para que éste sea deducible.

– Comprobar si se ha solicitado el abono anticipado de la deducción por maternidad o por familia numerosa, para no duplicar dicha deducción, así como la fecha de caducidad del título de familia numerosa para comprobar que sigue vigente.

Entre los olvidos más habituales en devoluciones y reducciones podemos destacar:

– La compensación con las posibles bases imponibles negativas de ejercicios anteriores para así no perderlas.

– Las deducciones por los donativos realizados a Fundaciones y Entidades sin Ánimo de Lucro.

– Las reducciones por aportaciones a planes de pensiones propios y del cónyuge si éste no tiene ingresos.

– Incluir en el cálculo de las ganancias y pérdidas patrimoniales los gastos anexos a las operaciones de compraventa (impuestos, notario, tasaciones…) para disminuir la posible ganancia patrimonial.

Por último, es conveniente hacer una simulación de qué sale mejor: si hacer la renta individual o conjunta con el cónyuge, aunque no sea farmacéutico.

De cara a la declaración de la Renta de 2018, hay que tener en cuenta que han entrado en vigor las modificaciones de la Ley de Autónomos. Entre ellas se incluyen deducciones a partir de este ejercicio como son los gastos de manutención del autónomo incurridos en el desarrollo de la actividad económica, siempre que se produzcan en establecimientos de restauración y hostelería y se abonen utilizando cualquier medio electrónico de pago; se podrán deducir 26,67 euros diarios por gasto en comida cuando afecta directamente a la actividad en España y en el extranjero la deducción será de 48,00 euros. También hay que tener en cuenta los gastos de suministros (agua, luz, gas, teléfono e internet) de la proporción existente entre los metros cuadrados de la vivienda habitual destinados a la actividad.

Blanca de Eugenio

Socia directora de Orbaneja Abogados

Deja un comentario