Derecho Sanitario Dado un litigio entre organismos belgas

El Tribunal Europeo se pronuncia sobre el IVA reducido en prestaciones de servicios sanitarios

— Madrid 27 Jun, 2019 - 4:39 pm

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea se ha pronunciado sobre una normativa belga por la que se aplica cierta modalidad de IVA a las prestaciones de asistencia sanitaria y a las entregas de medicamentos y dispositivos médicos y otra distinta para los servicios destinados a tratamientos estéticos, afirmando que la directiva europea no impide que una normativa nacional diferencie la aplicación del IVA reducido a unos u otros servicios.

El litigio en cuestión se dio entre el Belgisch Syndicaat van Chiropraxie y Bart Vandendries, Belgische Unie van Osteopaten y otros, Plast.Surg. BVBA y otros, y Belgian Society for Private Clinics VZW y otros, por un parte; y el Consejo de Ministros de Bélgica (Ministerraad), por otra.

Dentro del marco jurídico, el artículo 98 de la Directiva 2006/112 dispone que los Estados miembros podrán aplicar uno o dos tipos reducidos de IVA, pudiéndose aplicar este únicamente a las entregas de bienes y prestaciones de ciertos servicios ya establecidos.

Por otro lado, el apartado 1 del artículo 132 de este misma Directiva declara que los Estados Miembros podrán eximir la aplicación de este tipo reducido de IVA a las prestaciones de servicios de hospitalización y asistencia sanitaria. De igual manera, podrá aplicarse esto a la asistencia a personas físicas por profesionales médicos y sanitarios.

Razones del litigio

En los meses de mayo y junio de 2016, algunos quiroprácticos, osteópatas, cirujanos plásticos y determinadas uniones profesionales interpusieron ante el tribunal belga remitente varios recursos que tenían por objeto, en particular, la anulación del artículo 110 de la Ley de 26 de diciembre de 2015.

Los recursos interpuestos por quiroprácticos y osteópatas y algunas de sus uniones profesionales se basan, esencialmente, en una supuesta infracción del artículo 132, apartado 1, letra c), de la Directiva 2006/112. Consideran que el artículo 110 de la referida Ley es incompatible con dicha disposición en la medida en que, sin justificación razonable, exige que la exención del IVA establecida en él se aplique únicamente a las personas que practiquen una profesión médica o sanitaria regulada, estatuto del que no disfrutan en Derecho belga las profesiones de quiropráctico y de osteópata.

En lo que respecta a los recursos interpuestos por cirujanos plásticos, estos se basan, en particular, en la existencia en Derecho belga de una diferencia de trato injustificada entre los medicamentos y los dispositivos médicos suministrados en el contexto de intervenciones y tratamientos con fines estéticos y los suministrados en el marco de intervenciones y tratamientos con fines terapéuticos, ya que únicamente los segundos están sometidos a un tipo reducido del IVA.

Preguntas del tribunal remitente

En concreto, el organismo judicial belga cuestionaba al Tribunal Europeo, en primer lugar, si debe interpretarse el artículo 132, apartado 1, letra c), de la Directiva [2006/112] en el sentido de que la exención a la que se refiere está reservada, tanto en lo que respecta a las prácticas convencionales como a las no convencionales, a quienes ejercen una profesión médica o sanitaria sujeta a la legislación nacional sobre profesiones sanitarias y cumplen los requisitos establecidos en la normativa nacional, y en el sentido de que están excluidas de la excepción las personas que no reúnen dichos requisitos pero son miembros de una agrupación profesional de quiroprácticos u osteópatas y cumplen los requisitos establecidos por dicha agrupación.

Por otro lado, requería saber si deben interpretarse los artículos 132, apartado 1, letras b), c) y e), 134 y 98 de la Directiva [2006/112], en relación con los puntos 3 y 4, del anexo III de dicha Directiva, en particular desde el punto de vista del principio de neutralidad fiscal, en el sentido de que se oponen a una disposición nacional que establece un tipo reducido del IVA aplicable a los medicamentos y los dispositivos médicos suministrados en el marco de una intervención o un tratamiento con fines terapéuticos, mientras que los medicamentos y los dispositivos médicos suministrados en el contexto de una intervención o un tratamiento de tipo meramente estético y relacionadas directamente con dicha intervención o tratamiento están sujetos al tipo normal del IVA, o de que permiten o exigen que se dé el mismo trato a los dos supuestos antes mencionados.

Por último, solicitaba conocer si debía el Grondwettelijk Hof mantener temporalmente los efectos de las disposiciones que proceda anular [por haberse constatado su incompatibilidad con la Directiva 2006/112], así como los de las disposiciones que, en su caso, deberían anularse en todo o en parte, si de las respuestas dadas a la primera o a la segunda cuestión prejudicial resultara que son contrarias al Derecho de la Unión Europea, y ello a fin de permitir que el legislador [nacional] modifique dichas disposiciones para hacerlas compatibles con el Derecho de la Unión.

Fallo

Así, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea establece que el artículo 132, apartado 1, letra c), de la Directiva 2006/112/CE del Consejo, de 28 de noviembre de 2006, relativa al sistema común del impuesto sobre el valor añadido, debe interpretarse en el sentido de que no exige que la exención establecida en él se aplique únicamente a las prestaciones realizadas por quienes ejerzan una profesión médica o sanitaria regulada por la normativa del Estado miembro de que se trate.

Por otro lado, considera que el artículo 98 de la Directiva 2006/112, puesto en relación con el anexo III, puntos 3 y 4, de dicha Directiva, debe interpretarse en el sentido de que no se opone a una normativa nacional que establece una diferencia de trato entre, por una parte, los medicamentos y los dispositivos médicos suministrados en el marco de intervenciones o tratamientos con fines terapéuticos y, por otra, los medicamentos y los dispositivos médicos suministrados en el contexto de intervenciones o tratamientos con fines meramente estéticos, excluyendo estos últimos del tipo reducido del impuesto sobre el valor añadido (IVA) aplicable a los primeros.

Además, afirma que en unas circunstancias como las que concurren en el litigio principal, un tribunal nacional no puede utilizar una disposición nacional que le faculta para mantener determinados efectos de un acto anulado a fin de mantener provisionalmente los efectos de las disposiciones nacionales que haya declarado incompatibles con la Directiva 2006/112, hasta que estas sean conformes a dicha Directiva, con objeto, por una parte, de limitar los riesgos de inseguridad jurídica derivados del efecto retroactivo de dicha anulación y, por otra, de evitar la aplicación de un régimen nacional anterior a esas disposiciones e incompatible con la citada Directiva.

1 Comentario

  1. esther says:

    Esto significa que los osteópatas y quiropracticos, si estan incritos en asociaciones, tienen la misma exepcion de iva que otras profesiones sanitarias?

Deja un comentario