Política y Sociedad

La Consejería de Sanidad de Madrid pretende cumplir los plazos marcados para la privatización

Armando Resino y Carmen Medranda 
Armando Resino y Carmen Medranda

La razón de la convocatoria del director general de este lunes a los seis sindicatos que componen la Mesa Sectorial (SATSE, FSS-CCOO, FSP-UGT, AMYTS, CSIT-UP y USAE) fue la presentación de un borrador con la propuesta de la Consejería sobre la movilidad del personal sanitario fijo que decida salir de los hospitales a externalizar (Infanta Sofía, Infanta Leonor, Infanta Cristina, hospital del Henares, hospital del Sureste y el hospital del Tajo). El plazo para solicitar dicha movilidad o traslado será de 2 meses, que comenzará a contar a partir de agosto, tal como establecen los pliegos de licitación de dichos hospitales. Y, según los plazos de la Consejería, a partir de octubre, se abriría un período «abierto en el tiempo» en el que los profesionales podrían trasladarse a otro hospital si así lo decidiera.

 

Esta posibilidad de período de tiempo abierto en el proceso de traslado o movilidad ha sido muy valorado por la Consejería y presentado como una novedad que daría la posibilidad, al personal fijo estatutario, de poder decidir si se quiere trasladar o no a otro hospital, con más conocimiento de causa. Se podría decir que es una concesión de la Consejería a los sindicatos que han peleado porque los profesionales estatutarios decidan sobre su movilidad sabiendo a qué hospital irían. En este punto se ha abierto un debate a celebrar el miércoles 31 de julio, día en el que el director general de Recursos Humanos, Armando Resino, ha vuelto a citar a los sindicatos.

 

Evitar que los otros se sientan desairados

 

En este punto el director general de Recursos Humanos manifestó literalmente: «Creo que los sindicatos han entendido que si nosotros ofertáramos unas plazas determinadas, ya con carácter previo, implicaría que el resto de los profesionales que no están dentro de ese ámbito hospitalario nos dirían que ellos también tienen derecho a participar. Este es el problema, así que la Administración, como ya se ha hecho en limpieza, en Puerta de Hierro, determina dónde están las necesidades a cubrir». O sea que se trata de evitar el agravio comparativo.

 

Es, recalcó Resino en otro momento de su respuesta, un proceso abierto. «Yo creo», aseguró haciendo una concesión, «que el profesional tiene que saber si le interesa o no y si está a gusto en el hospital; si este fuera un proceso único, le estaríamos haciendo tomar una decisión al profesional, sin demasiados datos; si abrimos, por ejemplo, el proceso en 2014 a dos periodos y lo ampliamos hasta 2015 para todos los que prefieran trasladarse, esto queda bastante cubierto. Creo que si los profesionales entran en contacto con el hospital y, a partir de ahí, toman su decisión y se trasladan a otro hospital, esto es una elección».

 

En cuanto al personal interino y eventual, disponen de un mes, a partir de la fecha de la concesión, para que manifiesten si quieren incorporarse a la empresa concesionaria.

 

Hay que recordar que en los pliegos se establece que la empresa concesionaria tiene la obligación de contratar, tanto al personal interinos como al eventual, así como subrogarse al personal laboral.

 

Las opciones de los fijos

 

A preguntas de los informadores, Armando Resino reconoció que las dudas de todos los sindicatos presentes en la reunión eran, además del conocimiento de las plazas objeto de traslado, el que este proceso tenga carácter voluntario. Por ello resaltó que los profesionales fijos contaban con tres opciones: mantenerse en el hospital, como hasta la fecha, dependiendo orgánicamente del SERMAS y funcionalmente de la concesionaria; integrarse en la empresa concesionaria, pasando a una situación regulada por la Comunidad de Madrid bajo otro régimen jurídico, que puede abandonar para incorporarse a los hospitales tradicionales; y una tercera fórmula consistente que, si el profesional no desea permanecer dentro del hospital, tiene la opción de moverse hacia otros centros del SERMAS.

 

Otro tema importante, interrelacionado con este, es que está en marcha un proceso de oposiciones, tanto en el ámbito de Asistencia Primaria, como de enfermería y auxiliares de enfermería. Estas oposiciones tienen un carácter previo a la toma de posesión de esos profesionales y contará con un concurso de traslado. Por lo tanto, afirmó Resino, «a partir de ese momento ya entraría todo el mundo en concurrencia y se podría elegir el destino que uno desee».

 

En cuanto a las prisas que algunos sindicatos como Amyts achacan a la Consejería para llevar a cabo sus planes de externalización/privatización, Armando Resino arguyó que habían estado sin convocar reuniones por respeto a las huelgas llevadas a cabo; así como por la suspensión cautelar de los pliegos de licitación. Y añadió que como la semana pasada fue levantada la suspensión cautelar por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, le había parecido conveniente volver a las negociaciones. Por ello justificó que no eran prisas, sino «que estamos a finales de julio y falta por decidir el procedimiento de la movilidad profesional».

 

Otro dato que justificaba las prisas del director de Recursos Humanos de la Consejería de Sanidad es que ha expresado a los sindicatos que son fechas vacacionales y que pretende que los trabajadores, estén de vacaciones o no, tengan la información sobre los pasos que se están dando, porque los 5.200 trabajadores tienen que estar bien informados de los mecanismos que se ponen a su disposición.

 

Amyts pide a la Consejería que no corra tanto

 

De muy distinta forma encara la situación la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (AMYTS) que, en su calidad de representante mayoritario de los médicos en dicha Mesa Sectorial, señaló a la Administración sanitaria «que no trate de correr tanto, puesto que la reordenación deriva del proceso de externalización que tenemos denunciado». Y efectivamente, el recurso contenciso administrativo presentado por AMYTS y admitido a trámite en el Juzgado Nº 32 de Madrid en el que también están solicitadas medidas cautelarisimas de suspensión del proceso, se encuentra pendiente de la resolución judicial.

 

En base a esta circunstancia, AMYTS denuncia mediante un comunicado «la maniobra de la Consejería que, con la convocatoria de hoy (por la del lunes) ha tratado de confundir a la opinión pública, intentando dar apariencia de normalidad a un proceso de privatización cuestionado desde todos los ámbitos profesionales sanitarios y, asimismo, por amplios sectores de la ciudadanía y las fuerzas políticas». Por ello AMYTS pretende hacer notar que «la privatización de la sanidad pública de la Comunidad de Madrid se encuentra ahora en manos de los jueces y a ellos les corresponde pronunciarse».

 

La eterna desigualdad entre fijos y contratados

 

Carmen Medranda, secretaria de Salud y Servicios Sociosanitarios de UGT (FSP- UGT), especificó que hoy los sindicatos habían acudido a la llamada de la Consejería para oír su propuesta y constatar que se mantienen las fechas establecidas por la Administración para colocar al personal afectado por la externalización. Destacó que el personal contratado e interino no tiene la posibilidad de elegir, «ya que todos serán cesados por parte de la Administración pública y tendrán que comunicar si quieren seguir trabajando para la empresa nueva o no», matizó. Carmen Medranda aclaró que este tipo de trabajador determinará si le interesa o no quedarse en la empresa y, posteriormente, será la propia empresa adjudicataria la que decidirá si se quedan o no y fijará las condiciones del contrato.

 

Carmen Medranda quiere creer que sería un lamentable error que los nuevos gestores no contaran con ellos, «gente con experiencia». Y reconoce que «la oferta de empleo que se les va a hacer no tiene nada que ver con la del empleo público, ni con las condiciones de trabajo, ni las retribuciones serían las mismas que tenían»; pero reconoce que con la falta de trabajo que hay posiblemente estas personas aceptarían un contrato. Consideró la sindicalista que, en realidad, se estaba hablando de una reducción de puestos de trabajo, puesto que, tanto interinos como eventuales, desaparecen del ámbito de la Administración Pública.

 

En cuanto a la posición de los fijos, reiteró que es uno de los grandes escollos, «se irían a ciegas ya que no conocen las plazas que se ofertan. Primero tienen que decidir si se van del hospital y después se les ofertarán un número de plazas generales a cubrir, pero no conocen qué hospitales se les oferta porque según la puntuación podrán elegir entre unos u otros».

 

El calendario

 

Otro de los escollos citado por Carmen Medranda es el tipo de contrato que se les va a ofertar a estos trabajadores, puesto que considera que las condiciones son peores, también en este caso, que las que tienen en la actualidad. En cuanto a los plazos, ratificó el calendario fijado por la Consejería y que consiste en que a partir de la publicación de la adjudicación definitiva, en el mes de agosto tiene que estar acabado todo el proceso puesto que para septiembre, las empresas adjudicatarias ya entrarían en los seis hospitales.

 

Deja un comentario