Política y Sociedad Enrique de Porres, consejero delegado de Asisa

La colaboración pública/privada es imprescindible para garantizar la sostenibilidad del sistema sanitario

Elegido en 1987 secretario general de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), que lideró durante diez años, ha p(Easado a ser el consejero delegado de Asisa, compañía líder en asistencia sanitaria en España, propiedad de la cooperativa participada por médicos, Lavinia. Enrique de Porres, licenciado en Medicina, especializado en Cirugía Ortopédica y Traumatología, piensa que la aprobación por parte del Consejo de Ministros de la Reforma Fiscal sin que se haya contemplado la desgravación del seguro de salud es una oportunidad perdida. En cuanto a la subida del IVA del 10 al 21 por ciento en productos sanitarios vaticina que va a tener sobre el sector un impacto menor del previsto.

 Acta Sanitaria (AS).- Diez años como secretario general del sindicato médico CESM y ahora consejero delegado de ASISA. Un buen salto…¿Cuál fue la principal enseñanza de aquella etapa?

Enrique de Porres, Consejero Delegado de ASISA

Enrique de Porres, Consejero Delegado de ASISA

Enrique de Porres (EdP).-  Mi etapa como responsable del sindicalismo médico español, a lo largo de 10 años, me proporcionó un conocimiento exhaustivo de los problemas organizativos del Sistema Sanitario de nuestro país y una profunda comprensión de los problemas que la socialización de la Medicina ha introducido en el desarrollo de nuestra profesión. Mi incorporación a Lavinia, la cooperativa que reúne a 12.000 médicos españoles y que es propietaria única de ASISA, fue el cauce idóneo para desarrollar los principios profesionales en los que siempre he creído: la necesaria relación de confianza entre médico y paciente, sin intermediarios, la independencia de criterio en las actuaciones asistenciales y el asociacionismo solidario como palanca de acción profesional. En el seno de Lavinia y de ASISA he tenido, además, la oportunidad de formarme en la gestión de la aseguradora, que es el instrumento que permite esa relación contractual con los ciudadanos y que, como saben, es líder en el seguro de salud.

AS.- Su compañía posee la mayor red hospitalaria (14 hospitales y clínicas propias y 16 centros asistenciales) de todo el país …¿ A qué se debe que sean más conocidos por los seguros?

EdP.- ASISA nació en 1971 como un igualatorio interprovincial para completar la red nacional de este movimiento asociativo médico. Con el objetivo de paliar las carencias del sistema sanitario español, que en aquel momento presentaba situaciones muy diversas en las diferentes provincias, y su cobertura distaba mucho de ser universal. Rápidamente, la adscripción de médicos que realizaban su labor en provincias sin igualatorio, permitió establecer delegaciones en esos territorios y en 1973 la red de los igualatorios médicos, con ASISA como referente interprovincial, cubría todo el territorio nacional. Legalmente, la figura de los igualatorios fue siempre la de entidades de seguros. Ese es por lo tanto el origen y sigue siendo la función de ASISA: el aseguramiento.
Posteriormente, en 1976, el Dr. Espriu sentó las bases del cooperativismo sanitario: fundó Lavinia Sociedad Cooperativa con el objetivo de que todos los médicos de ASISA pudieran mantener la filosofía del asociacionismo médico democrático, lo que podía desvirtuarse con la fórmula de sociedad anónima que imponía la legalidad vigente a las empresas que aseguran a terceros, que era el caso de los igualatorios. La cooperativa pasó a ser la propietaria de todas las acciones de ASISA. Por lo tanto, nuestro origen es asegurador y el seguro de salud es nuestra actividad principal.

Hoy, nuestro grupo hospitalario es el tercero del país y el mayor gestionado por una aseguradora

En el desarrollo de nuestra actividad, y como consecuencia de nuestra base cooperativa, con el objetivo de prestar a nuestros asegurados una asistencia de calidad sin intermediarios, ponemos en marcha el Grupo Hospitalario ASISA, porque reinvertimos en la mejora de la actividad los excedentes de cada ejercicio. En unos casos comprando clínicas ya establecidas y en otros construyéndolas nosotros mismos. Hoy, nuestro grupo hospitalario es el tercero del país y el mayor gestionado por una aseguradora, con 13 hospitales propios y uno participado y con una facturación de más de 255 millones de euros al año. Cuando otras aseguradoras se han desprendido de sus hospitales, nosotros hemos apostado por el Grupo Hospitalario ASISA porque entendemos que es la mejor garantía para ofrecer a nuestros asegurados una atención de la máxima calidad. Por eso, hemos hecho un intenso esfuerzo inversor para alcanzar un alto nivel de prestaciones y contar con los mejores equipos humanos y tecnológicos. En los últimos años hemos invertido 92 millones de euros, que ampliaremos en 2014 y 2015, para consolidarnos como una red hospitalaria de referencia en nuestro país.

AS.- ¿Tienen abiertas algunas otras líneas de negocio?

EdP.- Para ser competitivos es necesario hacer cada vez más cosas y hacerlas bien. Por eso, nuestro negocio se basa en hacer aquello que mejor conocemos: prestar atención sanitaria de la máxima calidad y en todos los ámbitos. Eso explica nuestro empeño por consolidar ASISA Dental, nuestra apuesta para contar con una red propia en el ámbito de la salud bucodental que en este momento cuenta con una veintena de clínicas propias y que crecerá significativamente en los próximos años. Lo mismo ocurre con Oftalvist, líder indiscutible en la cirugía oftalmológica láser, que aplica desde hace más de 20 años las técnicas médico-quirúrgicas más avanzadas del sector y que ya cuenta con más de 20 clínicas en todo el país. Son solo dos ejemplos, pero muy significativos de nuestro modelo, que sitúa en el centro al asegurado al que acompañamos permanentemente en el cuidado de su salud. Otra línea de negocio que merece la pena mencionar es nuestra decisión de ir construyendo en el ámbito internacional un complemento a nuestras actividades en España. En este momento ya tenemos en marcha dos proyectos: la gestión de un hospital público en Guinea Ecuatorial y la apertura de centros médicos de diagnóstico multidisciplinar en Marruecos. Son nuestras primeras experiencias en el exterior, pero no serán las únicas y valoraremos las oportunidades que puedan surgir en Europa, América Latina, Oriente Próximo o África.

AS.- ¿Cuál diría que es el producto estrella, si es que lo hay?

ASISA ha adaptado su oferta asistencial para dar acceso a la sanidad privada a la medida de cada necesidad personal o colectiva, con una amplia oferta de soluciones para asegurar la salud.

EdP.- La tendencia actual en el mercado de los seguros de salud es la flexibilidad, tener la capacidad de ofrecer a cada cliente exactamente lo que quiere. ASISA ha adaptado su oferta asistencial para dar acceso a la sanidad privada a la medida de cada necesidad personal o colectiva, con una amplia oferta de soluciones para asegurar la salud. Contestando a su pregunta, en nuestra oferta contamos con algunos productos exclusivos en el mercado, como ASISA Dental Familiar, que con una prima muy ajustada ofrece cobertura dental integral a toda la familia, padres, hijos y abuelos, independientemente del número de miembros que la compongan. O ASISA Máster, un producto de asistencia sanitaria con cobertura completa, que ofrece descuentos en sus primas de entre un 30% y un 50% frente a las tarifas normales y que, además, incluye varias prestaciones de valor añadido (segunda opinión médica, asistencia en viajes o seguro de accidentes, entre otras) y servicios en condiciones económicas ventajosas (cirugía refractiva, reproducción asistida, homeopatía o acupuntura). Junto a una buena cartera de productos, el otro factor diferencial clave es el servicio y la orientación al cliente a través del desarrollo de servicios de atención específicos, modelos de gestión personal como la que realiza nuestro Equipo de Grandes Cuentas, o a la adaptación de nuestros productos a las necesidades del cliente, no sólo en coberturas sino también, por ejemplo, en los sistemas de pago.

AS.- Ustedes no quisieron concurrir al concurso de externalización y optar por algunos de los seis hospitales madrileños…Incluso llegaron a decir que no estaban por la labor de cortar cabezas de médicos… ¿Podría concretar?. Visto los resultados, supongo que se alegrarán de no haber concurrido.

EdP.- Nunca nos alegraremos de que no se pueda avanzar en introducir fórmulas de colaboración entre el sector público y el privado, máxime cuando la situación de insuficiencia presupuestaria actual debería de avalar nuevas experiencias en esa dirección. Cuando se convocaron los concursos, estudiamos detenidamente los pliegos y llegamos a la conclusión de que el proyecto planteaba enormes dificultades para una gestión de calidad y riesgos económicos y reputacionales graves. Desde una experiencia contrastada, porque ASISA ya participaba en la gestión de tres hospitales públicos, dos en Alicante y uno en Madrid. Nuestro compromiso institucional con estas experiencias es, por lo tanto, claro. Pero en todos los casos mencionados, los hospitales arrancaron de cero para cubrir la demanda de poblaciones que desde hacía tiempo reclamaban la puesta en marcha de un hospital en su ámbito. Tanto las plantillas, de nueva incorporación, como las poblaciones, recibieron los nuevos hospitales con ilusión y gratitud y han funcionado desde el primer momento a plena satisfacción de las Administraciones y de los usuarios.

Nunca nos alegraremos de que no se pueda avanzar en introducir fórmulas de colaboración entre el sector público y el privado, máxime cuando la situación de insuficiencia presupuestaria actual debería de avalar nuevas experiencias en esa dirección

La situación en el último concurso de Madrid era radicalmente diferente: los hospitales estaban ya en funcionamiento y con sus plantillas al completo y, en algunos casos, ya existían concesiones administrativas no sanitarias a empresas concretas, para la gestión de los servicios no sanitarios de esos hospitales, lo que puede condicionar y complicar la gestión integral de los centros. Cambiar la inercia de hospitales ya en funcionamiento siempre genera tensiones añadidas a la propia complejidad de su gestión. La suma de todos estos factores nos hizo descartar nuestra participación en el concurso, con gran pesar por nuestra parte, porque consideramos que la participación de una aseguradora sanitaria, por la experiencia en gestión del riesgo que entraña atender las necesidades de una población a precio cerrado para la Administración, es una figura propia de nuestra actividad. Nuestra participación aporta a la Administración la garantía de cumplimiento de los compromisos, que se deriva de tener unos controles por parte del Ministerio de Economía, de los que carecen otro tipo de empresas. A lo que se añade la experiencia contrastada de las aseguradoras que operan en España en el sector salud, en la gestión de la cobertura sanitaria que ofrecen, por ser aquí mayoritaria la modalidad del seguro de asistencia sanitaria especializado en la prestación del servicio asistencial.

AS.- Pero aquello ¿ha tenido consecuencias en la colaboración entre pública privada?. ¿Se ha visto su compañía afectada?

EdP.- La consecuencia más evidente es la puesta en cuestión de un modelo de colaboración público-privada que obtiene buenos resultados donde se ha implantado, que es valorado muy positivamente por las poblaciones y usuarios, que en la inmensa mayoría de los casos o desconocen los detalles sobre el modelo de gestión o no les parece importante mientras se mantenga como un servicio público, y que produce un ahorro considerable. La colaboración público-privada es imprescindible para garantizar la sostenibilidad del sistema sanitario y nuestra obligación, y la de los responsables políticos, es hacer más pedagogía que ideología, poniendo sobre la mesa los datos que demuestran la eficacia y los buenos resultados allí donde trabajamos juntos.

 AS.- El plan de externalización fue presentado como una forma de ahorro… ¿Y ahora qué?. ¿De dónde cree que puede venir la ansiada e inaplazable sostenibilidad?.

EdP.- Esa es la gran pregunta que el sector sanitario, tanto público como privado, lleva años haciéndose sin que hayamos llegado a una conclusión de consenso. Desde nuestro punto de vista, la sostenibilidad del sistema pasa por ajustar un modelo en el que la regulación y amplitud de las coberturas y su financiación estén garantizadas por el sector público, mientras que en el ámbito de la compra y la prestación de los servicios se aumenten las grados de flexibilidad y de competencia, dando cabida a todos los agentes, debidamente acreditados, que quieran adquirir el compromiso de participar en la gestión de “lo público”. Porque introduciría mayores grados de libertad en el ciudadano, que es, a mi juicio, el camino para demandarle más responsabilidad en el uso de los recursos.

El modelo “colaborativo” nos permitirá reducir ineficiencias e incrementar el rigor en la gestión… un buen ejemplo es el llamado ‘modelo Muface’

Este modelo “colaborativo” nos permitirá reducir ineficiencias e incrementar el rigor en la gestión. En este sentido, un buen ejemplo es el llamado ‘modelo Muface’, el Sistema del Mutualismo Administrativo. Con una experiencia de más de 35 años. Que garantiza a los funcionarios la cobertura de sus necesidades asistenciales con mayor amplitud, cercanía y personalización que en el sistema público, porque pueden elegir como alternativa, cada año, la provisión privada que gestionan las aseguradoras que suscriben los conciertos. Y lo hacen desde siempre por encima del 80% del colectivo. Esta opción es más ventajosa también económicamente para la Administración del Estado. ¿Se podría extender este modelo? Nosotros entendemos que sí. Aunque, evidentemente habría que hacerlo de manera gradual. En todo caso, es necesario impulsar nuevas formas de gestión más flexibles; fomentar la transparencia para mejorar los procesos de toma de decisiones; establecer sistemas de evaluación permanente de las medidas puestas en marcha y basados en criterios de calidad; mejorar la coordinación entre administraciones y de estas con el sector privado; y aplicar las nuevas tecnologías en todos los ámbitos en los que sea posible. Por lo tanto, hay margen para tomar decisiones, impulsar reformas y mejorar la eficiencia y la eficacia de nuestro sistema.

 AS.- Sanitas adquirió el hospital de Torrejón donde opera ASISA ¿Cómo son las relaciones?.

EdP.- Tenemos una buena relación con Sanitas como antes la teníamos con Ribera Salud, con quienes seguimos trabajando en Torrevieja y en Elche. Somos compañías maduras y responsables que podemos competir en algunos ámbitos y trabajar juntas en otros. En el caso de Torrejón, nuestra preocupación, igual que la de Sanitas, es proporcionar a los pacientes la mejor atención sanitaria posible, a través de un hospital que busca la excelencia en todos los ámbitos, tanto asistenciales como de gestión. La valoración que cada año obtiene el Hospital de Torrejón por parte de los usuarios, que lo sitúan entre los centros mejor valorados de la Comunidad de Madrid, es el mejor aval a nuestra gestión. Sus indicadores, en los estudios que realiza la Consejería le sitúan también en el primer lugar de entre los de su tamaño y complejidad.

AS.- Una de las áreas de seguros está orientada a las empresas, autónomos y emprendedores. ¿Cómo está funcionando en la actualidad las bonificaciones a los seguros colectivos en las empresas?

EdP.- Las empresas contratan cada vez más seguros de salud para sus empleados, entre otros motivos debido a las deducciones fiscales, cada vez más mermadas,  pero también al auge de los planes de retribución flexibles, la adaptación de la oferta por volumen y por características de la empresa, y la mejora del precio por gestión centralizada. A pesar del cambio en las cotizaciones que ha supuesto un incremento del coste para ambas partes, empresa y empleado, es previsible que la tendencia al crecimiento se mantenga, dadas las ventajas que estos productos siguen teniendo para las empresas en la relación con sus empleados. En todo caso, nosotros siempre hemos abogado por extender a los particulares, a las familias, que contraten un seguro de salud los beneficios fiscales que actualmente disfrutan los trabajadores que pueden acceder a un seguro de salud a través de sus empresas.

AS.- Algunos medios se han hecho eco de que las compañías aseguradoras de salud, en general, practican una política de selección adversa a mayores de 55 años o enfermos crónicos. ¿Qué tiene que decir a esto?

EdP.- La contratación de un seguro de salud individual es voluntaria y, como todo seguro, tiene la finalidad de cubrir las situaciones de pérdida de la salud que surjan tras la contratación y mientras el contrato esté en vigor. Por eso, las aseguradoras estamos obligadas a hacer una valoración previa de los riesgos de salud de la persona que solicita una póliza. Anualmente, tenemos también que evaluar la evolución de los riesgos de cada franja de edad, que son variables e incrementales proporcionalmente, a la hora de establecer una nueva prima con el objetivo de garantizar que vamos a ser capaces de cumplir nuestros compromisos y atender las necesidades de nuestros clientes. Esto, que es la función propia exigible a las aseguradoras, implica necesariamente la imposibilidad de cobertura de enfermedades preexistentes, porque no son un riesgo sino un hecho cierto ya ocurrido. Estos son los fundamentos del sistema asegurador de salud y no tienen nada que ver con las situaciones que se pueden dar en algunas compañías que expulsan a sus clientes cuando desarrollan determinadas patologías no renovando sus contratos o incrementándoles significativamente la prima para obligarles a renunciar a su póliza. Estos comportamientos deberíamos erradicarlos, primero porque no son éticos y, segundo, porque comprometen la esencia de nuestra propia labor como proveedores sanitarios.

La reforma fiscal es una oportunidad perdida…,  porque la desgravación fiscal específica del gasto en un seguro sanitario, contribuiría a la sostenibilidad del sistema sanitario público y a su calidad

Por otro lado, creo que los cambios demográficos que se están produciendo en España (los mayores de 65 años son casi el 20% de la población española y se acercarán al 40% dentro de 35 años) obligarán al sector a revisar algunas políticas de tarifas y contratación, tendentes a incrementar a 70 años la edad máxima de contratación. Ahora, en el caso de ASISA, la edad máxima de contratación individual son los 65 años, y los mayores de esta edad pueden acceder a la contratación de pólizas a través de los colectivos de empresas, donde el análisis de primas se establece analizando el riesgo de todos los empleados y no individualmente. Igualmente, pueden acceder a nuestros seguros dentales a través de ASISA Dental Familiar.

AS.- ¿Qué le parece que, finalmente,el Gobierno no haya incluido en la Reforma Fiscal la petición del sector asegurador para la desgravación por la contratación de seguros de salud?

EdP.- La reforma fiscal es una oportunidad perdida, no solo para el sector asegurador sino para nuestra sociedad en su conjunto, porque la desgravación fiscal, específica del gasto en un seguro sanitario, contribuiría a la sostenibilidad del sistema sanitario público y a su calidad. Un mayor contingente de personas utilizando la fórmula del seguro privado produciría una descongestión mayor del dispositivo público, con una reducción de las listas y los tiempos de espera y añadiría financiación al conjunto del gasto sanitario nacional. El Instituto para la Integración y el Desarrollo de la Sanidad (IDIS) ha calculado que el ahorro para el Estado podría rondar los 1.500 millones de euros, a los que habría que añadir la creación de empleo y la aportación al crecimiento económico que supondría un incremento de la demanda de los servicios que ofrecemos las aseguradoras de salud.

AS.- El Ministerio de Hacienda ha incluido en la Reforma Fiscal el aumento del IVA del 10 al 21 por ciento en los productos sanitarios, que parece se aplicará a partir del 1 de enero de 2015… ¿Qué significará este aumento para el sector?

EdP.- Finalmente, la subida del IVA afectará al 65% de los productos sanitarios y tendrá un impacto más limitado del previsto inicialmente, gracias al trabajo y al esfuerzo, entre otros, de Fenin y del IDIS y a la receptividad del Gobierno. Aun así, el impacto para el sector y también para las comunidades autónomas será notable y se cuantifica en varios cientos de millones de euros que se suman a la situación difícil que ha vivido el sector en los últimos años. Es evidente que esta subida, aunque no es una decisión estrictamente política y responde a una decisión de los tribunales europeos de justicia, no ayudará a la recuperación de un sector que es esencial para el crecimiento económico, la creación de empleo de calidad y el desarrollo tecnológico. En todo caso, los meses que quedan hasta su entrada en vigor serán decisivos para poder renegociar algunos acuerdos y ajustarlos a la nueva realidad.

AS.- Por último, me gustaría saber qué opina y en qué le puede beneficiar la Directiva Europea de Asistencia Transfronteriza, aprobada recientemente

EdP.- España tiene uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo, por la calidad reconocida de sus profesionales y por su estructura territorial de distribución de los servicios asistenciales. Es uno de los más competitivos, tanto en el ámbito público como en el privado, donde hemos hecho un tremendo esfuerzo en los últimos años para introducir los últimos avances tecnológicos y contratar a los mejores profesionales. En este sentido, la Directiva Europea de Asistencia Transfronteriza es una oportunidad para atraer a nuestro país, a nuestros hospitales, pacientes de otros países de la Unión Europea. Nos obligará a todos a aumentar la flexibilidad de nuestros sistemas y procesos y a mejorar nuestros niveles de colaboración interna si queremos aprovecharla.

 AS.- ¿Le gustaría resaltar o comentar alguna cuestión no abordada en la entrevistas? ¿O bien hacer hincapié en alguno de los temas?

EdP.- Sí. En los últimos años, a pesar de la difícil situación económica que afecta a todos los sectores, también al asegurador, el seguro de salud ha seguido creciendo. Lo ha hecho con dificultades, con un sector privado en el que crecen básicamente los seguros colectivos con precios muy ajustados y con unas mutualidades administrativas que han congelado las primas y que no incorporan a nuevos funcionarios, por lo que se incrementa su siniestralidad por el envejecimiento gradual del colectivo y, con ella, los costes por encima de la rentabilidad. En este escenario, el crecimiento se debe en buena medida al esfuerzo de los profesionales, de los proveedores médicos y sanitarios, que mantienen baremos muy ajustados y a los que muchas veces no reconocemos suficientemente su aportación. Creo que es justo agradecerles su trabajo y su esfuerzo.

ASISA EN CIFRASASISA
  • 14 hospitales y clínicas propios
  • 16 centros médicos
  • 32.000 médicos
  • 600 centros asistenciales contratados
  • 600 pruebas diagnósticas libres de autorización
  • Red de asistencia 24 horas al día durante 7 días a la semana
  • Facturación 255 millones último ejercicio
  • Crecimiento del 3 por ciento en 2013
  • Aumento de un 9 por ciento de asegurados privados