Farmacia los asistentes no lograron entender el objetivo perseguido con el cambio

La Asamblea de los farmacéuticos de Valencia rechaza los nuevos estatutos colegiales

— Valencia 14 Oct, 2019 - 11:47 pm

Jaime Giner

La Asamblea del Colegio de Farmacéuticos de Valencia (MICOF), convocada con carácter extraordinario para pronunciarse sobre los nuevos estatutos, votó en contra de su aprobación por 333 votos negativos y 270 a favor, poniendo así fin a la pretensión de la Junta Directiva, presidida por Jaime Giner, de fijar unas retribuciones para los tres principales cargos de la misma.

A lo largo de la asamblea, al igual que había sucedido en el tiempo transcurrido en que se sometió a consulta el texto de los nuevos estatutos, los directivos no lograron convencer a los asistentes del objetivo pretendido con el cambio. Y es que, como se puso de manifiesto a lo largo de la misma, existieron muchos titubeos y falta de claridad a la hora de responder a la reiterada pregunta de muchos asistentes: en primer lugar, de qué cantidades se estaba hablando para retribuir al presidente, al secretario y al tesorero; y, por otro lado, si el fin último era servir a la institución o, por el contrario, el servirse de ella. A juicio de algunos de los asistentes, las respuestas fueron deplorables y no disiparon la niebla existente sobre el proyecto.

Las dudas surgidas en torno al proyecto de nuevos estatutos sometidos a la asamblea habían suscitado gran expectación como se puso de manifiesto en el gran número de asistentes, sobre todo entre los que se manifestaban en contra del cambio propuesto. De los 270 votos a favor del cambio, sólo 70 fueron presenciales y el resto, delegados, como quedó patente a la hora de levantar las cartulinas del voto delegado. Es decir que la oposición, 333 votos en contra, prácticamente se hallaba presente ene la sala.

Desde que se conoció el texto de los nuevos estatutos, en los que la única novedad era la fijación de retribuciones para los directivos, surgió un movimiento en contra, no sólo por el monto que pretendían cobrar sino porque no existía conciencia en el Micof de tal práctica. De ahí que, en el proceso de alegaciones, se modificara un tanto el texto quitando las cantidades concretas a percibir, pero manteniendo el planteamiento. El malestar generado se ha plasmado en el resultado de la asamblea de este lunes, pese a los esfuerzos del presidente por conseguir los apoyos suficientes para su aprobación.

Deja un comentario