Derecho Sanitario considera que la medida “no es idónea ni necesaria”

La Justicia de Galicia rechaza la obligación del certificado Covid para acceder a la hostelería

— Santiago de Compostela (La Coruña) 20 Ago, 2021 - 4:20 pm

La Sala de Vacaciones del Tribunal Superior de Justicia de Galicia ha notificado, este 20 de agosto, el auto en el que argumenta el fallo adelantado el pasado sábado, 14 de agosto, por el que se rechazó la petición de la Xunta de autorizar judicialmente que ciertos establecimientos tuviesen la obligación de pedir a los clientes el certificado Covid y concluye que la medida “no es idónea, ya que no impide el contagio, ni necesaria, al menos, en el grado que resultaría exigible”.

Sobre la idoneidad de la medida, afirman los magistrados que “si las personas que han sido vacunadas o han padecido la enfermedad, a pesar de haber desarrollado inmunidad frente al virus, pueden ser potenciales transmisores del mismo”.

Por parte de la Xunta, los magistrados indican que “no se ha explicado cómo se evitará el posible contagio de quienes hayan accedido al local amparados en la presentación de un justificante por la realización de una PCR o un test de antígeno, que solo acredita que en el momento de su realización no eran portadores del virus activo, pero no que gocen de inmunización alguna frente a este”.

Recuerda, asimismo, la Sala que conforme a los datos del Ministerio de Sanidad sobre las distintas comunidades autónomas, “en la evolución de los últimos catorce días no hay datos significativos que indiquen una eficacia de la medida adoptada en Galicia, única comunidad en la que se ha venido exigiendo el denominado pasaporte Covid”.

Según las previsiones de vacunación

Además, los magistrados hacen suyo un argumento para el juicio de idoneidad ya expuesto por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía/Granada: “la medida controvertida establece un deber exclusivamente a cargo del cliente, consumidor o usuario, pero no pesa en la misma medida sobre quienes se encuentren desarrollando su prestación laboral en esos mismos establecimientos, de manera que la medida no permite alcanzar el objetivo de preservar del virus determinados espacios, pues podría darse el caso de que cumpliendo todos los clientes de un local con la exigencia, sin embargo ninguno de los empleados estuviera en condiciones de cumplirla”.

Sobre la necesidad de la medida, indica la Sala que si se parte de la premisa de que, según las previsiones de vacunación, su avance supondrá un importante freno la expansión del virus, “no tiene mucha justificación que se implante una medida como la que se examina”, y concluye que por parte de la Consejería de Sanidad se “debería haber acreditado con rotundidad que el mayor número de contagios de la llamada quinta ola tiene su origen, precisamente, en los establecimientos de hostelería y restauración, en bares, cafeterías y restaurantes”.