Política y Sociedad El secretario general de Amyts, ante el presente curso

Julián Ezquerra afirma que ha llegado el momento de compensar a los profesionales

Dos nuevos recursos contra sendas decisiones se ciernen sobre el Sermas (Servicio Madrileño de Salud) pertenecen al sindicato Amyts (Asociación de Médicos y Titulados Superiores), que parece haber cogido carrerilla en darse cita con las autoridades sanitarias ante los tribunales.

Julián Ezquerra

Julián Ezquerra

Internamente el sindicato tiene sus elecciones a la vuelta de la esquina, el 15 de octubre. Y aunque el plazo para que se presenten otras candidaturas, que compitan con la actual dirección, acaba el próximo 10 de octubre, aún nadie ha dicho “aquí estoy”.  En cuanto a la política sindical, según Julián Ezquerra, su secretario general, la pelea de este curso va a estar centrada en que se le devuelva a los profesionales todo aquello de lo que fueron desposeídos.

Analizando el pasado más reciente, el secretario de Amyts argumenta que “venimos de un tiempo anterior a las vacaciones en el que las cosas terminaron bastante duras con la Administración, con la presentación de dos recursos, uno de ellos por el no pago de productividad variable a profesionales de 90 centros de salud”. Entiende Ezquerra, a esos profesionales se les ha ninguneado. Afirma “que tenían derecho a percibirla, puesto que su falta de firma del contrato de gestión formaba parte de las medidas de presión ejercidas por aquellos cuando la sanidad madrileña vivía momentos de convulsión, con huelgas y manifestaciones contra el plan de sostenibilidad. Creemos que se trata de una represalia, fuera de todo sentido”.

Los antecedentes

El director general de Atención Primaria del Sermas, Antonio Alemany, no se quedó atrás en su contundencia para justificar la decisión administrativa; en su momento argumentó que fue aplicada la resolución que dicta Recursos Humanos sobre los complementos de productividad variable, aspecto ligado a la suscripción voluntaria del pacto de objetivos variables. Alemany detalló que es condición “sine qua non” haber suscrito el pacto de objetivos para recibir el complemento salarial con un taxativo, “los requisitos son los que son”. Advirtió que, si no se diera cumplimiento a esta resolución, estaría haciendo dejación de sus funciones. El director de Atención Primaria añadió que esta es una medida “objetiva” . Adujo, además, que el Contrato Programa fue presentado en mayo del año pasado y que su contenido fue negociado con los directores de centro.

La entrevista de la discordia

El otro recurso de Amyts va contra el modelo que la Administración madrileña quiere aplicar para hacer interinos a los eventuales; especialmente a los médicos de hospitales. Ezquerra rememora, como tantas otras veces, que en el año 2007 fueron firmados unos acuerdos sindicales con la Administración que comprometían a muchísimas cosas, entre ellas precisamente aquella que acordaba que todo eventual que desarrollara su trabajo como tal, durante más de dos años, pasara a ser interino, ya que la relación laboral se había convertido en estructural. Y prosigue argumentando que pasaron 7 años sin que se cumpliera y que de repente al señor González, presidente de la Comunidad de Madrid, se le ocurre que lo que antes era imposible ahora se puede llevar a cabo, “Y decide convertir en interinos a 5.000 eventuales”.

Las plantillas, la base para hacer las interinidades, no nos han sido entregadas

Medida que, en principio, reconoce, está muy bien y que llevan esperando muchos eventuales como agua de mayo, pero a lo que Ezquerra le pone algunos “peros” como, por ejemplo, el que aún desconozcan “cuántos de ellos van a ser médicos, en qué centros ejercerán, en qué especialidades o cuantos por servicios. No sabemos actualmente nada porque las plantillas – la base para hacer las interinidades- no nos han sido entregadas”. Así que rezonga que, a día de hoy, “con un sistema que no respeta los principios de igualdad, mérito y capacidad, les han dado por introducir una entrevista que va a suponer el 20 por ciento de la valoración de las pruebas; una entrevista con la que introducen la arbitrariedad”.

De momento tienen presentado un recurso de alzada, pero augura que “recurriremos a los tribunales ya que nos parece que esas condiciones no son de acuerdo con lo marcado por la ley. Así que pediremos la suspensión cautelar”. Y consciente de lo que se les pueden venir encima unos profesionales, ávidos de un puesto de trabajo con estabilidad, Ezquerra aclara que su pretensión no es perjudicar a los futuros interinos. “Lo que queremos es que todos los eventuales sean interinos. Porque algunos llevan más de 10 y 15 años renovando”.

Y estos fueron los grandes desacuerdos de antes del verano.

Elecciones a la vuelta de la esquina

En cuanto al devenir interno del propio sindicato, lo primero que han abordado en este comienzo de curso es el anuncio del proceso electoral en aras de renovar los cargos ejecutivos de Amyts. Se hará mediante una asamblea, en la que las votaciones se llevarán a cabo el próximo 15 de octubre. Por lo pronto, ya han anunciado que los actuales miembros del comité renuevan candidatura. Y Ezquerra asegura que él está de acuerdo con que sean presentadas nuevas candidaturas de gente joven, ilusionada, “que venga con ganas”. Julián Ezquerra lo ha dicho en alguna ocasión: “si hay una candidatura liderada por gente seria, comprometida, luchadora, yo daría un paso atrás”. Aunque no son pocas las condiciones, don Julián.

Sin embargo, a día de hoy, no le consta que haya otras candidaturas. Julián Ezquerra deduce de la situación “que nadie sale inmediatamente a comunicarlo, la gente puede estar pensándolo o preparándolas. El plazo de presentación acaba el 10 de octubre. Hay tiempo por delante”.

Renovarse o morir

El mandato es por 4 años; precisamente acaban de realizar una modificación estatutaria para limitar los mandatos a dos como máximo. O sea que el límite para mantenerse en un cargo es de 8 años; fórmula implantada para regenerar la vida del sindicato. Y no quiere dejar la oportunidad de avisar que la edad de los médicos es alta y que, por tanto, “la gente joven debe entender que es importante estar representados en una organización como la nuestra”. Ezquerra considera que con Amyts han logrado un proyecto bastante consolidado, por lo que aduce que un nuevo mandato sería “interesante”; si bien en un claro ejercicio de realismo admite que “no somos imprescindibles”.

No me gusta que los políticos se cuelguen la medalla de la bondad; ellos optan por otro sistema sanitario.

Cuando se le pregunta por el futuro, Julián Ezquerra, antes de confesar sus intenciones, argumenta que “el presidente González ha anunciado que Madrid va muy bien, a la cabeza del crecimiento, de creación de empleo. Que la capital del reino es jauja, que todo es extraordinario. Así que nosotros estamos exigiendo que retomemos los acuerdos de 2007. Que empiece a pagar carrera otra vez, que empiece a reconocer los cambios de carrera, que pague los trienios a los interinos, que empiece a sacar más oposiciones, que hagan concurso de traslados, consoliden las plazas… en fin, que retomen todo lo acordado, paralizado unilateralmente por decisión de la Administración. Esa va a ser nuestra pelea, recuperar lo logrado y después perdido durante todos estos años”.

Lo que la crisis se llevó

Su recuento de lo perdido hasta la fecha es demoledor: “nos hemos dejado de un 25 a un 30 por ciento de nuestros salarios, aumentado jornada laboral, nos han implantado un modelo de jornada que aceptamos en una primera ocasión por un solo año y que posteriormente nos ha sido impuesta durante 2 años. Todo esto hay que decirlo porque ha llegado el momento de compensar el esfuerzo que hemos hecho los profesionales; y muy concretamente los médicos al sostenimiento del sistema sanitario”.

Cree que la Administración está por la labor, si bien matiza que “no porque crea que lo merecemos y que es un derecho. Tengo el convencimiento de que lo están pensando porque saben que se juegan su futuro político. Creo que el futuro de la política de la Comunidad de Madrid es bastante complicado”. Razones por las está convencido de que, “hoy por hoy, están en busca del voto perdido que se llevó la marea blanca. Y van buscando revertir el enfado de pacientes, médicos y de todos los profesionales de la sanidad”.

Una debilidad política que favorece

Por lo que deduce que “la unión de la debilidad política con nuestro reconocimiento (el de los médicos) tienen que lograr la vuelta de lo que nos han quitado”. Para finalizar, el secretario general de Amyts enfatiza que “si el sistema sanitario madrileño es tan bueno -no voy a decir que sea uno de los mejores del mundo, de Europa o de España, como dice el presidente González- es gracias a los profesionales. No me gusta que los políticos se cuelguen la medalla de la bondad; ellos optan por otro sistema sanitario. Pero este es fantástico”.