Política y Sociedad Entrevista a la eurodiputada de UPyD

Beatriz Becerra: “El modelo incentiva a farmacéuticas a obtener el monopolio de una patente”

La diputada de UPyD en el Parlamento Europeo, Beatriz Becerra, ha atendido a Acta Sanitaria tras participar en este escenario en la conferencia ‘¿Podemos permitirnos nuestras medicinas? La crisis del acceso a los medicamentos en Europa’; según expuso, es necesario “un sistema que garantice el acceso universal” a los fármacos, ya que el actual modelo de patentes y fijación de precios “no está funcionando, ha fracaso”.

Acta Sanitaria.- ¿Un sistema que no garantiza el acceso universal a los medicamentos debería ser tan insostenible como uno que lo hiciera sin rentabilidad?

Beatriz Becerra.- Creemos en la existencia de un sistema que garantice el acceso universal a los medicamentos y, al mismo tiempo, otorgue a las empresas que investigan un beneficio por ello. No hay duda sobre la legitimidad del lucro de las empresas, pero la vida y la muerte son cuestiones de interés general. El actual modelo de patentes y fijación de precios no está funcionando, ha fracaso en promover la innovación que necesitan los pacientes, y ha contribuido, además, a establecer precios prohibitivos en la mayor parte del mundo, incluidos países europeos como España.

Beatriz Becerra

Beatriz Becerra

A.S.- ¿Cómo pueden compatibilizarse ambos factores?

B.B.- El actual modelo incentiva a las empresas farmacéuticas a obtener el monopolio de una patente, y establecer precios desorbitados. Esto se produce por al enlace existente entre los incentivos a la innovación médica y los precios de los medicamentos. Proponemos desasociar este enlace, y que los investigadores sean recompensados con dinero público por su investigación, a cambio de comercializar estos medicamentos como genéricos desde el primer día. En este escenario, el sector privado y público tendrían un rol en la innovación médica.

A.S.- ¿Qué modificaciones concretas habría que llevar a cabo en el actual modelo de patentes y fijación de precios?

B.B.- Creemos que hay una falta de transparencia en todo el modelo. Por un lado, las patentes deberían de reflejar qué cantidad de dinero público se ha invertido en su investigación. Esto es de vital importancia. En la práctica se estima que el 85% de las investigaciones públicas se financia con dinero público, por lo que debería de haber un 85% de retorno para la salud pública. Por otro lado, los precios deben ser establecidos con total transparencia y deben adaptarse a las necesidades de la salud pública y no sólo a las del mercado. Un ejemplo de ello es el fármaco Sovaldi, que tiene unos costes marginales de producción bajos, pero el Gobierno español pagará 25.000 por cada tratamiento.

A.S.- Usted ha afirmado que sólo el 0,6% de los pacientes españoles de hepatitis C recibirá este medicamento. ¿Por qué es tan bajo el porcentaje? ¿Cómo lo califica?

B.B.- El problema es el enfoque que el Gobierno tiene sobre este asunto. No es aceptable que tengamos un medicamento con tasa de curación tan alta, y que su acceso se plantee de acuerdo a un presupuesto y una negociación opaca entre el Gobierno y la empresa farmacéutica. El enfoque que exigimos es un acceso universal a los medicamentos.

A.S.- ¿Qué cuota de culpa tienen las diferentes Administraciones y la industria farmacéutica?

B.B.- Es difícil cuantificar el nivel de culpa de las Administraciones y la industria farmacéutica, pero es la Administración quién debe asegurar el derecho al acceso a las medicinas y explorar todas las vías existentes para llegar a este objetivo. Esto no está sucediendo.

A.S.- ¿El impulso decidido de la investigación debe ser el punto de partida y el eje fundamental?

B.B.- Es tan importante impulsar como saber hacia dónde impulsamos. Desde el punto de vista europeo, la finalidad es muy clara, garantizar un alto nivel de protección de la salud humana, tal y como dicta el Artículo 35 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea.