Industria farmacéutica Según la Fundación Pfizer

La inteligencia artificial y la terapia génica, “grandes aliadas” en la Medicina del futuro

— Madrid 19 Nov, 2020 - 11:56 am

La Fundación Pfizer ha celebrado la VII edición de sus encuentros ‘Ciencia en Constante Evolución‘, con un coloquio en torno a la ‘Medicina del futuro: Inteligencia Artificial y Terapia Génica‘, para analizar en profundidad las oportunidades que ambas disciplinas ofrecen en el terreno de la salud como “grandes aliadas” en el futuro.

Esta jornada fue inaugurada por el presidente de la Fundación Pfizer, Sergio Rodríguez, quien puso en valor la importancia de impulsar aquellas iniciativas que potencien la investigación y el desarrollo de nuevos servicios y tratamientos para el paciente.

“En los encuentros ‘En Constante Evolución‘, queremos poner el foco en la ciencia, la innovación y el emprendimiento; en esta ocasión, pretendemos mostrar a la sociedad los avances en el sector sanitario de dos tecnologías disruptivas, como la terapia génica y la inteligencia artificial, al ofrecernos nuevas oportunidades en el tratamiento de enfermedades, así como en la mejora de la calidad asistencial”, destacó Sergio Rodríguez.

En esta cita participaron como ponentes Juan Bueren, que es investigador científico del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT), jefe de división en el propio CIEMAT, en el Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Raras (CIBERER) y en el Instituto de Investigación Sanitaria Fundación Jiménez Díaz de Madrid; y Pedro Larrañaga, que es catedrático de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial en la Universidad Politécnica de Madrid (UPM).

Principales barreras

Juan Bueren situó la realidad de la terapia génica como “tratamiento actual y su aplicación a diferentes patologías, siendo las enfermedades raras las más desarrolladas hasta el momento y el cáncer uno de sus objetivos. Otros campos en los que se podría ver el impacto de estos nuevos tratamientos genéticos es el de las enfermedades autoinmunes, especialmente con la aparición de bancos de células mesenquimales, un tipo de célula que no generará rechazo inmunológico”.

Además, dicho científico explicó que “las principales barreras a las que se enfrenta este tipo de terapia es su complejidad y el alto coste de su producción, debido al uso actual de vectores virales”. Afirmó, así, estar convencido de que “este tipo de vectores evolucionara a no virales, trasladando el ADN desnudo, disminuyendo significativamente su complejidad y su coste. Este avance permitirá que muchos más pacientes se puedan beneficiar de la terapia génica”.

Por su parte, Pedro Larrañaga explicó la evolución y los principales hitos de la inteligencia artificial y cómo “el machine learning es una de las disciplinas con mayor potencial para desarrollar aplicaciones en el ámbito de la salud”. Indicó, de esta forma, que “en 2018, la Agencia Estadounidense del Medicamento (FDA) ya aprobó las dos primeras soluciones tecnológicas, para el diagnóstico de retinopatía diabética y como sistemas de ayuda a la decisión de los cardiólogos en la interpretación de imágenes de ultrasonido cardiaco y es esperable que más aprobaciones lleguen en el futuro”.