Tecnología e Investigación Desarrollado por la Comisión Europea

El Instituto Carlos III participa en un estudio de infraestructuras de datos en la Covid-19

— Madrid 22 Sep, 2020 - 2:11 pm

El Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) participa en un proyecto europeo de infraestructuras para el manejo de datos poblacionales en torno a la pandemia de la Covid-19, una intervención española, denominada ‘Population Health Information Research Infraestructure (PHIRI)‘, que está liderada por el Centro Nacional de Epidemiología (CNE) del ISCIII, encabezado por la investigadora María João Forjaz, y por la Escuela Nacional de Sanidad, con la implicación de la doctora Isabel Noguer.

El PHIRI se desarrolló a partir de la Acción Conjunta sobre Información en Salud (InfAct) de la Comisión Europea, cuyo líder en España es la Escuela Nacional de Salud a través de Isabel Noguer. En concreto, el CNE lidera, junto con la lusa Universidad de Lisboa, el programa de trabajo número 5 del PHIRI, relativo al establecimiento de metodologías de investigación para evaluar el impacto de la pandemia.

Por su parte, la Escuela Nacional de Sanidad lidera tres iniciativas: una de ellas sobre impacto de la Covid-19 en Salud Mental y otras dos centradas en las políticas nacionales y europeas para afrontar el coronavirus y el plan de sostenibilidad de todo este proyecto.

Además de João Forjaz y Noguer, también están implicadas en el proyecto las investigadoras del ISCIII Asunción Diaz, Amparo Larrauri, Carmen Rodríguez-Blázquez y Rosa Cano (CNE), y Alicia Padrón (ENS). Marta Marín, que es miembro de la Subdirección General de Programas Internacionales del ISCIII, participa en la elaboración de la propuesta.

Intercambio de información

El objetivo del PHIRI es construir y desarrollar mecanismos de investigación en Europa que permitan fortalecer y mejorar el intercambio seguro y fiable de información, generando datos sobre salud individual y poblacional que puedan compartirse y aprovecharse de manera global.

“La idea es obtener herramientas para obtener, gestionar, estandarizar, traducir y aprovechar esta información sobre Salud Pública, lo que supone el desarrollo de sistemas informáticos y computacionales que permitan a la comunidad investigadora sacar todo el partido posible de los datos”, indican estas investigadoras del ISCIII.

Este proyecto contempla la creación de catálogos de buenas prácticas, protocolos compartidos y guías comunes a escala nacional e internacional, para que los investigadores puedan aportar la mejor información para profesionales sanitarios, pacientes, gestores y políticos.

Una de las bases de esta iniciativa es garantizar la interoperabilidad de los datos, aportar herramientas para asegurar la equidad en el uso de los datos y trabajar en la formación de profesionales y pacientes para su manejo. Impulsar la multidisciplinariedad de agentes relacionados con la gestión de la información sobre salud es otra de las claves de este proyecto, que generará un repositorio de metadatos.