Tecnología e Investigación a través de su Área de Contaminación Atmosférica

El Instituto Carlos III colabora en el estudio sobre calidad del aire tras la erupción volcánica de La Palma

— Madrid 6 Oct, 2021 - 11:17 am

Los Ministerio de Ciencia e Innovación y para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) han acordado comenzar campañas de medición para controlar el posible impacto sobre la salud de la erupción volcánica en La Palma, una labor que llevará a cabo el Centro Nacional de Sanidad Ambiental (CNSA) del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) a través de su Área de Contaminación Atmosférica, que actúa como Laboratorio Nacional de Referencia de Calidad del Aire, también con el apoyo del Ministerio de Sanidad.

En respuesta a la actual situación de emergencia producida como resultado de la erupción del volcán Cumbre Vieja, se estableció un mecanismo de colaboración con el Gobierno de Canarias y el ISCIII para realizar nuevos estudios de calidad del aire, adicionales a los que ya se están llevando a cabo, y así evaluar el posible impacto de este episodio de contaminación de la atmósfera sobre la salud de las personas.

En estos días, viajó a La Palma un técnico del CNSA-ISCIII para iniciar trabajos de evaluación de la calidad del aire de la Isla de La Palma, y la segunda semana de octubre se unirán dos personas más de este centro. La labor concreta del CNSA incluirá formar y cualificar al personal local en el manejo del instrumental necesario para analizar los gases y posibles contaminantes ambientales; llevar material propio; seleccionar las localizaciones en las que hacer las mediciones; y, posteriormente, analizar, en el propio CNSA, los datos recogidos para su análisis e interpretación.

Durante los próximos meses

Las campañas previstas, que se desarrollarán durante los próximos meses, permitirán complementar los análisis ya realizados por la Red de Control y Vigilancia de la Calidad del Aires de Canarias en materia de calidad del aire, ampliando la información de las estaciones de calidad del aire presentes actualmente en la isla de La Palma.

En concreto, consistirán en la determinación en tres puntos de concentraciones de partículas respirables de alto riesgo (PM2,5) y su composición en 12 metales pesados (Pb, Cd, As, Ni, Cr, Cu, Zn, Co, V, Se, Fe y Hg), así como carbono orgánico y carbono elemental.