Tecnología e Investigación Iniciativa que podría extenderse a otras regiones

El Instituto de Salud Carlos III evalúa las estaciones de vigilancia de calidad del aire en Asturias

— Oviedo (Asturias) 9 Oct, 2020 - 11:37 am

El Centro Nacional de Sanidad Ambiental (CNSA) del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), a través del Laboratorio Nacional de Referencia de Calidad del Aire (LNRCA), ha realizado un estudio, encargado por el Gobierno del Principado de Asturias, para evaluar la ubicación de las estaciones de medición públicas y privadas de calidad del aire en esta comunidad autónoma, que permiten analizar la calidad del aire y reunir datos que permitan mejorar la lucha contra la contaminación ambiental, posible factor de riesgo para el desarrollo de diversas enfermedades.

Según explica la directora del CNSA, Argelia Castaño, “es el primer estudio de estas características encargado por una comunidad autónoma, que ha solicitado el apoyo del LNRCA, del ISCIII, para realizar esta tarea de vigilancia ambiental, una iniciativa que podría tener continuidad con trabajos similares para otras autonomías en el futuro”.

España tiene más de 600 estaciones fijas de medición de la calidad del aire distribuidas por toda su geografía, como parte de las redes de vigilancia ambiental que gestionan las Administraciones de las regiones y las entidades locales; el número de analizadores en España supera la cifra de 4.000.

“La vigilancia de la calidad del aire es fundamental para evaluar la exposición de la población a los niveles de contaminación del aire, que, si superan determinados umbrales, pueden aumentar el riesgo de infecciones respiratorias, enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y diversos tipos de cáncer, como el de pulmón”, destaca el ISCIII.

Protección de la salud

“El trabajo del CNSA en Asturias es un buen ejemplo de cómo el CNSA contribuye a la protección de la salud de la población española con diferentes funciones, entre ellas la evaluación de la exposición a la contaminación medioambiental”, remarca dicho centro de investigación.

Las Administraciones de las comunidades autónomas y las entidades locales son las autoridades encargadas de la vigilancia de la calidad del aire en España. Por su parte, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográgico gestiona, a través de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), la Red Española de Monitorización de la Contaminación Atmosférica (EMEP/VAG/CAMP), que se encarga de analizar la composición química de la atmósfera a escala regional, lejos de las fuentes contaminantes.

Dada la trascendencia que una localización adecuada de las estaciones tiene en la protección de la salud de la población, el Ejecutivo del Principado de Asturias estimó necesario encargar al ISCIII un estudio de estas infraestructuras y herramientas para asegurar el correcto funcionamiento de las estaciones que miden la calidad del aire, y para recibir recomendaciones para mejorar este proceso.