Tecnología e Investigación Según la Fundación Tecnología y Salud

Las innovaciones tecnológicas protésicas mejoran la adaptación de pacientes amputados

— Madrid 13 Abr, 2021 - 4:52 pm

Con el objetivo de analizar el reto actual que supone el abordaje de los pacientes amputados para el Sistema Nacional de Salud (SNS), la Fundación Tecnología y Salud ha celebrado su VIII Encuentro con Pacientes y Sociedades Científicas, bajo el título ‘Aportación de valor de la Tecnología Sanitaria en el ámbito de la protésica’, que contó con la participación de representantes de asociaciones de pacientes, de sociedades científicas, de la industria de Tecnología Sanitaria y de la Administración sanitaria.

El registro de personas amputadas en España es, aproximadamente, de 82.000 y más de 24.000 son potenciales usuarios de prótesis, según los últimos datos disponibles de la Asociación de Usuarios de Prótesis y Ayudas Técnicas (AUPA).

La vicepresidenta de la Fundación Tecnología y Salud, Mayda López-Belmonte, destacó que “la tecnología sanitaria es fundamental para el abordaje de los pacientes con amputaciones y, gracias al intenso esfuerzo del sector por continuar innovando, hoy nuestro sistema de salud dispone de productos que permiten una mejora en la atención sanitaria y que los pacientes puedan realizar, prácticamente, las mismas actividades que antes de la pérdida del miembro y continuar con su ritmo de vida”.

Por su parte, Carmen Alaéz, que es adjunta a Secretaría General de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin), señaló que “el sector continuará desarrollando nuevos productos personalizados, con foco en la innovación tecnológica y con escucha activa a los pacientes y sus necesidades para ofrecerles la mejor calidad de vida posible, un trabajo que también ha dado como resultado una mayor normalización de estos productos a nivel social”.

Repercusión social

Además del impacto que tiene la amputación en el paciente, también tiene una repercusión social, ya que su pérdida de autonomía le puede provocar una incapacidad permanente e impedir que vuelva a trabajar y a seguir realizando las actividades diarias y sociales como lo hacía antes de la amputación.

Para reducir al máximo el número de amputaciones, es fundamental prevenir las causas principales que provocan la pérdida de un miembro. Por un lado, los problemas vasculares que se producen en pacientes mayores de 55 años, los cuales se podrían reducir con un mayor cuidado del estilo de vida y, por otro, los accidentes laborales y de tráfico que sufren tanto personas jóvenes como adultos, mediante mayores controles y concienciación social.

“Nuestro objetivo es lograr una buena protetización a través de la selección del producto y el material de fabricación más adecuado para cada paciente, con una correcta valoración por parte de los profesionales. Es importante tener en cuenta la importancia de realizar una valoración funcional previa a los pacientes, para que se pueda aplicar una correcta prescripción y fabricación adecuada”, remarcó el presidente del Sector de Ortopedia de Fenin, Ignacio Prim.