Política y Sociedad al igual que el masaje tailandés y la sanación espiritual activa, sobre los que publica informes

Sanidad concluye que la magnetoterapia estática y la dieta macrobiótica son pseudoterapias

— madrid 22 Feb, 2021 - 9:52 am

La Red Española de Agencias de Tecnologías Sanitarias y Prestaciones del Sistema Nacional de Salud (RedETS) ha publicado los primeros informes de evaluación de la eficacia y seguridad de la magnetoterapia estática, la dieta macrobiótica, el masaje tailandés y la sanación espiritual activa, tras los cuales, el Ministerio de Sanidad concluye que estas prácticas “deben ser consideradas pseudoterapias”.

Esto es así porque “no han demostrado tener soporte en el conocimiento científico ni evidencia científica que avale su eficacia y seguridad y, por tanto, no se recomienda su utilización con finalidad sanitaria. No se valora su utilización para finalidades no sanitarias”, subrayan desde la cartera sanitaria del Gobierno.

Se trata de los cuatro primeros informes de evaluación de prácticas que se emiten como parte del Plan del Ejecutivo para la protección de la salud de las personas frente a las pseudoterapias. Además de estos trabajos dirigidos a la magnetoterapia estática, la dieta macrobiótica, el masaje tailandés y la sanación espiritual activa, esta Red dispone de la versión provisional de otros seis que están en el proceso de revisión externa.

Las técnicas que se analizan en los seis informes provisionales son la acupuntura para el dolor crónico no oncológico de origen musculoesquelético; la terapia floral; el yoga en condiciones clínicas seleccionadas; la musicoterapia, en la reducción de ansiedad, estrés y depresión; la reflexología podal; y el método Pilates en condiciones clínicas seleccionadas.

Una veintena en desarrollo

Junto a estos 10 informes, desde la Moncloa aseguran que “hay cerca de una veintena en desarrollo, referentes a otras tantas técnicas y prácticas”. El Plan de Protección de la Salud de las Personas frente a las Pseudoterapias, una iniciativa de los Ministerios de Sanidad y de Ciencia e Innovación, tiene como objetivo “proporcionar a la ciudadanía información veraz y rigurosa”.

Adicionalmente, las conclusiones de estos informes “podrán ser empleadas por las Administraciones sanitarias para posibles prohibiciones y limitaciones de la publicación de publicidad o información con pretendida finalidad sanitaria”, aseveran desde el Gobierno.