Política y Sociedad Seminario formativo de pfizer para periodistas

Informar correctamente sobre vacunas es más útil que obligar a usarlas

La compañía biofarmacéutica Pfizer ha organizado el seminario formativo para periodistas ‘Vacunas hoy: falsos mitos, logros y retos de futuro’, en el que se puso de manifiesto que informar adecuadamente sobre las vacunas sería más útil y necesario que establecer una obligatoriedad sobre su uso.

En este encuentro participaron la jefa de Comunicación de Pfizer España, Mónica Piñuela; el vicepresidente de Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS), Fernando Comas; la pediatra del Centro de Salud Nazaret de Valencia, la doctora Mara Garcés; el jefe del Servicio de Pediatría del coruñés Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela (CHUS), el doctor Federico Martinón; y el catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, el profesor Ángel Gil.

“En Pfizer nos preocupa, le dedicamos mucho esfuerzo”, explicó Mónica Piñuela en relación con el adecuado conocimiento de la sociedad sobre las vacunas. Por ello, definió al periodista como “agente imprescindible” en este proceso comunicativo, para ayudar a conocer cómo prevenir ciertas enfermedades, así como “desterrar mitos y falsas creencias”.

Por su parte, Fernando Comas aseguró que ANIS “ha tenido una vinculación con el tema de las vacunas desde hace tiempo”, a través de acciones como una encuesta realizada en 2012 para conocer cuál era la percepción de los periodistas sobre la vacunación. Todo ello con el objetivo de conseguir “una comunicación responsable” sobre esta cuestión, explicó.

Las vacunas funcionan

Mara Garcés fue la encargada de impartir la charla titulada ‘Las vacunas funcionan. Logros de la vacunas, una historia de éxito‘, en la que realizó un repaso histórico a las enfermedades que se han podido controlar o extinguir gracias a este tipo de prevención sanitaria. “La enfermedad infecciosa es uno de los grandes temores del ser humano”, afirmó, pero es un temor que tiene solución.

En este punto, la pediatra describió cómo cuando llegaba la peste a una localidad, la población solo podía “clamar al cielo para que se fuera”, porque no comprendían que había una causa y que esa causa se podía evitar. Además, señaló el origen de las vacunas en el año 1000 D.C., en China, cuando se produjo la primera inoculación de la viruela.

No fue hasta finales del siglo XVIII cuando un médico inglés se percató de que las mujeres ordeñadoras eran más guapas y no padecían viruela. Las vacas que ordeñaban sí que tenían esta enfermedad, y les provocaban unas pústulas en las manos que les otorgaban protección frente al virus. Fue el primero en inocular el virus de una vaca en un niño y, con ello, crear la primera vacuna contra la viruela. En 1979, relató Garcés, fue el año en el que el ser humano consiguió eliminar la primera enfermedad de la tierra, precisamente la viruela, muchos años después de que la vacuna diera sus primeros pasos.

Esta ponente nombró otras enfermedades, como la polio en España. En 1963, con la introducción de la vacuna contra esta patología, el número de casos sufrió un bajón radical. “En este momento, estamos a punto de eliminar la segunda enfermedad”, aseguró, y señaló al sarampión como la tercera si se le pone atención. “Si esto no es una historia de éxito…”, reflexionó. “Las vacunas son los fármacos más seguros que existen”, prosiguió, tras lo que recordó que “separar lo emocional de lo científico es muy difícil”, pero es necesario para “acercar una ciencia comprensible para todos los públicos”.

“Las vacunas solo funcionan si se utilizan”, expuso Federico Martinón. “Las coberturas que tenemos son muy altas y nos permiten observar resultados”, prosiguió, para después añadir que el calendario vacunal de España, aunque es bueno, “se puede mejorar en vacunas a incluir”.

Este pediatra señaló así una serie de enfermedades para las que sería útil incluir una vacuna. Es el caso del rotavirus, que en España no produce muertes, pero en otros lugares provoca una muerte de un niño cada cinco segundos. En la mayoría de países europeos está incluida en el calendario vacunal, no así en España.

No reabrir el debate

Martinón también mencionó el meningococo, la vacuna prioritaria a incluir para este profesional “por su impacto y carga a nivel social”. “Si no lo hacemos, nos obligará la epidemiología”, afirmó. La mortalidad y morbilidad que provoca es estable, es decir, pasan los años y no se reduce. Así, en uno de cada 10 casos va a acabar en muerte y dos de los supervivientes tendrán grandes secuelas. Se trata, pues, “de un problema con una solución potencial”. “Las vacunas son una inversión, mientras que los fármacos son a veces un gasto”, reflexionó.

En cuanto a la vacuna del virus del papiloma humano (VPH), es susceptible de ampliar indicaciones y destinarla también a los varones. “Soy tajante, si un médico no recomienda la vacunación del VPH, está obsoleto”, declaró este ponente, que insistió en que “científicamente no existen dudas”.

Por último, se refirió Martinón a la vacuna frente a la gripe. Así, describió cómo en otro países, además de a los grupos de riesgo, también se vacuna a los niños, y enfatizó en la diferencia entre la vacunación en embarazadas contra la tosferina, con un 82,7 por ciento de cobertura, y contra la gripe, con tan sólo un 21,8 por ciento. “La gente le tiene miedo a la tosferina, pero no a la gripe”, lamenta.

“No podemos consentir que cada vez que haya un problema con las vacunas se reabra un debate anterior”, sobre si son necesarias o no, expuso este pediatra del CHUS. “Hay que subir el nivel”, solicitó, para después recordar que “el papel de los medios en positivo y negativo es muy útil”.

No a las medidas punitivas

Por último, Ángel Gil hizo referencia a la diferencia entre tratar una enfermedad y prevenirla. En este sentido, citó un estudio que mostró que el gasto de tratar el sarampión era de entre 209 y  480 euros por paciente, mientras que cada vacuna costó entre 0,17 y 0,97 céntimos. “Tenemos que intentar que las personas de entre los 18 y los 60 años, con alguna otra enfermedad, estén vacunados”, apuntó.

Además, Gil recordó que, en 2050, España será uno de los países más envejecidos y, por tanto, sus habitantes serán “tremendamente frágiles”. “La vacunación puede ser un paso para proteger a esta población”, expresó, tras lo que señaló como enfermedades como el herpes zóster provocan unas dificultades a los ancianos que podrían prevenirse con una vacuna. “Es el momento de consolidar la vacunación en adultos”, insistió.

Como conclusión del seminario de Pfizer, Martinón afirmó que “la obligatoriedad de la vacunación no va a modificar la situación actual”, sino que lo importante es la información correcta y la formación. “Cualquier medida punitiva no tendría sentido” en una sociedad que debe ser consciente de la necesidad de su propia protección y de la protección de los demás, apuntó Garcés.

1 Comentario

  1. Iván says:

    Estamos claros que la Industria se está reinventando para llegar a más clientes. Al adoctrinar que “es mejor informar y formar” que “obligar”, está queriendo persuadir por la buena a una población que ellos mismos mantienen desinformados. Las vacunas tienen un ‘lado B’ y son los efectos adversos, situación que no la informan y ademas le bajan el perfil a la gravedad.
    Entonces ahora quieren formar un grupo de lobbistas profecionales para que prediquen ‘las bondades’ de estas inoculaciones.
    La farmacia es un negocio global apoyada por los gobiernos. Con esto el lobo solo está ajustando su traje de oveja.

Deja un comentario