Un simposio de Janssen analiza los cambios de paradigma al abordar la leucemia linfática crónica

Así, como en el linfoma de células del manto y la macroglobulinemia de Waldenström

Guardar

La compañía farmacéutica Janssen ha celebrado recientemente en Madrid el simposio 'Cambiando Paradigmas en Neoplasias Linfoides', en el que los profesionales sanitarios que asistieron al mismo analizaron los cambios de paradigma en el abordaje de la leucemia linfática crónica, el linfoma de células del manto y la macroglobulinemia de Waldenström.

JanssenEste encuentro fue aprovechado por sus participantes para exponer que, "hasta hace poco", para los pacientes con estas patologías, "la quimioterapia se presentaba como la única solución posible para frenar su enfermedad, y sólo en aquellos casos en los que los pacientes fueran aptos para recibirla". "Se quedaban fuera los pacientes mayores, algunos en recaída o aquellos con determinadas alteraciones genéticas", indicaron.

"A partir de ahora podrán ser tratados con las novedades terapéuticas que se van incorporando al abordaje de estas neoplasias hematológicas", manifestaron, por contra, estos profesionales sanitarios, entre los que se halló el jefe del Servicio de Hematología del Hospital Vall de Hebrón de Barcelona, el doctor Francesc Bosch, que valoró "positivamente" los avances en el abordaje terapéutico.

A juicio del representante de este centro sanitario de la ciudad condal, los fármacos dirigidos son "medicamentos no quimioterápicos y que, por tanto, no tienen los efectos secundarios de la quimioterapia". Estos fármacos "se están utilizando en pacientes no tratados previamente y con ciertas alteraciones genéticas que nos hacen suponer que no van a responder al tratamiento quimioterápico, y también están indicados como tratamiento después de haber recibido quimioterapia", declaró.

Por último, el director del estadounidense Bing Center for Waldenstrom's Macroglobulinemia del Dana Farber Cancer Institute de Boston, el doctor Steven Treon, expuso los resultados de un estudio que dirigió y cuyos resultados fueron publicados en la revista especializada The New England Journal of Medicine. En él se demostró, por primera vez, la eficacia de un fármaco específico para el tratamiento específico de la macroglobulinemia de Waldenström, siendo éste ibrutinib.