31 ALGORITMO IM-1
31 ALGORITMO IM-1

Un algoritmo permite el abordaje individualizado en AP de la diabetes tipo 2

Diseñado por Médicos de Familia

Guardar

Manel Mata, coordinador para Cataluña; Josep Franch, Comisión Permanente, y Sara Artola, coordinadora.

La RedGDPS, Red de Grupos de Estudio de la Diabetes en Atención Primaria de Salud, en la que participan más de 3.500 médicos de familia de toda España, ha diseñado un nuevo algoritmo -el anterior data de 2009- que ayudará a los clínicos en la toma de decisiones para el manejo individualizado de la Diabetes Mellitus tipo 2. Los médicos tendrán en cuenta factores como la insuficiencia renal, la edad avanzada o la obesidad de grado 2 para individualizar el control de la hiperglucemia de sus pacientes.

La Diabetes Mellitus tipo 2 afecta al menos al 13,8% de la población española -un 6% de ellos sin diagnosticar-, y supone aproximadamente un 8% del gasto total del Sistema Nacional de Salud. El paciente con DM2 presenta una secuencia de defectos en la secreción o la acción de la insulina (o una combinación de ambas).

Esta deficiente generación por parte del páncreas de la hormona insulina produce una hiperglucemia crónica que se asocia con el desarrollo a largo plazo de complicaciones macro y microvasculares, lo que convierte a la diabetes en la principal causa de ceguera, neuropatías, insuficiencia renal y amputaciones no traumáticas en la población adulta en los países desarrollados. Asimismo, la DM2 se asocia a un riego doble o triple de sufrir un evento cardiovascular, así como de la mortalidad cardiovascular y por cualquier causa. De ahí la importancia de controlar los niveles glucémicos del paciente.
El nuevo algoritmo
Diversos estudios han situado el abordaje terapéutico personalizado de la diabetes tipo 2 como el paradigma más adecuado en la consecución de resultados satisfactorios. Dicha constatación, así como la aparición en los últimos años de nuevos grupos de fármacos con mecanismos de acción complementarios, han llevado a la RedGDPS - www.redgdps.org- al desarrollo del nuevo algoritmo, que introduce cambios importantes respecto al anterior.

Esto es así porque el algoritmo de 2014 ya aborda el tratamiento teniendo en cuenta, además de los niveles de HbA1c (Hemoglobina Glucosilada, una prueba que determina cómo ha sido el control glucémico de una persona con diabetes en los tres últimos meses; asociándose los altos niveles de HbA1c a un mayor riesgo de complicaciones), las situaciones clínicas más frecuentes en nuestro entorno. El algoritmo define tres principales escenarios clínicos a considerar: la insuficiencia renal; la edad avanzada del paciente (más de 75 años) y/o su fragilidad y la obesidad grado 2 (IMC>35: Índice de Masa Corporal superior a 35).
Establecer objetivos terapéuticos
Del mismo modo, la RedGDPS plantea diversas consideraciones para establecer los objetivos terapéuticos individualizados. Para ello se requiere un abordaje integral para reducir el riesgo cardiovascular, las complicaciones agudas crónicas y mejorar la calidad de vida del paciente (mediante el control de la presión arterial y de lípidos). Se debe considerar la edad del paciente y los años de evolución de la enfermedad, y la presencia de complicaciones o la comorbilidad asociada (presencia de otras patologías). En los pacientes frágiles se deben primar las intervenciones orientadas a evitar los síntomas de la enfermedad y a mejorar o mantener la calidad de vida. La educación diabetológica (alimentación, ejercicio físico y tratamiento farmacológico) del paciente y sus familiares o cuidadores; el seguimiento clínico periódico; y pactar los objetivos terapéuticos y las intervenciones con el paciente, para lograr la máxima adherencia por su parte.
DM2 desde la Atención Primaria
El algoritmo y las recomendaciones complementarias van especialmente dirigidos a los médicos de familia de toda España. Desde la reforma de la Atención Primaria a finales de los años 80, la mayor parte de pacientes de diabetes tipo 2 son controlados en su CAP. El número de pacientes con esta patología ha aumentado sensiblemente en las últimas décadas, debido al incremento de la obesidad y el sedentarismo y al envejecimiento de la población.

El nuevo algoritmo ofrece dos opciones de entrada para la toma de decisiones (las cifras de HbA1c –y o GME: la Glucemia media estimada –y la situación clínica predominante. A partir de aquí, y basándose siempre en el juicio clínico del profesional, propone los objetivos a conseguir y las pautas de recomendaciones de estilo de vida y terapéuticas a aplicar, así como las modificaciones en dichas pautas (monoterapia o combinación de fármacos, aumento de dosis, introducción de insulinización, etc.) en función de la evolución del estado del paciente y del alcance, o no, de los objetivos deseados. Todo con el fin de lograr una mejor calidad de vida para una patología crónica y de alta prevalencia en nuestra sociedad.