Teva organiza un simposio sobre trastornos cognitivos en la enfermedad de Parkinson

en colaboración con la doctora María Cruz Rodríguez Oroz

Guardar

La compañía farmacéutica Teva, en colaboración con la doctora María Cruz Rodríguez Oroz, ha organizado el VIII Simposio "Trastornos cognitivos en la Enfermedad de Parkinson", en el que se abordaron las manifestaciones no motoras de la enfermedad, entre las que destacan las alteraciones cognitivas, psiquiátricas y la alteración del sistema nervioso autónomo.

11 TEVA IM-1"Desde hace varios años, estos síntomas han recibido especial atención por parte de los especialistas e investigadores debido a su elevada frecuencia e impacto en la calidad de vida de pacientes, familiares y cuidadores, siendo, actualmente, considerados parte integral de la enfermedad", explica Teva, que justifica así la organización del congreso.

"El deterioro cognitivo leve (DCL) en la enfermedad de Parkinson es un factor de riesgo de demencia que afecta al 27% de los pacientes no dementes, siendo la frecuencia de casi 40% en aquellos con enfermedad avanzada", explicó la doctora Carmen Gasca-Salas, del Centro Integral de Neurociencias A.C. (CINAC) de Madrid.

Además, tal y como añadió la doctora Gasca-Salas, "la disfunción ejecutiva, donde incluimos resolución problemas, planificación o memoria de trabajo, las cuales aparecen frecuentemente al inicio de la enfermedad como consecuencia del déficit de dopamina, seguirían empeorando en la conversión a demencia".
Más interés en estos trastornos
"Actualmente sabemos que los trastornos cognitivos incapacitan al paciente incluso más que los síntomas motores", apuntó la directora de investigación en enfermedades neurodegenerativas del Instituto Biodonostia, del Hospital Donostia, del BCBL y directora del Simposio, la doctora Rodríguez-Oroz.

Durante la VIII edición se presentaron novedades en el modo de clasificar y de valorar a los pacientes susceptibles de sufrir demencia. También se reforzó la idea de que hay que seguir investigando en esta línea, ya que la calidad de vida de los pacientes empeora conforme lo hace el deterioro cognitivo y aparece la demencia, según señala Teva.

"Por suerte y, gracias a este tipo de iniciativas, el interés de la comunidad científica, de los profesionales sanitarios, de los pacientes y de sus familiares está creciendo. Se ha producido un cambio de en la visión de la enfermedad", concluyó María Cruz Rodríguez Oroz.