Takeda presenta resultados sobre brigatinib como tratamiento para el cáncer de pulmón no microcítico

En fase avanzada ALK+

Guardar

La compañía farmacéutica Takeda ha anunciado los resultados del ensayo de Fase III, Alta-1L en el que se muestra que Alunbrig (brigatinib) "reduce el riesgo de progresión de la enfermedad o muerte, supervivencia libre de progresión, en más del 50 por ciento de los pacientes adultos con cáncer de pulmón no microcítico localmente avanzado o metastásico con reordenamiento del gen ALK (quinasa de linfoma anaplásico) que no habían recibido previamente un inhibidor del ALK, en comparación con crizotinib", según la entidad.

Las conclusiones del primer análisis preliminar del ensayo Alta-1L se presentaron en la 19ª edición del Congreso Mundial de Cáncer de Pulmón, que se celebró recientemente en Toronto (Canadá). Los datos también se publicaron simultáneamente online en la revista New England Journal of Medicine, y fueron evaluados por un comité de revisión independiente.

El estudio es un ensayo global, multicéntrico, aleatorizado, abierto y comparativo realizado en 275 personas con cáncer de pulmón no microcítico localmente avanzado o metastásico ALK+ que no habían recibido previamente tratamiento con un inhibidor del ALK, pero que podían haber recibido previamente una pauta de quimioterapia para la fase avanzada de esta enfermedad.

“El paradigma de tratamiento del cáncer de pulmón no microcítico ALK+ ha cambiado enormemente en los últimos diez años y el ensayo Alta-1L demuestra que brigatinib tiene el potencial de ser un fármaco clave para el tratamiento de primera línea de este tipo de cáncer”, afirma el director de la unidad de investigación del cáncer de pulmón del Centro Oncológico de la Universidad de Colorado e investigador principal del estudio, el doctor Ross Camidge.
Terapia de primera línea
Al respecto, el director mundial de desarrollo clínico de brigatinib y director del portfolio de medicamentos para el cáncer de pulmón de Takeda, el doctor David Kerstein, considera que “los datos del ensayo Alta-1L demuestran que brigatinib es superior a crizotinib como tratamiento de primera línea y reduce el riesgo de progresión de la enfermedad o de muerte en más de la mitad, con una eficacia importante a nivel de las metástasis cerebrales".