Takeda colabora en un documental para dar a conocer el angioedema hereditario

Pieza de la Asociación Española de Angioedema Familiar por Deficiencia del Inhibidor C1

Guardar

EwMGwxWXIAEJTwr
EwMGwxWXIAEJTwr
La Asociación Española de Angioedema Familiar por Deficiencia del Inhibidor C1 (AEDAF), con la colaboración de la compañía farmacéutica Takeda y la participación de la doctora Teresa Caballero, que es especialista en esta enfermedad, ha presentado el documental 'Impredecibles', una pieza audiovisual que tiene como fin dar a conocer la realidad de las personas con angioedema hereditario (AEH).

Precisamente, dicha patología será la protagonista de la próxima sesión de Takeda Expert Talks (TETs), un ciclo de jornadas virtuales impulsadas por el citado laboratorio, con el objetivo de fomentar el intercambio de conocimientos sobre temas de actualidad entre los profesionales sanitarios.

Esta sesión será retrasmitida en streaming y en abierto desde la web aehytu.com, este martes, 16 de marzo, a las 17.30 horas. Esta jornada tendrá como objetivo crear un marco de encuentro abierto a todo el público, tanto a los profesionales sanitarios dedicados al tratamiento de esta enfermedad, como a los pacientes que viven con angioedema hereditario.

"Tenemos una trayectoria de más de 80 años de compromiso con los pacientes que viven con enfermedades raras y con los profesionales que se dedican a su diagnóstico y tratamiento", explica el director de Asuntos Corporativos de Takeda España, Juan José Polledo. "El angioedema hereditario es una patología de gran impacto en la calidad de vida de los pacientes y es nuestra obligación impulsar iniciativas más allá de la investigación y el tratamiento que contribuyan a impulsar el bienestar de los pacientes con estas patologías", añade.
Una enfermedad genética rara
El angioedema hereditario es una enfermedad genética rara que afecta a una de cada 50.000 personas en el mundo y que se encuentra actualmente infrarreconocida, infradiagnosticada e infratratada. Esta patología se produce por la deficiencia o mal funcionamiento del inhibidor de la proteína C1, lo que provoca la hinchazón temporal de partes del cuerpo, como el abdomen, la cara, los pies, los genitales, las manos y la garganta.

De acuerdo con diferentes estudios, los pacientes con esta patología tienen tres veces más riesgo de sufrir una depresión y hasta 10 veces más riesgo de sufrir ansiedad que la población general. Estas personas ven condicionadas sus actividades fuera de casa y sus relaciones personales por el miedo a sufrir un brote de su enfermedad y, en muchas ocasiones, esta enfermedad puede limitar incluso su carrera profesional.