Novartis presenta datos de Cosentyx en espondilitis anquilosante y artritis psoriásica

en la reunión anual American College of Rheumatology

Guardar

Novartis ha presentado nuevos datos sobre Cosentyx (secukinumab) que demuestran que “es capaz de reducir la progresión del daño estructural de la columna en espondilitis anquilosante (EA) y del daño articular en artritis psoriásica (AP)”, según el laboratorio, durante la reunión anual de la American College of Rheumatology (ACR), celebrada en San Francisco, Estados Unidos.

25 novartis-im-1

Se trata de los nuevos datos de los estudios Measure 1 en EA y Future 1 en AP, dos tipos de espondiloartritis (EspA) que, “afectan a entre el 0.1 por ciento y el 2.5 por ciento de la población general y cuya incidencia anual estimada es de 7,2 casos por cada 100. 000 habitantes para AP y 3,6 casos por cada 100.000 habitantes para EA”, subrayó el reumatólogo de la Unidad de Artritis del Servicio de Reumatología del Hospital Clínic (Barcelona), Julio Ramírez.

En EA, una enfermedad inflamatoria crónica que puede ser discapacitante si el paciente no recibe un tratamiento eficaz, los resultados de la ampliación del estudio clínico Measure 1 demuestran que hasta el 80 por ciento de los pacientes no sufrieron progresión radiológica de la columna vertebral en un examen con rayos X. Además, según Novartis, “Cosentyx mostró una respuesta sostenida en la mejora de signos y síntomas, función física y calidad de vida en pacientes con EA durante dos años”.

El jefe de Sección del Servicio de Reumatología del Hospital Universitari de Bellvitge, Xavier Juanola, destacó que “los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) y la rehabilitación son los dos pilares fundamentales del tratamiento en este momento, aunque alrededor de un 60-70 por ciento de los pacientes tienen que pasar a fármacos modificadores de enfermedad (FAME) los cuales se usan principalmente en AP. Entre un 25-30 por ciento de pacientes no responden a AINE ni FAME y comienzan con tratamiento biológico. Este va muy bien pero sigue habiendo un porcentaje del 30 por ciento que no responde desde el inicio y otros pacientes que dejan de responder al tratamiento al cabo de un tiempo. Por ello, aunque el objetivo terapéutico ideal sería una remisión total, lo que intentamos es que la enfermedad tenga una actividad mínima que permita al paciente llevar una vida prácticamente normal”.