Novartis amplía su alianza con Science 37 para avanzar en ensayos clínicos virtuales

En las áreas de Dermatología, Neurociencia y Oncología

Guardar

evan-beckman-image
evan-beckman-image
La compañía farmacéutica Novartis ha anunciado una nueva alianza estratégica con la entidad de diseño y tecnología de ensayos clínicos descentralizados, Science 37, con el objeto de iniciar hasta 10 nuevos ensayos clínicos durante los próximos tres años, combinando virtuales y tradicionales.

Evan Beckman

En este contexto, este laboratorio subraya que fue uno de los primeros inversores en Science 37 y que "juntos ya han iniciado ensayos virtuales para la cefalea en racimos, el acné y la esteatohepatitis no alcohólica (NASH)".

Los ensayos descentralizados o virtuales aprovechan la tecnología digital para permitir que todos o algunos de los aspectos de un ensayo clínico se lleven a cabo desde el domicilio del paciente o en la consulta de un médico, en lugar de hacerlo en una sede central de prueba, como sería un gran hospital.

Está previsto que los nuevos ensayos descentralizados de Novartis comiencen este año en Estados Unidos en las áreas de Dermatología, Neurociencia y Oncología, aprovechando la tecnología NORA, un asistente de investigación orientado a la red de Science 37, que permite a los pacientes participar en los estudios utilizando dispositivos móviles y servicios de Telemedicina.
Eliminar barreras
En este contexto, el responsable interino de desarrollo de fármacos de esta compañía farmacéutica, Rob Kowalski, explica que “Novartis tiene previsto llevar a cabo sus estudios de una forma que se eliminen muchas de las barreras a las que los pacientes deben enfrentarse a la hora de decidir si participan o no en un ensayo clínico, como viajes largos o el tiempo que deben pasar en los hospitales o los centros del ensayo”.

Para el director de Medicina Translacional de los Institutos Novartis de Investigación Biomédica, Evan Beckman, "la participación remota en la investigación tiene la ventaja de mejorar el alcance de la participación para una comunidad más amplia y procedente de entornos socioeconómicos muy variados, al tiempo que permite recabar pruebas más relevantes del mundo real para ensayos clínicos”.

Según el Centro para la Información y Estudio sobre la Participación en la Investigación Clínica (CISCAR), tan sólo el 2 por ciento de la población elegible en Estados Unidos participa en ensayos clínicos. Quienes sí intervienen deben asistir a un promedio de 11 visitas al centro del ensayo en seis meses, lo que supone una carga significativa, tanto para los pacientes como para los propios centros.