La innovación en diabetes ha reducido la mortalidad más de un 30% en lo que va de siglo

Según informa Farmaindustria

Guardar

farmaindustria
farmaindustria
Farmaindustria ha comunicado que, según diversos estudios, los fármacos innovadores han reducido la mortalidad por diabetes en más de un 30 por ciento en las últimas dos décadas y lograron incrementar la esperanza de vida de estos enfermos en más de un año.

El estudio de los nuevos tratamientos para el control de esta enfermedad es uno de los principales asuntos que se abordarán desde este domingo, 15 de julio, en el X Congreso Mundial sobre la Prevención de la Diabetes y sus Complicaciones, que se celebrará en la ciudad escocesa de Edimburgo.

Más de 400 millones de personas padecen hoy en el mundo algún tipo de diabetes, el 8,8 por ciento de la población, según la Federación Internacional de la Diabetes. El documento de Farmaindustria, 'El valor del medicamento en la diabetes', refleja que esta cifra podría incrementarse hasta los 640 millones en 2040. Es una patología grave e inhabilitante que, bien de forma directa o a través de las complicaciones de salud que genera, causa más de cinco millones de muertes al año.

Sobre el creciente volumen de opciones innovadoras de tratamiento, Farmaindustria señala que ofrece ya a los pacientes con diabetes un mejor control glucémico, menos cantidad de pastillas, mecanismos de administración más sencillos, inyecciones menos frecuentes y rutinas diarias más simples. "Son avances notables para la convivencia con la enfermedad y que mejoran la calidad de vida del enfermo y favorecen la reducción de la mortalidad asociada a esta patología", matiza.
Medicamentos en desarrollo
Además, Farmaindustria subraya que los medicamentos actualmente en desarrollo para la diabetes y afecciones relacionadas, más de 170 en distintas fases de investigación en 2016, apuntan "un futuro aún más prometedor". Las nuevas terapias celulares y las inmunoterapias podrían proporcionar una posible cura de la patología en las próximas décadas.

La terapia celular implica la inserción de células pancreáticas que sintetizan y segregan insulina para regular la sangre y replicar la función del páncreas del paciente. Estas nuevas opciones aportan un tratamiento más agudo y reducen el riesgo de padecer complicaciones a largo plazo.