La Comisión Europea aprueba la compra de Allergan por parte de Teva

Autorización "sujeta a condiciones"

Guardar

La Comisión Europea ha dado su visto bueno a la propuesta de compra de la compañía farmacéutica Allergan Generics por parte del laboratorio, también farmacéutico, Teva, operación de adquisición cuya autorización final, no obstante, asegura que está "sujeta a condiciones".

image__Comision_Europea_66610Según manifiesta este organismo de ámbito comunitario, que considera que ambas laboratorios "se encuentran entre los cuatro mejores fabricantes de productos farmacéuticos genéricos en todo el mundo", la decisión a tomar "está condicionada a la cesión de una serie de activos, incluyendo la gran mayoría de los negocios de Allergan Generics en el Reino Unido e Irlanda".

En este contexto, la comisaria europea responsable de la Política de Competencia, Margrethe Vestager, sostiene que "la competencia efectiva entre los fabricantes de productos farmacéuticos genéricos es esencial para reducir los precios para los pacientes y los sistemas sanitarios" "Me alegro de que hayamos encontrado una solución que permite a esta toma de posesión proceder, garantizando al mismo tiempo que la competencia continuará en todos los países europeos", explica.

"La transacción conduce a la combinación de dos competidores en la fabricación, comercialización y venta de productos genéricos en todo el Espacio Económico Europeo (EEE)", continúa la Comisión Europea, que sostiene que investigó "el gran número de moléculas genéricas de ambos actualmente comercializadas y en fase de desarrollo, así como las actividades en que las partes se solapan".

Por último, este organismo europeo, que sostiene que también realizó un estudio de "las relaciones verticales entre las partes resultantes de su oferta de principios activos", además de "las relaciones verticales entre las partes resultantes de sus negocios fuera de la concesión de licencias", afirma que también evaluó "si la combinación de las actividades de genéricos de las partes podría afectar a la competencia en algunos países del EEE más allá de los mercados de moléculas individuales". Tras ello, concluye que no encontró "ningún problema de competencia".