La Comisión Europea aprueba la adquisición de St Jude Medical por Abbott, aunque con condiciones

Abbot debe deshacerse de dos productos

Guardar

La Comisión Europea ha aprobado la propuesta de adquisición de St Jude Medical por parte de la compañía farmacéutica Abbot Laboratories, aunque para ello Abbot debe dejar a un lado dos de sus productos, indicados para tratamientos cardiovasculares, en los que competía con St Jude Medical.

ComisiónEuropea2La responsable de la política de competencia de la Comisión Europea, la comisaria Margrethe Vestager, afirma que "cuando se trata de los intereses de los pacientes y de los sistemas sanitarios, debemos asegurarnos de que los precios se mantengan competitivos, de que los profesionales tengan suficiente elección y de que los productos innovadores prometedores no sean abandonados". Por ello, asegura, "me alegro de que hayamos encontrado una solución que permita esta toma de posesión, al mismo tiempo que se garantiza la competencia".

La investigación de la Comisión se centró en las dos áreas de dispositivos cardiovasculares en las que compiten Abbott y St Jude: tratamientos para el cierre de vasos y tratamientos utilizados en procedimientos electrofisiológicos. Según la CE, la investigación que llevaron a cabo mostró que la combinación de la gama de tratamientos para el cierre de los vasos de Abbott y St Jude podría haber llevado a aumentos de precios, dada la insuficiente presión competitiva de los restantes actores en el mercado.

Por otro lado, antes de la fusión St Jude Medical era el líder de mercado de algunos dispositivos para procedimientos fisiológicos, mientras que Abbott había desarrollado un producto, Vado, que tiene el potencial de convertirse en un competidor fuerte y desafiar la posición de St Jude. "La Comisión teme que Abbott pueda abandonar el lanzamiento de Vado después de la transacción, privando así a médicos y pacientes de opciones adicionales debido a la menor competencia", afirma el organismo.
Soluciones a los problemas de competencia
"Con el fin de abordar los problemas de competencia identificados por la Comisión, Abbott ofreció despojarse completamente del negocio global de dispositivos de cierre de vasos y deshacerse de todo el negocio de Vado, incluyendo su participación en Kalila Medical, la compañía que desarrolló Vado", explica la CE.

Estos compromisos eliminan completamente las competencias entre Abbott y St Jude en los dos mercados en los que la Comisión había identificado problemas. "Por consiguiente, la Comisión pudo concluir que la transacción propuesta, modificada por los compromisos, ya no plantearía problemas de competencia. La decisión está condicionada al pleno cumplimiento de los compromisos", concluye el órgano europeo.