La adherencia al tratamiento en Madrid es un 7,8% superior a la de la media nacional

Según el observatorio del Grupo OAT

Guardar

El Observatorio de la Adherencia al Tratamiento (Grupo OAT) ha elaborado el Análisis Nacional de la Adherencia al Tratamiento en Patologías Crónicas, que muestra que Madrid es una de las comunidades autónomas mayor nivel de adherencia a los tratamientos, ya que el 57,8 por ciento de los ciudadanos cumple adecuadamente los tratamientos prescritos, frente al 50 por ciento de la media nacional.

Estos y otros datos, así como los retos de la adherencia en Madrid, fueron abordados en una jornada organizada en la Escuela Nacional de Sanidad por Fundoat, con la colaboración de la Escuela Madrileña de Salud y la Escuela Nacional de Sanidad y el patrocinio de Astellas, Ferrer y GSK, y en la que participaron, entre otros, la subdirectora general de Humanización de la Asistencia Sanitaria de la comunidad, Teresa Pacheco.

El presidente del Comité Científico del Grupo OAT, José Manuel Ribera, señaló que el Análisis Nacional del OAT “es el proyecto más ambicioso y extenso a nivel nacional sobre lo que representa la adherencia al tratamiento en pacientes crónicos contemplada desde la visión del propio paciente”. Concretamente, se realizó con 6.300 pacientes en 12 problemas crónicos analizando 38 variables, lo que "permitió obtener información más específica y relevante sobre los perfiles de pacientes no adherentes por patología".
Resultados descriptivos regionales
En el caso de Madrid, las tasas de adherencia son superiores a las de no adherencia en todas las patologías analizadas, salvo en depresión, donde el 50,99 por ciento de los pacientes no cumple los tratamientos prescritos. Las mayores tasas de adherencia, por encima del 60 por ciento, se registran en diabetes (67,89%) y enfermedades cardiacas (62,22%). Entre el 50 y el 60 por ciento se sitúan osteoporosis (59,35%); vejiga hiperactiva (58,49%); enfermedad reumática (57%); asma (55,17%); y EPOC (54,76%).

En cuanto a los motivos para la no adherencia, el olvido de la toma de los medicamentos fue el más mencionado (por un 29,02 por ciento de los encuestados). Además, un 16,67 por ciento indicó que tiene dificultades para la toma diaria y un 12,82 por ciento reconoció no cumplir el horario de las tomas. Asimismo, un 16,55 por ciento admitió abandonar la medicación en caso de mejoría y un 12,94 por ciento en caso de empeoramiento.
Casi un 40% de los encuestados reconoce automedicarse
Un 37,88 por ciento de los encuestados reconoció automedicarse y un 78,92 por ciento reconoció hacerlo específicamente en procesos banales. Sin embargo, sólo un 35,12 por ciento de los pacientes se lo comunicó a su médico. En cambio, un 55,58 por ciento aseguró no compartir esta información con el facultativo, mientras que un 9,30 por ciento optó por no contestar a la pregunta.

Otro resultado que destaca el Grupo OAT tiene que ver con los tratamientos prescritos de forma crónica y no retirados de la oficina de farmacia. El 33,92 por ciento de los pacientes madrileños, uno de cada tres, reconoció no retirar tratamientos en ocasiones, y el motivo, en un 78,1 por ciento de los casos, fue que todavía tenía en casa. La vocal del Comité Científico del OAT, Carmen Valdés, explicó que el fenómeno de no retirar los medicamentos de la farmacia es un punto común en todo el Análisis Nacional, porque según los datos recabados "no está relacionado con los ingresos", por lo que es preciso estudiarlo más a fondo para determinar si este comportamiento responde a un incumplimiento por pauta posológica.

En relación al seguimiento de hábitos de vida saludable preventivos de riesgo de enfermedad, la doctora Valdés afirmó que “los datos son positivos en hábito de fumar y actividad física, pero no en seguimiento de dieta”. Así, el 22,03 por ciento de la población encuestada se declaró fumadora, un porcentaje menor que la media (26,52%). Igualmente, frente al 45,7 por ciento de la media nacional, un 37,3 por ciento de los ciudadanos declaró no hacer ejercicio en su tiempo libre, frente un 24,6 por ciento que lo hace semanalmente; un 23 que lo hace ocasionalmente; y un 12,6 que lo practica varias veces al mes. En cambio, un 65,85 por ciento no sigue alguna dieta o régimen especial, frente al 63,76 de la media nacional.