Stop Fuga Cerebros Euskadi 1
Stop Fuga Cerebros Euskadi 1

La investigación del origen de la ELA centra en Euskadi el programa Stop Fuga de Cerebros

El programa, de Roche Farma, incluye una beca de 60.000 euros

Guardar

 La investigación de los mecanismos moleculares que están detrás del origen de la Esclerosis Lateral Amiotrófica desarrollada por el doctor Francisco Javier Gil Bea, del Instituto de Investigación Sanitaria Biodonostia, ha sido merecedora de la beca Stop Fuga de Cerebros de Roche Farma,que  tiene como objetivo apoyar la labor de los investigadores cuya labor se desarrollando actualmente en Euskadi. La beca cuenta con una dotación de 60.000 euros por un periodo de 18 meses.

Esta beca viene a impulsar el trabajo que el grupo de investigación del doctor Gil-Bea, en estrecha colaboración intramural con el grupo de mitocondrias liderado por el doctor Ian Holt, está llevando a cabo para diseccionar los mecanismos biológicos y moleculares que promueven la formación aberrante de depósitos proteicos característica de la ELA, que en gran medida tienen que ver con alteraciones en las vías celulares de producción de energía.

El conocimiento exacto de estos mecanismos está desvelando dianas con las que se podrá frenar la formación de estas marcas patológicas y, por tanto, con expectativas de generar tratamientos que consigan parar o ralentizar la progresión de la enfermedad. “Tenemos la esperanza de que las investigaciones que estamos realizando puedan tener un impacto social y vayan a ayudar a fomentar el desarrollo de nuevas terapias farmacológicas o celulares que permitan prevenir o frenar la progresión patológica de la ELA, una enfermedad devastadora que a día de hoy no tiene freno y no es curable”, explica el doctor Gil Bea.

Programa Stop Fuga de Cerebros

La entrega formal de la beca ha tenido lugar en el Instituto de Investigación Sanitaria Biodonostia (San Sebastián), en un acto presidido por la consejera de Salud del Gobierno vasco, Gotzone Sagardui, quien felicitó al investigador becado y destacó la importancia de apoyar todas las iniciativas que permitan “garantizar que aquellas personas que tienen conocimiento, iniciativa y vocación tengan las condiciones adecuadas para desarrollar su tarea investigadora en Euskadi”.

En el transcurso del acto, la directora del Departamento Médico de Roche Farma España, Beatriz Pérez, destacó cómo el trabajo de Gil Bea y el de su equipo estaba contribuyendo a la búsqueda de soluciones para los pacientes de ELA y otras patologías. “En Roche tenemos claro que incentivar la innovación en el ámbito sanitario, mejorando así la sociedad en la que vivimos, pasa por apoyar el talento investigador más cercano.”.

El programa Stop Fuga de Cerebros forma parte de un proyecto de Roche Farma que comenzó en 2017 con el objetivo de retener a los mejores investigadores y favorecer el desarrollo de su trabajo en el ámbito cercano, desarrollando así una red que, a través de la labor científica, acabe generando un impacto positivo en los pacientes y la sociedad.

Francisco Javier Gil Bea suma su nombre al de otra investigadora de Euskadi, Estefanía Carrasco, que ya participó de este programa en la edición anterior, en su caso dedicando su esfuerzo al tratamiento del cáncer a través de la medicina personalizada.

Las becas tienen como objetivo apoyar la labor de los investigadores cuya labor científica incluye investigación básica o traslacional y se han concedido hasta ahora en 15 Comunidades Autónomas.
Epectiva

Archivado en: