gilead
gilead

Gilead apuesta por identificar las necesidades no cubiertas en pacientes de VIH

en su reunión 'VIH ES: Ir más allá de la indetectabilidad'

Guardar

La compañía farmacéutica Gilead ha destacado, en su reunión 'VIH ES: Ir más allá de la indetectabilidad' celebrada en Barcelona, que para mejorar la calidad de vida y la salud a largo plazo de los pacientes infectados con el virus VIH es necesario identificar sus necesidades no cubiertas, clave en el manejo de la infección.

En este sentido, las investigaciones consultadas por esta entidad farmacéutica revelan que estos pacientes tienen un riesgo más elevado de sufrir comorbilidades relacionadas con la propia patología, el tratamiento y la edad, lo que significa que ayudar a conservar la salud a largo plazo debería ser la máxima prioridad a la hora de adoptar decisiones sobre tratamientos.

Los asistentes a la jornada de Gilead subrayaron que el perfil del paciente VIH está cambiando, ya que cada vez se encuentran con personas con una edad media mayor y que se enfrenta a nuevas necesidades. En este sentido, añadieron que es importante reflexionar sobre cómo se puede ir más allá del control virológico y abarcar las diferentes situaciones a las que se enfrenta el paciente.

El doctor Josep Mallolas, del Hospital Clínico de Barcelona, explicó que “durante los últimos 30 años, los médicos que tratan a las personas infectadas por el VIH, han intentado impedir la replicación del virus y así evitar la progresión de la enfermedad en la persona y la diseminación de la infección a otras".
Impacto a largo plazo
Para ello, el facultativo señaló que "se consigue con la carga viral indetectable en plasma". En este contexto, Josep Mallolas señaló que "no ha sido hasta los últimos cinco-diez años que se han conseguido opciones muy eficaces, bien toleradas y muy convenientes para el paciente. En consecuencia, nos planteamos ahora ir más allá de la indetectabilidad”.

A medida que los pacientes con infección por el VIH envejecen, determinadas comorbilidades como la diabetes, dislipemia, hipertensión arterial, eventos cardiovasculares, osteoporosis y disfunción renal son más prevalentes. Por este motivo, durante la jornada se analizaron los aspectos por los que es necesaria una nueva aproximación en el manejo de las necesidades no cubiertas en los pacientes con VIH.

Por otro lado, los profesionales sanitarios especializados en este ámbito indicaron que la supresión virológica por sí sola no significa estabilidad clínica y se debe evaluar el impacto a largo plazo del VIH y los efectos no deseados de los antirretrovirales (ARV) cuya relación beneficio-riesgo, en la actualidad, se considera aceptable.