Farmaindustria ve en la Epigenética y las células madre el "futuro" del tratamiento de la diabetes

Coincidiendo con el Día Mundial de esta patología

Guardar

La asociación empresarial Farmaindustria, con motivo del Día Mundial de la Diabetes, que se conmemora el 14 de noviembre, ha señalado a la Epigenética como un "nuevo aliado" del abordaje personalizado de esta patología, ya que, "en el futuro inmediato", el estudio de los cambios epigenéticos en las personas con diabetes -incluso en grupos de riesgo antes de que la enfermedad se desarrolle-, ayudará a identificar más "genes candidatos" regulados por factores epigenéticos y que "podrían dar paso a nuevas terapias personalizadas".

LogoFarmaindustriaAsimismo, la patronal se hace eco de los avances en la investigación con células madre pluripotenciales, "capaces de reparar el daño de las células beta de los islotes en pacientes diabéticos" para tratar personas con diabetes mellitus tipo I.

Por otra parte, señala que también se están investigando nuevas moléculas estimulantes de las células beta pancreáticas y fármacos destinados a corregir los defectos de las mismas. Para Farmaindustria, la investigación en agentes farmacológicos que podrían restaurar el balance energético de manera selectiva es "una perspectiva emocionante" para futuros tratamientos para las personas con diabetes tipo II.

Sin embargo, matiza la asociación, aunque "el futuro es prometedor", el esfuerzo investigador "sólo será fructífero si avanzan de forma conjunta y coordinada profesionales sanitarios, pacientes e industria farmacéutica".
Nueve décadas de investigación
Según recuerdan desde Farmaindustria, en la actualidad hay unos 415 millones de pacientes en todo el mundo afectados por la diabetes, cinco millones en España. Una patología contra la que la industria farmacéutica lleva trabajando desde la década de 1920. Desde entonces, señala, los tratamientos "han evolucionado en progresión geométrica y han logrado cronificar la enfermedad y mejor notablemente la vida de los pacientes para los que el diagnóstico, hasta principios del siglo pasado, era una segura condena a muerte".

En este sentido, la patronal cita el paso de las insulinas de origen animal a las de ingeniería genética, pasando por la metformina, las glinidas y otras moléculas, como parte del "amplio abanico terapéutico" del que hoy se dispone "para conseguir, junto con los hábitos de vida saludables, un pronóstico estable y con elevados estándares de calidad de vida".