Europa autoriza Avastin para cáncer de ovario resistente a platino

Guardar

La Comisión Europea ha aprobado el uso de Avastin® (Bevacizumab), en combinación con quimioterapia (paclitaxel, topotecan o doxorrubicina liposomal), en mujeres con cáncer de ovario resistentes a quimioterapia con platino que han tenido una recaída. Esta decisión supone que esta terapia biológica sea el primer tratamiento en más de 15 años para el tipo de tumor de ovario más difícil de tratar. De hecho, actualmente Bevacizumab constituye uno de los escasos avances relevantes de la última década contra este tipo de tumor, que cuenta con la tasa de mortalidad más alta de todos los cánceres ginecológicos.

14 Logo RocheSegún informa Roche, los datos que avalan esta aprobación proceden del estudio fase III AURELIA que muestra que, tras más de un año de seguimiento en mujeres con este tumor que habían recibido quimioterapia o Bevacizumab en combinación con quimioterapia, añadir Bevacizumab a la quimioterapia representa un beneficio clínico significativo, ya que casi duplica la media de supervivencia libre de progresión (SLP, o tiempo que las mujeres viven sin recaer de la enfermedad), pasando de 3.4 meses a 6.7 meses (HR=0.48, p<0.001). Se trata además del cuarto estudio fase III en cáncer de ovario (tras el GOG 0218, el ICON7 y OCEANS) que muestra que añadir Bevacizumab a la quimioterapia incrementa significativamente el tiempo de vida de las mujeres que sufren cáncer de ovario sin que la enfermedad empeore.

Esta aprobación permitirá el uso de Bevacizumab en combinación con paclitaxel, topotecan, o doxorrubicina liposomal para el tratamiento de mujeres con cáncer de ovario resistentes a quimioterapia con platino, con cáncer de trompas de Falopio o peritoneal primario que han recibido como máximo dos tratamientos previos con quimioterapia y que no han recibido antes Bevacizumab u otros inhibidores del VEGF o fármacos de acción selectiva sobre los receptores del VEGF.

Asimismo, el febrero pasado, el Ministerio de Sanidad autorizó su financiación en el Sistema Nacional de Salud como tratamiento de primera línea (tras la cirugía) para cáncer de ovario avanzado y para cáncer de ovario “sensible a platino” que ha recaído.
Pacientes “resistentes a platino”
De las 44.000 mujeres diagnosticadas cada año en Europa, muchas recaerán tras recibir la terapia inicial4-6. En el manejo del cáncer de ovario, el tiempo que transcurre entre el momento en que la paciente recibe la última dosis de quimioterapia basada en platino y la recaída de enfermedad suele ser un elemento clave a la hora de seleccionar la quimioterapia que se utilice en la siguiente línea de tratamiento. Se considera que una paciente es “resistente a platino o platino-resistente” si su enfermedad empeora en un plazo de entre uno a seis meses desde que completó el tratamiento previo con quimioterapia basada en platino. Por el contrario, se la califica de respondedora a platino (“sensible a platino”) si el empeoramiento llega más allá de los seis meses. Una cuarta parte de las pacientes que recaen tras recibir la terapia inicial (más de 10.000 mujeres/año en Europa) desarrollará cáncer resistente a platino, que se considera el tipo de cáncer de ovario más difícil de tratar. La media de supervivencia global (SG) de estas pacientes es de aproximadamente un año, lo que pone de manifiesto la necesidad de contar con nuevas opciones para estas mujeres.